El presidente de Colombia, Iván Duque, anunció que no aceptará amenazas y ofreció una recompensa por información del paradero de los guerrilleros que anunciaron la vuelta de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Iván Márquez, el que fuera negociador jefe de las FARC en las conversaciones de paz y que se encontraba en paradero desconocido desde hace un año, ha reaparecido este jueves en un vídeo junto a otros dirigentes de la antigua guerrilla para anunciar “una nueva etapa de lucha para el despertar de las consciencias”.

En el manifiesto, de 32 minutos de duración y difundido en YouTube, Márquez ha anunciado la creación de una nueva guerrilla para luchar contra “la traición del Estado a los acuerdos de paz de La Habana” que pusieron fin a cinco décadas de lucha armada.

Asimismo, ha adelantado que el nuevo grupo armado buscará “coordinar esfuerzos” con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), principal guerrilla en el país, y “con aquellos compañeros que no han plegado sus banderas”.

Márquez, que habla desde algún lugar de la selva colombiana, ha justificado el paso porque tras el acuerdo de paz y “el desarme ingenuo de la guerrilla a cambio de nada” no han cesado las muertes. “En dos años, más de 500 líderes del movimiento social han sido asesinados y ya suman 150 los exguerrilleros muertos en medio de la indolencia e indiferencia del Estado”, ha denunciado, según informa el diario El Espectador.

“Todo esto, la trampa, la traición y la perfidia, la modificación unilateral del texto del acuerdo, el incumplimiento de los compromisos por parte del Estado, los montajes judiciales y la inseguridad jurídica nos obligaron a regresar al monte”, ha añadido.

“Nunca fuimos vencidos ni derrotados ideológicamente por eso la lucha continúa. La historia registrará en sus páginas que fuimos obligados a retomar las armas”, ha aseverado.

Márquez aparece arropado en el mensaje por otros dirigentes de las FARC que se habían alejado del proceso de paz, incluido Jesús Santrich, quien había desaparecido el pasado 30 de junio de un espacio territorial de capacitación y reincorporación de los antiguos guerrilleros.

Duque: “No acepto amenazas”

El presidente de Colombia, Iván Duque, ha advertido de que su gobierno “no acepta amenazas” y ha ofrecido recompensas de 3 millardos de pesos (unos 790.000 euros) por información que permita la captura del ex número dos de las FARC Iván Márquez y de los diez cómplices que la acompañan en el vídeo.

Márquez ha anunciado junto a otros disidentes de las FARC la vuelta a la lucha armada, por considerar que Duque ha traicionado los compromisos del acuerdo de paz de 2016. Sin embargo, el mandatario ha instado a “no caer en la trampa” de quienes “pretenden escudarse detrás de falsos ropajes ideológicos para sostener sus andamiajes delictivos”.

Duque ha defendido durante un discurso de cinco minutos que no se trata del “nacimiento de una nueva guerrilla”, sino de una “banda de narcoterroristas” que aspira a mantener sus actividades delictivas “con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro” en Venezuela.

Duque ha mantenido una serie de contactos este jueves, entre ellos con el presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, al que reconoce como mandatario “legítimo” del país vecino, y con autoridades nacionales como la presidenta de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y el fiscal general, a quien ha exhortado que se emitan “las órdenes de captura necesarias”.

El presidente colombiano considera “urgente” que los once guerrilleros que aparecen en el vídeo sean expulsados del marco de la JEP, así como del partido constituido por la desaparecida guerrilla y que también comparte las siglas FARC. Así, ha reclamado “la expulsión inmediata y sin contemplaciones de todos los delincuentes que aparecen en este vídeo”.

Por cada uno de los hombres que aparecen en dicha grabación, Duque ha fijado una recompensa de 3 millardos pesos (790.000 euros) a cambio de información que conduzca a su arresto. El presidente colombiano ha subrayado que “ningún país puede albergarlos” y ha reclamado el rechazo “inequívoco” por parte de la comunidad internacional.

“Continuaremos garantizando la legalidad, la seguridad y la justicia en todo el territorio nacional”, ha recalcado Duque, quien ha defendido la persecución “sin tregua” de quienes violen la ley. Con este objetivo se creará una “unidad especial” que contará “con capacidades reforzadas de inteligencia, de investigación y movilidad en todo el territorio”.

“No debe haber confusión; este gobierno seguirá avanzando en su política de paz con legalidad”, ha dicho Duque, para acto seguido reiterar su “compromiso” con quienes sí están avanzando “genuinamente” hacia la paz siguiéndose del marco de paz que estableció el gobierno de su predecesor, Juan Manuel Santos.

“Quienes han optado por el camino de la legalidad bajo los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición seguirán contando con el compromiso del Estado. Quienes escojan la ruta de la criminalidad sufrirán todo el peso de la ley”, ha avisado. 

Template by JoomlaShine