Jueves, 05 Abril 2018 00:00

Deudas millonarias de las empresas básicas merman operatividad de las clínicas de Guayana

 
Valora este artículo
(0 votos)
Las clínicas no pueden sostener su operatividad, ni siquiera porque ahora atienden entre el 30 y 40% de los pacientes que solían atender Las clínicas no pueden sostener su operatividad, ni siquiera porque ahora atienden entre el 30 y 40% de los pacientes que solían atender Foto cortesía

@OrianaFaoro

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Hiperinflación, escasez y morosidad asfixian a las clínicas de Ciudad Guayana

barra 4naranja220

Más de 100 pacientes han muerto en hospital de San Félix por falta de insumos y médicos durante 2018

barra 4naranja220

Personal de hospitales Uyapar y Guaiparo protestó por mejores condiciones de trabajo y atención médica

 

Las clínicas privadas de Ciudad Guayana están en jaque. La hiperinflación y las deudas millonarias que sostiene el sector público de la región con los centros médicos han obligado a mermar la atención que prestan en las clínicas, que actualmente atienden solo al 30% o 40% de pacientes que solían atender en sus espacios.

El presidente de la Cámara de Comercio de Caroní (Camcaroní), David Bermúdez, visitó Correo del Caroní para precisar la situación actual de las clínicas locales, que se ha agravado en los últimos seis meses, después de la primera alerta que hizo el gremio a finales de noviembre de 2017. Por ejemplo, ya casi ninguna clínica

 ofrece servicio de terapia intensiva para pacientes referidos de otro centro asistencial. “Los insumos son tan escasos y tan costosos que las clínicas optan por reservar este servicio para los pacientes que son operados en la misma clínica, por si se presenta una emergencia”, explicó el gremialista.

La escasez ha obligado a suspender operaciones por laparoscopia, debido a que en el país no se consigue el dióxido de carbono utilizado en este tipo de cirugía mínimamente invasiva. Además, en la región están funcionando solo cuatro de los 30 tomógrafos disponibles, pues reponer el tubo de una sola de estas unidades puede superar los 60 mil dólares.

Las empresas básicas acumulan deudas de más de un año con las clínicas privadas, y ya estos centros no aceptan a trabajadores de Alcasa, Carbonorca y Bauxilum, por ejemplo, para presionar por el pago de los pasivos. Esta es la causa principal de la merma de pacientes, así como también la pérdida del poder adquisitivo de los ciudadanos y la poca capacidad de pago de las pólizas de seguros médicos privados.

“Para entrar a un quirófano necesitas 150 millones de bolívares, y ni con cuatro pólizas de seguro juntas se logra cubrir ese costo”, reconoció Bermúdez.

Falta personal

La crisis económica y social que generó la emigración de 1,2 millones de venezolanos en 2017, según el Observatorio de la Diáspora Venezolana que coordina la Universidad Central de Venezuela (UCV), ha hecho mella en el sector médico privado de Guayana.

  DavidBermUdez
“Enfermarse con esta situación no solo es un lujo, es que pudiera ser una sentencia de muerte”, reflexionó el presidente de Camcaroní, David Bermúdez, y exigió al Estado que honre las millonarias deudas que sostienen las empresas básicas con las clínicas privadas de Guayana
 

De acuerdo con Bermúdez, la diáspora se ha llevado al 50% del personal médico asistencial del sistema de salud privado, mientras que en el área administrativa y de mantenimiento, la pérdida de trabajadores es del 15%. Influyen no solo la emigración, sino también las renuncias por falta de transporte. Lo más difícil de todo es que las vacantes no han podido ser reemplazadas y muchas clínicas han tenido que cerrar áreas de atención.

Por lo antes expuesto es que en las clínicas no hay cabida, tampoco, para atender a más pacientes y operar al 100% de la capacidad instalada. “El esquema socialista ha llevado a que en las clínicas también suceda lo que en los hospitales públicos: hay que llevar todos los insumos para poder ser atendidos, porque la escalada de los precios es muy abrupta y además hay medicamentos que sale muy costosos traerlos al país”, y aún más cuando hay una merma de ingresos.

La Cámara de Comercio de Caroní exigió al Ejecutivo que honre las deudas que tienen las empresas básicas con las clínicas privadas de Guayana, pues en tiempos de hiperinflación, cualquier abono fraccionado “se convierte en sal y agua” y no permite sostener los costos operativos de los centros médicos privados que podrían mermar aún más  la atención médica.

El jaque de las clínicas es una amenaza para el sistema de salud, pues en Guayana son los centros privados los que atienden el 65% de todas las especialidades médicas. La Encuesta Nacional de Hospitales que publicó la Asamblea Nacional el mes pasado reflejó que, en todo el país, los centros públicos presentan una escasez de insumos del 88%, 100% de fallas en los laboratorios por falta de reactivos, 53% de inoperatividad en los quirófanos y 70,1% de las salas de emergencias en el país funcionan de forma intermitente.

“Enfermarse con esta situación no solo es un lujo, es que pudiera ser una sentencia de muerte”, reflexionó Bermúdez, al enfatizar el llamado al Estado para que pague las deudas de las empresas básicas y así poder aliviar la crisis actual de las clínicas de Ciudad Guayana.

Visto 4717 veces Modificado por última vez en Viernes, 06 Abril 2018 00:10

A partir del 4 de junio, y hasta que el Banco Central de Venezuela (BCV) lo determine, los precios deberán identificarse solamente...

Está previsto que el proyecto, cuya puesta en marcha estaba planteada para 2011, sea concluido a finales de 2018. ...

Persiste el descontrol en las zonas auríferas. “El Arco Minero como tal no existe. Lo que se hizo fue subirle el volumen a la...

Negocios del mercado de Chirica comercializan una res por semana en promedio. Sin embargo, admiten que la gente ya no compra un ki...

La preventa del criptoactivo inició este martes. Pese a las fallas del portal web en el proceso de registro de los interesados, Ma...