Jueves, 14 Julio 2016 00:00

Escasez dispara viajes a frontera con Brasil por alimentos

 
Valora este artículo
(20 votos)
La mayoría de los negocios en Pacaraima han optado por vender alimentos, en vista de la afluencia de venezolanos en busca de productos La mayoría de los negocios en Pacaraima han optado por vender alimentos, en vista de la afluencia de venezolanos en busca de productos Fotos cortesía Andy Liendo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Decenas de personas parten a diario desde distintos puntos del estado Bolívar hasta la frontera con Brasil, un trayecto por tierra de más de ocho horas. No buscan oro ni contemplar la exuberante belleza del Parque Nacional Canaima: su meta es llegar a la población de Pacaraima (estado de Roraima), a 15 kilómetros de Santa Elena de Uairén, para comprar alimentos.

 

Claves del ida y vuelta

 En las líneas de autobuses de la terminal de Puerto Ordaz recomiendan comprar los pasajes a primera hora de la mañana, si desea viajar el mismo día. Expresos Los Llanos, Occidente, Caribe y Turgar viajan a Santa Elena.

■ Se puede comprar el pasaje ida y vuelta, o en una sola dirección. El boleto de retorno puede adquirirse en Santa Elena.

■ Para viajar a Boa Vista no solicitan como requisito ni el pasaporte ni la vacuna de fiebre amarilla, como hace unos años. Solo Expresos Caribe va hasta la capital de Roraima, desde Puerto Ordaz, por un monto de Bs. 37.500.

■ El recargo por saco de alimentos varía. En las líneas señalan que el monto los determinan los choferes en Santa Elena de Uairén.

 

El boom de cruzar la línea divisoria entre Venezuela y Brasil explotó hace un mes, aproximadamente, en la medida en que la escasez de productos de primera necesidad se ha ido agravando en extremo. Van en carros particulares y líneas de autobuses, no solo residentes de Bolívar sino de otras regiones del oriente y el centro del país. No por casualidad los rubros brasileños se han visto con fuerza en los últimos días en la urbe, revendidos y comercializados también por algunos establecimientos privados.

En la terminal de pasajeros, un cartel en el mostrador de Expresos Occidente indica que solo está permitido un bulto por persona de Santa Elena de Uairén a Puerto Ordaz. “¿Hay pasaje a Santa Elena?”, “¿Conseguiste pasaje?”. Se escucha sin parar. La cola es larga y ya a las 9:30 de la mañana se han acabado todos los boletos para ese día a la localidad fronteriza.

Everlide Carmona, técnico radiólogo, tiene seis meses con el carro parado por falta de cauchos y el miércoles decidió buscar pasajes para aventurarse a la mejor conocida como La Línea. “Voy a comprar así sea dos, me dijeron que al cambio salen en 30 mil bolívares y aquí me los quieren vender en 75 mil. Tengo dos trabajos -en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales y una clínica privada- y ni así puedo comprarlos acá”.

Carmona no consiguió pasaje, pero un joven le comenta que puede conseguirle el cupo a ella y otras personas que desean viajar en unidades adicionales que habilitan para atender la alta demanda.

A8 Expresos

En la terminal advierten que solo está permitido un bulto por persona desde Santa Elena de Uairén hasta Puerto Ordaz / Foto María Ramírez Cabello

El movimiento ha crecido a tal punto que Jenny Villarroel, vendedora de Expresos Occidente, asegura que han salido hasta nueve unidades por día hacia Santa Elena. “Antes salía una sola unidad diaria con 30 pasajeros de Ciudad Bolívar y 30 de Puerto Ordaz, la mayoría eran brasileños. Ahorita, en promedio salen dos unidades diarias y la mayoría son venezolanos”.

La mayoría de las personas que viajan no se hospedan en Santa Elena. “La idea es llegar y comprar y no gastar en hospedaje”, apunta Beatriz Villarroel, quien trabaja en una empresa básica de Guayana.

Llegan por la mañana tras recorrer más de 500 kilómetros, compran los víveres y se regresan en la noche. Compran en bolívares, al tipo de cambio de la moneda brasileña para el momento de la transacción, que esta semana se ha ubicado en torno a 380 bolívares por real brasileño.

El movimiento atrae a personas de otros estados como Federico Barajas, quien viaja por segunda vez desde Valencia para adquirir alimentos. “Es un maratón, pero tenemos que comer”, dijo.

Dominga Terán se trasladó a Santa Elena desde El Tigre, estado Anzoátegui, con cuatro personas que representan a tres grupos familiares. No han parado. Salieron de Ciudad Bolívar el lunes en la noche; llegaron a la localidad fronteriza el martes; compraron; y el miércoles ya estaban en Puerto Ordaz, aguardando para regresar a El Tigre.

Es la primera vez que lo hacen, pero no la última. “Si nos toca, volveremos, porque es más barato que comprar a los bachaqueros”, manifiesta uno de sus acompañantes.

A8 Frontera

En La Línea, los venezolanos pueden comprar en bolívares, al tipo de cambio del real brasileño

Un alivio a la escasez 

El intercambio fronterizo entre el norte de Brasil y el sur de Venezuela ha sido un anhelo de gremios empresariales del estado Bolívar desde hace varios años. Nunca se concretó con la fuerza que esperaban por trabas jurídicas, pero ahora la coyuntura económica que ha sumido a Venezuela en el peor retroceso productivo de su historia con una inflación que el Fondo Monetario Internacional proyecta en 481,5% al cierre del 2016, ha abierto la frontera como un alivio a la escasez.

