Lunes, 02 Septiembre 2013 02:26

Indígenas colombianos llegan a acuerdos con el gobierno

 
Valora este artículo
(0 votos)

Bogotá.- Miles de indígenas del departamento colombiano de Nariño (suroeste) despejaron ayer varias carreteras que tenían bloqueadas desde la semana pasada, en el marco de la huelga de un sector de los agricultores, tras llegar a un acuerdo con el gobierno para empezar conversaciones.

El acuerdo fue firmado en el municipio de Ipiales, cerca de la frontera con Ecuador, por el ministro del Interior, Fernando Carrillo, y líderes de las comunidades aborígenes de Los Pastos y Quillacinga.

Los indígenas suscribieron el acuerdo después de que el presidente Juan Manuel Santos dijera que impulsará un “Pacto Nacional para el Sector Agropecuario y el Desarrollo Rural”, con el objetivo de satisfacer las demandas de los agricultores que se declararon en huelga el 19 de agosto.

Cerca de 30.000 cultivadores de papa, cebolla y arroz, así como de productores de leche, iniciaron ese día una huelga indefinida para exigir al gobierno una reducción del precio de los insumos y protestar por los tratados de libre comercio que ha firmado el país en los últimos años.

En los momentos más tensos de la protesta más de 40 carreteras estuvieron bloqueadas en 16 de los 32 departamentos de Colombia, lo que produjo continuos enfrentamientos entre los campesinos y policías antimotines.

Santos dijo el miércoles pasado que está dispuesto a aceptar la demanda y anunció que incluso algunos fertilizantes quedarán sin aranceles de importación.

Asimismo, dijo que su gobierno aplicará mecanismos como la imposición de aranceles o la cancelación de importaciones de productos agrícolas que están ingresando al país a precios muy bajos.

Pero la tensión creció el jueves a raíz de actos de vandalismo y saqueos ocurridos en Bogotá durante varias marchas de sindicalistas y estudiantes en apoyo a los agricultores.

El jefe de Estado ordenó la militarización de Bogotá, varias localidades de la capital quedaron bajo toque de queda y unos 50.000 efectivos del Ejército fueron enviados en apoyo de cerca de 20.000 policías que trataban de desbloquear las carreteras.

Los líderes de la movilización decidieron el viernes despejar las carreteras mientras avanzan las conversaciones con el gobierno en Tunja, capital del departamento de Boyacá, aunque los manifestantes en Nariño dijeron que seguirían los bloqueos hasta que un delegado del gobierno dialogara personalmente con ellos.

Solamente en el departamento del Caquetá (sur) seguían presentándose hoy bloqueos de carreteras, por lo que autoridades de Florencia, la capital de esa provincia, hicieron un llamado de auxilio al gobierno central por el desabastecimiento de alimentos y combustible.

Los enfrentamientos entre manifestantes y la fuerza pública desde el 19 de agosto dejaron en Colombia cinco muertos, entre ellos un policía, más de 200 heridos, 40 vehículos y dos peajes incinerados.

Visto 2344 veces