Jueves, 26 Noviembre 2015 00:00

Mauricio Macri ¿un terremoto político?

 
Valora este artículo
(4 votos)
Macri ya ha demostrado sus reservas con la administración Maduro, la cual considera como un gobierno “no democrático” Macri ya ha demostrado sus reservas con la administración Maduro, la cual considera como un gobierno “no democrático” Foto Archivo

Si hubo alguien que apostó dinero al triunfo de Mauricio Macri (MM), centro-derecha, en la Argentina, debió haber ganado poco ya que ese resultado quedó cantado antes del balotaje cuando llegó segundo, a pocos puntos del candidato oficialista Daniel Scioli, militante del peronismo, y el tercer candidato, venido de las filas del peronismo, Massa, expresó que apoyaría al hoy presidente electo. El amplio respaldo de la Unión Cívica Radical fue determinante junto con la rotunda victoria de María Eugenia Vidal, como gobernadora de la provincia de Buenos Aires, la que aporta el 40% de los votos.

Previamente, las elecciones de octubre habían dado ganador a Daniel Scioli, del Frente para la Victoria (FpV), con 8 millones 700 mil sufragios; seguido de Mauricio Macri, del partido Cambiemos, con 6 millones 800 mil votos; y tercero fue Sergio Massa, de Una, quien sacó 3 millones. El resto de los candidatos se repartieron los demás votos, pero sin ninguna relevancia, por lo que con los votos de Massa se veía a Macri recogiendo esa cosecha. No solamente los votos de Massa fueron a parar a manos de MM, sino que muchos de otros partidos vieron que era mejor que Daniel Scioli.

Pero las anteriores no eran las únicas indicaciones favorables a MM. Doce años de la era del kirchnerismo impregnado de populismo en un país en crisis macroeconómica y de irrespeto a las instituciones también ayudaron al discurso del ganador. Sobre todo en un país como Argentina, en el que no todo es fútbol, sino que hay mucha instrucción en sus ciudadanos. En la era que acaba de derrumbar MM, aumentó la inflación y por consiguiente la pobreza, Cristina Fernández decía lo contrario para tapar su fracaso. La noche del debate entre los dos más votados Scioli habló de reducción de la pobreza y de la inflación, mientras la gente que sufría el impacto de ambas, votó por Macri.

También las extrañas circunstancias en las que fue hallado muerto el fiscal, Alberto Nisman arrojaron muchas sospechas, aun sin comprobar, sobre el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, debido a que el fiscal, hoy occiso, había denunciado que imputaría a la presidenta y su canciller Timerman, quienes habrían firmado un acuerdo con Irán para encubrir la supuesta participación de funcionarios iraníes en el atentado terrorista perpetrado contra la Asociación Mundial Israelí Argentina (AMIA), en el que murieron 85 personas en el año 1994.

Mauricio Macri se quejó de una guerra sucia en su contra durante la campaña electoral proveniente del comando de su adversario, pero las autoridades electorales no hicieron nada para cortar esa campaña desleal. Con todo y eso MM sacudió, cual terremoto, los cimientos del kirchnerismo y se alzó con la presidencia de su país.

En América Latina, en especial en Venezuela, había muchas expectativas en relación con las elecciones presidenciales del reciente domingo en Argentina, después de la derrota del alcalde izquierdista de Bogotá, Gustavo Petro, después de que en 2006 había sido senador con la tercera mayor votación de Colombia, hace dos meses sufrió una apabullante derrota por parte del dos veces alcalde Enrique Peñaloza.

Dos modelos de gobierno, dos sistemas ideológicos y económicos diferentes estaban en juego y marcaban similitud con Venezuela. Acá esas expectativas crecieron después de que Macri declarara que demandaría la presencia de Venezuela en Mercosur y que sus relaciones con nuestro país dependerían de que el gobierno del presidente Nicolás Maduro garantice transparencia en los resultados electorales y ponga en libertad a los presos políticos.

En lo primero, la situación del Mercosur, implicaría aplicar la carta democrática en el seno de ese organismo, es decir, sacar a Venezuela de allí. A través de dos cancilleres, Uruguay y Brasil, dijeron que hay que esperar cómo se desarrollan las elecciones del 6D. Si bien ambos no han rechazado la postura de Macri, sí están condicionándola al respeto a los resultados de las elecciones. Un eventual retiro de Argentina del Mercosur sería un golpe certero a esa unión. Macri tiene su mirada puesta en la Alianza del Pacífico, cuyos resultados positivos salen a la vista de todos.

Otras de las expectativas continentales existente con el triunfo de Macri es que se convierta en un efecto dominó, cuya primera ficha cayó en Bogotá (Petro), siguió en Argentina y puede surtir efectos en Venezuela, Brasil, Perú y Chile. Si bien la economía de estas dos últimas naciones no son críticas como las de las primeras, en todas hay graves problemas de corrupción, en unas más que en otras. Sobre todo porque la corrupción en un país con mala situación económica, pasa factura a sus gobernantes.

Macri no encuentra un jardín de rosas fragantes. Tendrá que fortalecer las instituciones, la educación la productividad y reforzar las relaciones internacionales y financieras. Sabe Macri que Argentina, con mucha razón, fue conocida como el granero del mundo, sobre todo en la II Guerra Mundial. Los cereales y la ganadería hicieron de este país excelente mercado de exportación.

Macri, según Figueroa, A (2015, LR), hereda una deuda externa de 140 mil millones de dólares, el dólar oficial cuesta 10 pesos argentinos y el paralelo 15 pesos. La inflación acumulada en los dos últimos años de 60%.

Entre tanto, Dilma, en Brasil, está atada por la corrupción de su entorno. En Chile Michelle, en la cuerda floja por las andanzas de su hijo, en Perú Humala en el mismo canal por acusaciones contra su esposa. En Venezuela, o hay un cambio de modelo o seguirá la ruta de los anteriores.

Todo parece indicar que Mauricio Macri pudiera convertirse en la voz de la democracia en América Latina. Ojalá y pierda Donald Trump en USA porque con él en la presidencia de USA la restricciones a la democracia serán mayores.

En el mundo todo cambiará en política después de las acciones terroristas que sacudieron el corazón de Francia. Porque la democracia y la seguridad se reforzarán a niveles muy significativos.

Visto 1847 veces Modificado por última vez en Viernes, 27 Noviembre 2015 02:34