Martes, 27 Febrero 2018 00:00

Una familia requiere cerca de 100 salarios mínimos para cubrir la canasta alimentaria

 
Valora este artículo
(1 Voto)
Una familia necesita tres salarios mínimos diarios para cubrir los gastos en alimentación Una familia necesita tres salarios mínimos diarios para cubrir los gastos en alimentación Fotos William Urdaneta

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Comercio informal con pago en efectivo refuerza modelo de economía criminal de la minería

barra 4naranja220

Carniceros de San Félix: “Las ventas están estables, la gente compra de a cuartico”

barra 4naranja220

3 de cada 4 niños pobres dejaron de ir alguna vez a la escuela por hambre en 2017

 

La inflación en Venezuela mantiene la tendencia al alza. En enero, el precio de la canasta alimentaria subió 47,9% hasta ubicarse en 24.402.767,10 bolívares, reveló este lunes el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM).

La variación en los últimos doce meses es de 3.828,9%, indica el estudio, que precisa que una familia venezolana de cinco miembros en promedio requería 98,2 salarios mínimos para poder adquirir la canasta, el equivalente a 813.425,57 bolívares diarios o más de tres salarios mínimos diarios.

El debilitamiento del bolívar y el poder adquisitivo del venezolano se ha traducido en mayor pobreza y problemas de nutrición de las familias, que día a día se ven impedidas de adquirir los alimentos para una dieta balanceada.

Este cuadro quedó documentado en la Encuesta Nacional de las Condiciones de Vida de la Población Venezolana 2017 (Encovi), que revela que 89,4% de las familias consultadas señalaron que su ingreso familiar no es suficiente para la adquisición de alimentos dentro y fuera del hogar. 61,2% opinó que en los últimos tres meses se acostó con hambre porque no había suficiente dinero para comprar alimentos.

De acuerdo con el informe del Cendas, todos los rubros de la canasta alimentaria aumentaron de precio: café, 145,9%; raíces, tubérculos y otros, 84%; pescados y mariscos, 74,1%; carnes y sus preparados, 61,3%; frutas y hortalizas, 50,6%; granos, 49,1%; cereales y productos derivados, 45,1%; leche, quesos y huevos, 32%; grasas y aceites, 17,2%; azúcar y sal, 12,1% y salsa y mayonesa, 1,3%.

A la variación de los precios se suma que 18 productos de la canasta alimentaria presentaron problemas de escasez: leche en polvo, pollo, carne de res, margarina, avena, azúcar, aceite de maíz, arvejas, lentejas, arroz, harina de trigo, pastas alimenticias, salsa de tomate, harina de maíz, café, mayonesa, pan, queso amarillo: “el 31,03% de los 58 productos que contiene la canasta”, precisó el Cendas, que aclaró que a este grupo se suman productos de higiene personal y doméstica, así como medicamentos.

Los cinco con mayor inflación

El café fue el rubro con mayor inflación en el primer mes del 2018, al variar más del doble: 145,9%. El Cendas detalló que el medio kilo de café costaba en enero 206.666,66 bolívares en promedio, 6.388,7% más que su precio controlado de 3.185 bolívares.

En segundo lugar de alza, se ubicó el grupo de raíces, tubérculos y otros que aumentó 84%. El reporte explica que este comportamiento se debe a la subida de precio de las verduras surtidas en 137,1%; el apio, 119,8%; el ocumo, 90,3%; la yuca, 86,3%; y las papas, 55,4%.

 

Canasta2El café fue el rubro con mayor alza en enero el 2018, al variar más del doble: 145,9%

 

A pocas semanas de la Semana Santa, el Cendas reportó que el rubro de pescados y mariscos aumentó 74,1%, el tercer grupo con mayor inflación en enero. La especie con la variación más acentuada fueron las sardinas frescas, que subieron de 18.645,16 a 76.153,84 bolívares el kilo, 308,4%.

Le siguieron el atún enlatado que subió de 70.081,57 a 158.187,50 bolívares el kilo, 125,7%; seguido de las sardinas enlatadas, 121,6%; el cazón, 69,3%; el coro-coro, 61,0% y el atún fresco, 35,6%.  

En cuarta posición de alza figuró el rubro de carnes y sus preparados que escaló 61,3%. El Cendas informó que la carne para bistec se conseguía en enero en 383.750 bolívares el kilo; la chuleta de cochino, 421.403,50 bolívares el kilogramo y el pollo, 327.480 bolívares el kilo.

El grupo de frutas y hortalizas, en la quinta posición de aumentos, se elevó 50,6%. La patilla fue la fruta con mayor alza al incrementarse 248,1%; seguida de la auyama, 160,3%; el plátano, 157,6%; la lechosa, 136,3%; y la piña, 120,7%.

El resto de las categorías tuvo variaciones por debajo del 50%, con índices muy altos que siguen golpeando el bolsillo del trabajador venezolano.

Gobierno sigue culpando a la guerra económica

Mientras los precios siguen escalando, el presidente de la República, Nicolás Maduro, mantiene su tesis de la guerra económica y la conspiración del sector privado para provocar una inflación inducida. Su mayor bandera en los últimos meses ha sido otorgar bonos a determinado número de familias, registradas en el mecanismo de control social carnet de la patria, que escasamente alcanzan para un día de alimentación. El beneficio viene a complementar las bolsas de alimentos subsidiados, que llegan a los hogares con irregularidad.

“Nos han aplicado varias fórmulas en el modelo de guerra económica, y la última ha sido la fórmula de tratar de apoyarse en las debilidades del ingreso petrolero, del petrodólar para generar una inflación inducida, y tiene la corresponsabilidad de sectores privados que han apostado al caos en el país”, dijo durante una entrevista el fin de semana con el cineasta y político chileno, Marco Antonio Enriquez, en el Palacio de Miraflores.

De acuerdo con el mandatario nacional, a la par del retroceso de los precios petroleros en los años 2015, 2016 y 2017, se instaló una guerra económica con “un modelo de establecimiento del precio de su moneda que depende de un marcador ilegal que en Venezuela se conoce como el dólar today”, reseñó la Prensa Presidencial.

“Si no fuera por el cuidado especial que hemos tenido en los aumentos salariales periódicos, en los aumentos de los distintos ingresos de los trabajadores, si no fuera por los sistemas de protección de las familias a través de las misiones y grandes misiones, verdaderamente la inflación inducida, brutal, que se le ha instalado a Venezuela, hubiera tenido estragos graves en la vida social de la población”, enfatizó.

Lo cierto es que más allá de los mecanismos de control social, el salario mínimo sumado al bono de alimentación de dos miembros de una familia alcanza para cubrir apenas 6,5% de la canasta familiar.

Visto 1712 veces Modificado por última vez en Martes, 27 Febrero 2018 07:00

A partir del 4 de junio, y hasta que el Banco Central de Venezuela (BCV) lo determine, los precios deberán identificarse solamente...

Está previsto que el proyecto, cuya puesta en marcha estaba planteada para 2011, sea concluido a finales de 2018. ...

Persiste el descontrol en las zonas auríferas. “El Arco Minero como tal no existe. Lo que se hizo fue subirle el volumen a la...

Negocios del mercado de Chirica comercializan una res por semana en promedio. Sin embargo, admiten que la gente ya no compra un ki...

La preventa del criptoactivo inició este martes. Pese a las fallas del portal web en el proceso de registro de los interesados, Ma...