Cuatro sindicatos de educadores convocaron a una asamblea de maestros el próximo martes, en la Casa del Educador de El Roble, San Félix, para discutir esta petición que fue hecha ante la Gobernación de Bolívar, pues es el principal obstáculo que enfrentan los licenciados al aguardar más de una hora en las paradas para poder ir trabajar.

Aula Abierta Venezuela se pronunció sobre el drama que se vive en el interior del país para poder trasladarse de un lado a otro, lo cual incide en la deserción estudiantil y renuncia de profesores.

Las quejas por la entrega de billetes de 50 o de 100 bolívares obedece a la negativa de algunos comercios, y hasta en el transporte público, en recibir el papel moneda de estas denominaciones.

Muertes por hambre, desnutrición, falta de medicinas, conflictividad social por transporte público, una ola de violencia que si bien disminuye sigue siendo alarmante, y la consolidación de una dictadura fueron parte de los hitos que marcaron el padecimiento de los venezolanos en este 2017. Un año que fue más allá de la sobrevivencia. 

El presidente del instituto, Antonio Valdez, reconoció que no hay suficiente personal para supervisar las paradas, ni presupuesto para reactivar créditos que permitan reflotar las líneas de buses privados, o reparar las unidades del Estado que permanecen paradas por falta de repuestos.

El presidente del gremio, David Bermúdez, sostuvo que el régimen cambiario impide importar no solo alimentos y medicinas, sino también partes y piezas de vehículos, lo que mantiene parte de la flota de buses públicos paralizada y en crítico estado.

Diputados y concejales en Caroní y el estado Bolívar, tanto de oposición como de oficialismo, coinciden en el algo: el accidente ocurrido en la vía Macagua está relacionado a la falta de una oportuna fiscalización de tránsito al permitir que unidades no aptas estén ejerciendo función de transporte público, en medio de una crisis por la falta de repuestos, hiperinflación y políticas para que la ciudad cuente con un sistema masivo de transporte.

Pasajeros de Ciudad Guayana ven con resignación el caos del transporte público. No confían en las autoridades y desafían sus propios miedos al montarse en ‘perreras’ y, ahora, en camiones volteo, con tal de poder trasladarse a sus trabajos y hasta sus casas. Mientras tanto, las autoridades permanecen silentes.

Ante la falta de autobuses, un grupo de trabajadores trató de resolver el regreso a casa pidiéndole el aventón al chofer de un camión volteo. El afán de llegar a encontrarse con sus familias se diluyó en un choque en plena represa de Macagua que mató a cuatro de ellos y dejó más de diez heridos. Fue una  muestra de la culpa de un gobierno indolente que condena a los ciudadanos a una vida miserable y, en los peores casos, a la muerte. Este hecho fue una muestra de ello.

Los guayaneses pagan las consecuencias de la improvisación irresponsable con la que Francisco Rangel Gómez manejó el tema del transporte. El sucesor en el cargo, el cuestionado Justo Noguera, tampoco ha tomado el problema con la eficacia del caso, más allá del propagandismo para sus vanaglorias. Pero ninguno de los dos burócratas padece el calvario de todos los días que sí padecen los ciudadanos, algunos de quienes deben invertir hasta seis horas diarias para movilizarse: es el suplicio del transporte público en Ciudad Guayana.

Página 1 de 10

Asopemia celebró su 46 aniversario este viernes, en medio de las dificultades causadas por la hiperinflación, el déficit de insumo...

“Creo que la mayoría de los venezolanos no vamos a poder soportar esto, nos moriremos de hambre”, expresó Rosa Hernández, una jubi...

ISDA decidió reunirse de nuevo el lunes próximo “para continuar las discusiones respecto a las acciones” pendientes. ...

En una rueda de prensa en la que el peso de la crisis era atribuido a las medidas de naciones como Estados Unidos, un trabajador p...

El gremio de industrias alemanas manifestó su preocupación por las dificultades de pago del gobierno venezolano. “Incluso ante una...