“Brasil nunca fue un mercado atractivo porque los alimentos son costosos, pagan una cadena tributaria alta, pero los consumos lo están haciendo familias. Es un intercambio que pudiera ser favorable porque las distorsiones han llegado a tal punto que es mucho más económico ir hasta allá tanto por comida como por cauchos y repuestos; es una válvula de escape, la mayoría va por consumo propio, también para vender acá pero a márgenes más baratos que los bachaqueados”, aseguró el director de regiones del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), David Bermúdez.

Hasta ahora, coincide Bermúdez y una decena de personas consultadas, no ha habido problemas en el traslado de alimentos por la troncal 10, vía en la que deben atravesar una 11 alcabalas de la Guardia Nacional y el Ejército. “Es algo que hay que reconocerle a la Guardia, es un gesto de conciencia, están en razón de lo que está sucediendo. Cuando se trata de cantidades grandes, sí tenemos información de que han retenido camiones”.

El auge de venezolanos en la frontera, destaca, ha sido vertiginoso. “En enero, La Línea era un pueblo que estaba solo, corrían las bolas de paja, ahorita te sorprendes porque debes pasar mediodía en migración cuando vas a Boa Vista”, capital de Roraima y residencia de venezolanos que han emigrado a probar suerte.

“Todo el mundo está vendiendo alimentos. Casi todo el pueblo vende alimentos”, afirmó.

Quienes van a Pacaraima solo deben portar su documento de identidad; mientras que para viajar a Boa Vista deben pasar por migración con los documentos personales para obtener el permiso de entrada. En el último caso, los viajeros cambian los bolívares por reales a los trocadores que están en la zona fronteriza.

Diplomáticos del Consulado de Venezuela en Boa Vista han advertido el aumento del flujo de venezolanos en el estado de Roraima, pero desconocen cuántos venezolanos atraviesan la frontera a diario, pues las estadísticas de migración son llevadas por la Policía Federal de Brasil.

El cónsul adjunto de Venezuela en Boa Vista, José Martí, explicó -vía telefónica- que hace 15 días solicitaron los datos al órgano migratorio, para hacer un estudio e informar a la Cancillería de este flujo anormal. “En Pacaraima se abastecen de muchos alimentos (…) lo puedes constatar, incluso, en la terminal de Santa Elena, van repletos de alimentos”.

5RecuadroPrecios

Tour de compras a Pacaraima 

El auge de viajeros a la zona fronteriza incentivó a una empresa de turismo, radicada en Ciudad Bolívar, a armar un tour de compras a Pacaraima. Eudelia Correa, encargada de Paraíso Angostura, cuenta que sus clientes le pidieron organizar la cruzada para buscar alimentos.

Esta semana sale el segundo viaje con esa motivación en un Encava. Cobran Bs. 18 mil ida y vuelta por pasajero, con la posibilidad de traer dos sacos por persona de alimentos. “La situación de escasez es tan fuerte que nos hemos encontrado con familias que se organizan, hacen una vaca y envían a un emisario a hacer el mercado para tres casas”.

  A8 TOURS

Paraíso Angostura vio una oportunidad en la posibilidad de adquirir alimentos en la frontera

 

“La idea no es alimentar el bachaqueo, sino que puedas traer un mercado para abastecer tu casa, para uso particular, por eso establecemos un límite por persona”, enfatiza.

Andy Liendo es otro conductor que viaja dos veces por semana a llevar pasajeros. Llegó a esta labor luego de que su pequeño negocio de distribución de plásticos al mayor entrara en crisis. Ahora forma parte de una de las cuatro cooperativas que viajan a Santa Elena.

En el trayecto, cuenta, cruzan el kilómetro 88, uno de esos paraísos en los que la escasez no existe, con la diferencia de que desde hace un mes aproximadamente los productos brasileños empezaron a sustituir a los nacionales, que antes abundaban en el punto minero por excelencia.

“La gran mayoría de los artículos del kilómetro 88 son brasileños ahora. La harina de trigo es brasileña, el aceite es brasileño, igual que la pasta y el arroz, que es más barato y de mejor calidad”, una percepción que empieza a extenderse, en vista de la escasez que en algunos rubros como la leche roza el 100%, de acuerdo con los indicadores del Centro de Investigaciones para la Educación, la Productividad y la Vida de la Universidad Católica Andrés Bello, campus Guayana.

FLECHAabajo PULSE LA IMAGEN

A1InfografIa

Visto 15754 veces Modificado por última vez en Jueves, 18 Agosto 2016 05:14

El abogado del trabajador inculpado de homicidio informó que en la próxima audiencia atestiguarán dos funcionarios que detuvieron ...

Los fiscales de tránsito municipales aguardan respuestas sobre la dotación de conos, botas, chalecos y lácteos cuya mora data de 2...

La organización sindical de la estatal informó que el trabajador instalaba un aire acondicionado de cinco toneladas. “La empresa l...

Alegan cobrar menos del salario mínimo, al igual que trabajadores de Transbolívar, además de falta de dotación y precarias condici...

El asesinato de Joel Alcalá, el posible restituido secretario general de Sutralúmina, retrotrae a un modo que durante 2002 a 2007 ...