Lunes, 03 Noviembre 2014 00:00

Proyectos engavetados e inconclusos congelaron la generación de empleos

 
Valora este artículo
(3 votos)
Artesanos, operarios en fábricas y trabajadores en ocupaciones afines es el grupo de ocupación que registra el mayor desempleo en Bolívar de 12,2% específicamente Artesanos, operarios en fábricas y trabajadores en ocupaciones afines es el grupo de ocupación que registra el mayor desempleo en Bolívar de 12,2% específicamente Foto José Leal / Archivo

La desinversión, la burocracia y la falta de continuidad administrativa -tres factores que explican el retraso de las obras de envergadura en la región- mantienen en el congelador 9 mil empleos directos y 28 mil plazas indirectas.

La lista de los proyectos paralizados es larga: tercer puente sobre el río Orinoco y los 11 proyectos de la extinta Compañía Nacional de Industrias Básicas (Coniba); la Siderúrgica Nacional “José Ignacio Abreu de Lima” y la planta de Tubos sin Costura en los predios de la Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (Sidor); la Planta de Concentración de Mineral de Hierro de Ferrominera Orinoco en Ciudad Piar y la Planta de Laminación de Aluminio Serlaca.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

José Villalobos estudió, como muchos jóvenes en Guayana, convencido de que las industrias del hierro, el aluminio y el acero absorberían su talento.

El joven de 33 años de edad se graduó como ingeniero industrial de la Universidad Nacional Experimental Politécnica “Antonio José de Sucre” (Unexpo), vicerrectorado Puerto Ordaz, en el 2010, año de resaca productiva en Guayana luego del racionamiento eléctrico de 2009 que obligó a bajar el consumo de energía en las industrias básicas.

No logró su cometido, pese a haber abierto una puerta en Cantv en donde realizó su trabajo de grado. “Los empleadores estaban buscando profesionales con una experiencia de tres a cinco años, ¿cómo un profesional recién graduado podía entrar en un cargo así? y, además, influía mucho la política tanto en Pdvsa como en las empresas del hierro y el aluminio y menos ingresos había”.

Consiguió trabajo como ingeniero de campo en Guárico durante dos años, pero el proyecto terminó y su regreso a Puerto Ordaz fue ineludible. Ya en Guayana tuvo que aceptar un empleo como operador en el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) -en el que le ha ido bien- pero en el que está divorciado totalmente de su carrera.

¿Cómo se siente? “Frustrado”, dice sin parpadear. “Pasas cinco años en una universidad, me fajé, aprendí y ver que el país donde vives no te permite alcanzar tus planes te frustra. Y no queda otra opción que aceptar lo que ofrecen porque hay que sobrevivir”. “Palabras como meritocracia se perdieron y decides hasta no hacer estudios superiores porque de qué sirven. Estoy estudiando dos idiomas porque los planes son buscar una nueva ventana en otro país”.

9 mil empleos directos en proyectos
Decenas de proyectos, en la actualidad engavetados y sin recursos financieros, pudieron ser un cauce de empleo tanto en el periodo de construcción como en la puesta en marcha. Sólo en los proyectos más importantes en la entidad, no iniciados o con retrasos en la construcción, se han dejado de generar 9 mil empleos directos y 28 mil plazas indirectas.

La lenta construcción de la central hidroeléctrica Manuel Piar en Tocoma en la que deberían laborar más de 3 mil personas, la obra del tercer puente sobre el río Orinoco y los 11 proyectos de la extinta Compañía Nacional de Industrias Básicas (Coniba), que operó fundamentalmente en papel, son ejemplo de ello.

La piedra fundacional de la Siderúrgica Nacional “José Ignacio Abreu de Lima”, construida en Ciudad Piar, fue colocada en 2008 y el proyecto debió estar listo en el primer trimestre de 2011, de acuerdo con información del Ministerio de Industrias. Este proyecto generaría una vez en marcha 2 mil 200 empleos directos y 6 mil 500 plazas indirectas.

Al cierre del 2013 tenía sólo un 50% de avance, aunque el proyecto cuenta con financiamiento europeo del grupo BBVA para la adquisición de los equipos medulares alemanes producidos por la compañía SMS Siemag AG y financiamiento del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (Bndes).

A los retrasos en la construcción de la Siderúrgica Nacional, se suman los proyectos de la planta de Tubos sin Costura en los predios de la Siderúrgica del Orinoco “Alfredo Maneiro” (Sidor), que crearía cuando entre en operación 860 empleos directos y 2 mil 580 indirectos; la Planta de Concentración de Mineral de Hierro de Ferrominera Orinoco en Ciudad Piar (municipio Angostura); la Planta de Laminación de Aluminio Serlaca en Caicara del Orinoco (municipio Cedeño) y la Planta de Pulpa y Papel en el municipio Independencia del estado Anzoátegui, que por su cercanía con el estado Bolívar sería una fuente importante de trabajo.

webProyecto

En el caso de Serlaca, que debía estar plenamente operativa en 2010, el avance global del proyecto era de 44,52% al cierre del 2013 de acuerdo con la Memoria y Cuenta del Ministerio de Industrias, que también se aventura a señalar que la fecha de inicio de la planta está estipulada para el cuarto trimestre del 2014.

