La Cámara de Comercio apuesta por los nuevos microemprendimientos, como una forma de evolución e innovación que mantenga el sector comercial y la generación de empleos.

Este jueves, 29 de agosto, fue juramentada la nueva directiva de la Cámara de Comercio e Industrias (CamCaroní), entre cuyos objetivos está el destacar los nuevos y pequeños emprendimientos, de aquellos que decidieron seguir apostando por el país y generar empleos.

Felipe Capozzolo, presidente de Consecomercio, destacó que el comercio en Venezuela lucha por reinventarse frente a la crisis económica. De allí que busquen un acercamiento entre la cámara y la comunidad, al considerar los nuevos emprendimientos de microcomerciantes.

Estos nuevos emprendimientos surgen al tener aproximadamente el 95% de las industrias metalmecánicas y el sector construcción paralizado, por cuanto quedan negocios dedicados a cubrir necesidades básicas de comida, vestido y educación, señaló Luis Arturo Núñez, presidente de Camcaroní.

Pero si bien han surgido nuevos emprendimientos, la realidad es que muchas otras empresas han cerrado. Los grandes impuestos, hiperinflación y el reciente problema con el combustible -que hizo cambiar la dinámica de afluencia de los clientes-, llevaron a que disminuyeran en un 30% durante el primer semestre de 2019.

“Antes teníamos 700 empresas activas y legales registradas en la Cámara de Comercio, ahora solo queda la mitad. En los últimos dos años pasamos de tener 600 a 300 empresas”, detalló Núñez.

Capozzolo señaló que si bien muchos comercios han cerrado, otros han migrado de un ramo a otro, tendencia que estima continúe en los próximos meses, sobre todo hacia el sector alimentación con productos importados.

“Los comerciantes buscan invertir en esos nichos que les garantiza inventario. Pero la idea es que la gente pueda elegir dónde comprará y lo que va a comprar”, agrega Capozzolo, al tiempo que destaca que no dejan de lado buscar la producción nacional.

Por otra parte, el estado Bolívar tiene una realidad particular, la compra y venta de oro, y su uso como forma de pago.

Ricardo Cusanno, presidente de Fedecámaras, explicó que esto obedece al hecho donde se rechaza la moneda nacional, y optan por otros métodos de pago para mantenerse activos en el mercado.

No obstante, Cusanno destacó que lo preocupante son los negocios que no estén en el marco de hacerlos públicos, responsabilidad no es de la sociedad sino de quienes han regulado la actividad y permitido que unos pasen por la informalidad y otros por la ilegalidad.

Template by JoomlaShine