Martes, 09 Enero 2018 00:00

Camcaroní: “Comerciantes trabajan con mucho miedo y zozobra porque no saben hasta cuándo tienen negocio”

 
Valora este artículo
(1 Voto)
El problema de la incesante variación de precios, dijo Bermúdez, es consecuencia de los controles impuestos por el Ejecutivo El problema de la incesante variación de precios, dijo Bermúdez, es consecuencia de los controles impuestos por el Ejecutivo Foto cortesía Radio Radiante 95.7 FM

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Desastre madurista arrastró la economía nacional a más de 2 mil 600 % de inflación

barra 4naranja220

Comerciantes de Caicara del Orinoco se comprometen a recibir billetes de baja denominación tras saqueos

barra 4naranja220

Protesta por anarquía monetaria y hambre desemboca en ola de saqueos en Caicara del Orinoco

 

El presidente de la Cámara de Comercio e Industrias del municipio Caroní, David Bermúdez, manifestó su preocupación por la reciente ola de saqueos, así como las fiscalizaciones y rebajas obligadas de precios en cadenas de supermercados del centro del país principalmente, pues considera que “se está institucionalizando el rompimiento de la cadena de distribución que no es más que una cadena de valor donde intervienen muchos factores y el último que le da la cara al ciudadano es el comercio”.

Sus declaraciones coincidieron este lunes con el anuncio de diputados de la Asamblea Nacional (AN) en torno a la inflación de 2017, que cerró en 2.616%, una variación que superó las expectativas del Poder Legislativo.

“Nos preocupa que a esta fecha, es difícil explicarle a la gente que los aumentos de precios no son culpa del comercio, sino que radican en una serie de errores en los modelos de controles y cuando rompes esa cadena de distribución todos estamos afectados”.

El ejemplo más cercano y evidente para los habitantes del estado Bolívar del control estatal fue la expropiación de la distribuidora de alimentos Friosa que tras la toma estatal en 2010 se sumió en el fracaso, recordó. Sus puntos de venta, antes ejemplo de eficacia en distribución de alimentos, Koma y La Fuente, están vacíos y, en el caso del primero, cerrado.

“Hay negocios que fueron saqueados y no han podido recuperarse. ¿A dónde nos vamos a abastecer si se atenta contra la cadena de distribución?”, dijo.

El dirigente gremial reiteró, como ha considerado en declaraciones previas, que es necesario alcanzar acuerdos de convivencia en el país; “llegar a un acuerdo de un modelo de desarrollo económico que privilegie lo hecho en las empresas nacionales, el empleo decente y productivo y normas de convivencia política (…) No tenemos conflictos étnicos ni religiosos, mientras que con las diferencias políticas podemos llegar a acuerdos”.

Déficit de efectivo, más control social

Para aminorar el descontento ciudadano, Bermúdez exhortó a los comerciantes a recibir los billetes de 50 y 100 bolívares, pues sostiene que no existe ningún basamento legal que avale la no aceptación. “Si bien es molesto recibir esos billetes por los volúmenes que genera, no podemos poner trabas a que la gente adquiera los productos. No puedes a una gente con hambre, negarle un bien”, afirmó.

Pero, reiteró, que debe haber conciencia de parte de los compradores. “No es culpa del comerciante el aumento de los precios. Esto es consecuencia de los modelos de control. El tema del efectivo es otro tema de control. Es consecuencia de lo que vivimos. Si funcionaran los medios electrónicos, no hubiese este problema”.

Ejemplificó cómo algunas variaciones de precios de determinados productos que se observan en tarantines informales respecto a supermercados provienen de que el segundo acude a un importador para adquirir los alimentos brasileños con dólares propios. “El costo es muy diferente al de comerciantes populares que se van a la frontera y llevan los bolívares en efectivo porque cobran en efectivo. El cambio del real es más económico en efectivo y genera esa disparidad”.

Miedo y zozobra en el sector comercial

Tras la ola de saqueos en Caicara del Orinoco y los asaltos en negocios de San Félix y el sector Las Amazonas, de la parroquia Unare, durante las noches del domingo y el lunes, el presidente de Camcaroní sostuvo que el sector comercio en general trabaja con temor.

“Los comerciantes trabajan con mucho miedo y zozobra porque no sabes hasta cuándo tienes negocio, sobre todo los más pequeños porque son el patrimonio familiar. Te sientes entrampado porque no sabes en qué momento te llega el tremedal”, expresó.

En otros tiempos, dijo, los comerciantes adquirían en noviembre los productos que requerirían para diciembre y enero del año siguiente, cuando muchas fábricas toman vacaciones colectivas; pero la falta de producción y el riesgo de ser catalogado de acaparador, ha impedido mantener esta planificación.

Pero, ahora, “¿quién se va a arriesgar a traer mercancía si te van a obligar a venderlo a menos?”, se pregunta. Ese es el miedo de los comerciantes que ahora se aviva con las recientes explosiones de saqueos.

Visto 1570 veces Modificado por última vez en Martes, 09 Enero 2018 12:58

A partir del 4 de junio, y hasta que el Banco Central de Venezuela (BCV) lo determine, los precios deberán identificarse solamente...

Está previsto que el proyecto, cuya puesta en marcha estaba planteada para 2011, sea concluido a finales de 2018. ...

Persiste el descontrol en las zonas auríferas. “El Arco Minero como tal no existe. Lo que se hizo fue subirle el volumen a la...

Negocios del mercado de Chirica comercializan una res por semana en promedio. Sin embargo, admiten que la gente ya no compra un ki...

La preventa del criptoactivo inició este martes. Pese a las fallas del portal web en el proceso de registro de los interesados, Ma...