Pulpaca, que debía estar lista también en 2010, estima emplear en su fase de operación a 450 trabajadores de forma directa. Sin embargo, pese a que la empresa cuenta con el 100% de los equipos medulares fabricados, la sequía de recursos le ha impedido avanzar en la fabricación de equipos periféricos, entre otras obras, lo que ha demorado su arranque.

En materia social, la construcción del Hospital General de San Félix -y Petro San Félix- también en proyectos generaría una importante bolsa de vacantes, que se estima en 2 mil 283 directas y más de 9 mil indirectas. En el 2013, la Asamblea Nacional autorizó un crédito adicional al Ministerio de la Salud por Bs. 378 millones que serían transferidos a la Fundación de Edificaciones y Equipamiento Hospitalario (Fundeeh). De la obra de más de 12 mil metros cuadrados no hay nada aún.

Otros proyectos se han quedado en el tintero y permanecen engavetados por mucho más tiempo. El proyecto aurífero Las Cristinas, por ejemplo, estimaba arrancar con una producción de 250 mil onzas anuales y una generación de 1.500 empleos directos y 2.500 indirectos.

En el ramo privado, diversas trabas burocráticas han congelado el crecimiento del sector y, por ende, la generación de empleos, aunque el privado sigue siendo el mayor empleador del país. El cierre de empresas, entre las que se cuentan varias pymes de Guayana, es un síntoma de la dinámica.

“Ocupados y preocupados”
El presidente de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores de la Ciudad, el Campo y la Pesca y diputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar (CLEB), Antonio Rivas, admite que en la organización laboral siempre han estado “ocupados y preocupados” por la política de generación de empleos y considera que sólo la recuperación definitiva de las industrias del hierro, el aluminio y el acero permitirá un mayor desarrollo en el ramo privado y una mejora en la calidad de vida de los bolivarenses.

“Una de las cosas que está pendiente son los recursos que el Ejecutivo va a desembolsar para los proyectos de mejora del sector hierro, aluminio y briqueteras, eso va a permitir realizar una serie de obras para las que se requiere contratar personal para montaje y desmontaje de estructuras (…) Una de las propuestas del Congreso de Trabajadores -realizado en octubre- fue el inmediato desembolso para los proyectos de mejoras”, dijo.

El diputado destacó que en Bolívar, la economía se mueve al calor de las empresas básicas; “como el proceso productivo ha venido disminuyendo hay muchas empresas privadas que antes eran suplidoras de servicios que generaban mucho empleo, y ahorita se ven disminuidas porque las empresas no están requiriendo los materiales y los servicios como antes. 50 mil trabajadores del sector hierro, acero y aluminio estamos comprometidos para que se recuperen porque eso permitiría generar el dividendo para generar beneficios para el pueblo”.

Además de los proyectos en las industrias, destacó la importancia de constituir empresas aguas abajo para evitar la exportación de materia prima. “Se requiere implementarlas porque la mayoría de ese material -recubrimientos para pastillas y para botellas de cerveza, por ejemplo- es importado, eso permitirá no sólo generar empleo sino también divisas”.

Mientras el Gobierno recicla y da vueltas en torno a viejos planes, José Villalobos sigue asistiendo a los ciudadanos que acuden al Saime para sacar su pasaporte, documento que hasta ahora representa para él su boleto a un mejor horizonte profesional.

Vacantes paralizadas vs Desempleo

Los puestos que se generarían -entre directos e indirectos- una vez arranquen los proyectos productivos, actualmente paralizados o con retrasos, permitirían absorber al 43% de los bolivarenses que estaban desempleados a finales del 2013, de acuerdo con el INE, en total 65 mil 713 personas entre hombres y mujeres.

No por casualidad el grupo de ocupación de artesanos, operarios en fábricas y trabajadores en ocupaciones afines experimenta el mayor desempleo en Bolívar.

A la cifra de plazas de trabajo por generar, se sumarían las creadas con los proyectos de mejoras en las empresas básicas y otras obras prometidas por la Gobernación del estado Bolívar que, hasta ahora, no se han cristalizado.

Visto 4802 veces Modificado por última vez en Martes, 04 Noviembre 2014 04:28

Asopemia celebró su 46 aniversario este viernes, en medio de las dificultades causadas por la hiperinflación, el déficit de insumo...

“Creo que la mayoría de los venezolanos no vamos a poder soportar esto, nos moriremos de hambre”, expresó Rosa Hernández, una jubi...

ISDA decidió reunirse de nuevo el lunes próximo “para continuar las discusiones respecto a las acciones” pendientes. ...

En una rueda de prensa en la que el peso de la crisis era atribuido a las medidas de naciones como Estados Unidos, un trabajador p...

El gremio de industrias alemanas manifestó su preocupación por las dificultades de pago del gobierno venezolano. “Incluso ante una...