Han subrayado su “pleno respaldo a las acciones emprendidas durante los últimos días por el pueblo venezolano bajo el liderazgo de Guaidó para restablecer el Estado de derecho en Venezuela”.

La mayoría de los miembros del Grupo de Lima han anunciado este viernes su decisión de “hacer las gestiones necesarias” para que el Gobierno de Cuba “participe en la búsqueda de la solución a la crisis en Venezuela”.

En un comunicado publicado por la Cancillería de Perú a través de su cuenta en Twitter tras la reunión del bloque regional en Lima, los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú han reiterado su apoyo al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

Así, han subrayado su “pleno respaldo a las acciones emprendidas durante los últimos días por el pueblo venezolano bajo el liderazgo de Guaidó para restablecer el Estado de derecho en Venezuela, de manera pacífica y en respeto al orden constitucional, y lo alientan a perseverar en este esfuerzo”.

Estos países han condenado enérgicamente la “represión del régimen ilegítimo y dictatorial de Nicolás Maduro, que nuevamente ha causado muertos y centenares de heridos y detenidos” y han criticado el nombramiento de Gustavo González López al frente del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

En este sentido, han pedido que se respete “la integridad y la libertad de todos los venezolanos”, incluido Guaidó, y han reclamado al Ejército que “cumpla su mandato constitucional al servicio de su nación”.

Por otra parte, han acordado proponer al grupo de contacto internacional “una urgente reunión de representantes de ambos grupos para buscar la convergencia en el propósito común de lograr el retorno a la democracia en Venezuela”.

De esta forma, han instado además a Naciones Unidas y a su secretario general, António Guterres, que tomen “medidas inequívocas de protección encaminadas a paliar las consecuencias de la crisis humanitaria que vienen sufriendo los venezolanos, responsabilidad exclusiva del régimen ilegitimo de Nicolás Maduro”.

Estos países han solicitado además a la comunidad internacional y la ONU que aumenten su cooperación con los países de acogida “para atender el éxodo masivo de venezolanos” y han exhortado a los países que apoyan a Maduro, entre ellos Rusia, que “favorezcan el proceso de transición democrática”.

Además, han expresado su rechazo a “la amenaza que representa la protección del régimen ilegitimo de Nicolás Maduro a grupos terroristas que operan en el territorio de Colombia, cualquier intento de desestabilización de la institucionalidad colombiana, de atentado contra la vida e integridad del presidente (colombiano) Iván Duque y menoscabo de la seguridad regional”.

Por último, han resaltado que “alientan al pueblo venezolano a perseverar en la lucha por recuperar la democracia y reconocen la valentía y patriotismo de los miembros de las Fuerzas Armadas que lo han apoyado en esta etapa decisiva”.

En este sentido, el ministro de Asuntos Exteriores de Chile, Roberto Ampuero, considera que “es necesario e importante que todos los demócratas del mundo sumen esfuerzos para colaborar a una solución pacífica a la crisis política, económica y humanitaria en Venezuela”.

Asimismo ha anunciado la decisión del Grupo de Lima de mandatar a Chile, Perú y Canadá para reunirse y dialogar con el objetivo de unir esfuerzos para encontrar solución pacífica al conflicto. Roberto Ampuero participará, a través de una videoconferencia, en la reunión que se celebrará el próximo martes en Costa Rica junto con el grupo de contacto internacional.

“Chile continúa trabajando en construir puentes diplomáticos, en buscar entendimientos, puntos en común, convergencias. Seguiremos promoviendo de manera activa un diálogo entre todos los actores internacionales que quieran colaborar a que la paz, la democracia y la libertad regresen a Venezuela”, ha concluido.

Guaidó anunció el 30 de abril, junto a un liberado Leopoldo López, el inicio de la Operación Libertad para derrocar a Maduro, asegurando que contaban para ello con el apoyo de un grupo importante de militares. El presidente venezolano, por su parte, califica los hechos de escaramuza golpista y asegura que ha sido derrotada. (DPA)