Todos los días los precios de los alimentos tocan el cielo, pero al día siguiente hay un más allá. Este jueves, ese techo era de Bs. 2,4 millones para el kilo de carne; Bs. 2,2 millones para el cartón de huevos y Bs. 2 millones para el kilo de queso. “No hallo qué comprar por los precios, porque ni pollo ni carne podemos comprar, lo que más comemos es sardina y nos estamos enfermando”, expresó Ana Estanga, de Francisca Duarte.

La firma estima necesario, a mediano plazo, emitir nuevas piezas con denominaciones más altas. Apuntan que sin un ajuste económico que frene la inflación será indispensable una nueva reconversión en solo un año

Cinco organizaciones se constituyeron recientemente para armar un bloque que permita vender el metal al Banco Central de Venezuela, además de obtener permisos para el manejo de efectivo, pues consideran que el comercio descontrolado del metal agudizó la escasez del papel moneda.

La nueva administración de la Gobernación de Bolívar, al mando de Justo Noguera Pietri, no ha respondido a sus docentes, quienes para marzo de este año ganan menos del salario mínimo, no cuentan con seguro médico y se ven obligados a proponer la reducción del horario de clases para evitar seguir llegando tarde debido al colapso del transporte público.

Economistas han sugerido la emisión de nuevas denominaciones del cono monetario debido a la explosión inflacionaria de los últimos meses.

La firma plantea dos escenarios frente a la severa escasez de papel moneda. Uno de ellos, según la métrica D, indica que el Gobierno debería emitir un billete de Bs. 50 millones al cierre del año.

Las ventas ambulantes de productos básicos comienzan a rechazar los billetes de 500 y mil bolívares, pese a estar vigentes apenas desde hace cuatro meses. El mecanismo encubre el mundo del contrabando de efectivo ante la escasez de billetes en los bancos del país. La diferencia de precios es abismal entre un tipo de pago y otro, y los más perjudicados son los ciudadanos que no tienen acceso a dinero en efectivo.

“¿Dónde están los reales de nuestra pensión?”, preguntaban los pensionados y jubilados quienes trancaron la avenida Guayana, a la altura de la Torre Bell, en Puerto Ordaz, para reclamar a la gerencia de la oficina bancaria, ubicada en ese edificio, por la falta de liquidez que, según resolución de Sudeban, debe priorizarse para ellos.

La manifestación duró una media hora, a la altura de la sede bancaria ubicada al lado de Pdvsa, en Unare. Los ancianos decidieron presionar trancando la avenida para que les abrieran el banco, a las 8:00 de la mañana.

La apuesta de Nicolás Maduro para subsanar la crisis económica que sus políticas han propiciado nace sin que los venezolanos sepan a ciencia cierta cómo funcionará y, sobre todo, cómo los beneficiará.

Página 1 de 4

A partir del 4 de junio, y hasta que el Banco Central de Venezuela (BCV) lo determine, los precios deberán identificarse solamente...

Está previsto que el proyecto, cuya puesta en marcha estaba planteada para 2011, sea concluido a finales de 2018. ...

Persiste el descontrol en las zonas auríferas. “El Arco Minero como tal no existe. Lo que se hizo fue subirle el volumen a la...

Negocios del mercado de Chirica comercializan una res por semana en promedio. Sin embargo, admiten que la gente ya no compra un ki...

La preventa del criptoactivo inició este martes. Pese a las fallas del portal web en el proceso de registro de los interesados, Ma...