La posibilidad de las ordenaciones de casados, planteada ante la falta de vocaciones, es uno de los aspectos más controvertidos del próximo Sínodo que se realizará en el Vaticano desde el 6 de octubre.
     

El Papa consagró el Sínodo de la Amazonía a San Francisco de Asís



Ciudad del Vaticano.- En la fiesta de San Francisco de Asís y día en que concluye el Tiempo de la Creación, se llevó a cabo en los Jardines Vaticanos una celebración en la que se consagró el Sínodo sobre la Amazonía a la intercesión del Santo de Asís, “ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral”, tal como lo definiera el papa Francisco en su Encíclica sobre el cuidado de la Creación, Laudato Si’.

La ceremonia estuvo marcada por cantos, danzas y gestos simbólicos de representantes de los pueblos originarios de la Amazonía, y por las reflexiones del cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, y del relator general del Sínodo, el cardenal Claudio Hummes.

Con tierra tomada de lugares simbólicos -tierra del Tiempo de la creación del mundo; tierra de la Amazonía rica en cultura y tierra de la Amazonía bañada en la sangre de los mártires; tierra proveniente de la India para recordar a las comunidades mundiales más vulnerables a la crisis climática y tierra que representa a los millones de refugiados y migrantes; con tierra representativa de los proyectos de desarrollo sostenible en el mundo y tierra “sedienta de justicia y paz”; con tierra proveniente de lugares donde hay tráfico de personas y de los lugares del Fridays for Future en representación de los jóvenes católicos de la generación de la Laudato Si’, y también con la tierra de lugares franciscanos.

Tras la entonación del “Cántico de las criaturas”, el santo padre Francisco acompañado por dos representantes de pueblos originarios, Ednamar de Oliveira Viana y José Cristo de Oliveira, y por el cardenal Claudio Hummes, procedieron a plantar un árbol de Asís en el corazón de la Iglesia Universal, como símbolo de la ecología integral. (Vatican News)

Roma.- El secretario del Sínodo de los Obispos, el cardenal Lorenzo Baldiseri, señaló que la Conferencia Episcopal Alemana ha asegurado que los padres sinodales tendrán “total libertad” para expresarse sobre la ordenación de viri probati (personas maduras y casadas con relevancia en su comunidad) durante el Sínodo de la Amazonía.

La posibilidad de estas ordenaciones, planteada ante la falta de vocaciones, es uno de los aspectos más controvertidos del próximo Sínodo, que la Iglesia Católica afrontará desde el próximo 6 de octubre y en el que participarán 184 padres sinodales, obispos de todo el mundo, que votarán un documento al final de la reunión eclesial que deberá en última instancia ser valorado por el Papa.

El documento de trabajo que servirá de guía para los obispos hace referencia en el párrafo 129 a la necesidad de estudiar la posibilidad de ordenar sacerdotes a ancianos casados en áreas remotas de la Amazonía.

Sobre la discusión en torno al celibato, Baldiseri recordó que se trata de un “don para la Iglesia” pero que es cierto que los padres sinodales deberán “estudiar la posibilidad de que personas respetadas y aceptadas en la comunidad sean ordenadas, aunque tengan ya una familia estable para asegurar los sacramentos”.

El documento de trabajo ha suscitado críticas en el entorno de la Iglesia Católica, incluso de cardenales de la Curia Romana. El prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal africano Robert Sarah, consideró que sería “desdeñoso y humillante” ordenar sacerdotes casados para solventar la falta de vocaciones en la Amazonía.

“Si en la Amazonía faltan sacerdotes, estoy convencido de que la situación no se resolverá ordenando a hombres casados, a viri probati que no han sido llamados por Dios al sacerdocio, sino a la vida conyugal, para expresar la prefiguración de la unión de Cristo con la Iglesia”, señaló en el libro Se acerca la tarde y el día casi ha terminado publicado por la editorial Palabra en España.

“Si el sínodo de la Amazonía tomara decisiones en este sentido, rompería definitivamente con la tradición de la Iglesia latina (...) No me cabe duda de que lo que se pretende es satisfacer urgencias y necesidades”, agregó.

Ante estas críticas, Baldiseri ha considerado que “no es un documento pontificio” sino una recopilación a partir de “las peticiones de los pueblos amazónicos que han expresado sus inquietudes”. “Hemos tardado dos años en redactarlo, no ha sido escrito en un santiamén”, declaró.

“Si hay un cardenal que no está de acuerdo, que considera que hay contenidos que no están bien, pues está bien que lo diga; pero es necesario escuchar sin juzgar porque no es un documento del magisterio pontificio. Es un documento de trabajo que se brindará a los padres sinodales”, enfatizó.

“Ahora más que en el pasado, en la Iglesia hay libertad de expresión. Es la voz de la gente de la Amazonía. La Iglesia quiso escucharles y ellos se han expresado”, afirmó. “Los padres tendrán toda la libertad para expresarse al respecto y brindar propuestas”, aseguró en la rueda de prensa de presentación del Sínodo de la Amazonía.

Camino sinodal alemán: “Pueden expresarse”

Por otro lado, Baldiseri también ha defendido que la Conferencia Episcopal Alemana “puede expresarse como lo hacen otras personas de la Iglesia. Los prelados germanos aprobaron en su asamblea general de otoño continuar como el llamado camino sinodal en el que se debatirán temas como la vida sacerdotal, la estructura de poder eclesial, el papel de la mujer o la moral sexual católica”.

“Los obispos alemanes son una Conferencia Episcopal, pero hay 114 en el mundo. Se han expresado como se pueden expresar otras personas de la Iglesia. Forman parte de la Iglesia y se están expresando”, señaló el purpurado responsable de la institución de la Curia Romana que se ocupa de coordinar las reuniones en las que la Iglesia debate sobre temas de actualidad.

Template by JoomlaShine