Las sanciones del gobierno de Donald Trump cercan financieramente al régimen de Maduro. El economista Douglas Becerra resaltó que Estados Unidos es la principal fuente de liquidez de Pdvsa, por lo cual la sanción “deja a la dictadura sin efectivo a corto plazo” y, por lo tanto, con reducidas posibilidades de financiar a su base clientelar.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Un promedio de 500 mil 013 barriles de crudo por día exportó Venezuela a Estados Unidos en 2018, el nivel más bajo en tres décadas, según cifras de Refinitiv Eikon y la Administración de Información de Energía estadounidense, reseñadas por la agencia Reuters en un reporte del 7 de enero de 2019.

La cifra se acerca a la mitad de la producción total de Pdvsa que, de acuerdo con el último reporte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), se ubicó en 1.148.000 barriles diarios en diciembre de 2018, según fuentes secundarias consultadas por la coalición petrolera. El reporte directo de la estatal venezolana sitúa la producción del último mes del año pasado en 1,5 millones de barriles diarios, un descenso de 26% respecto al promedio mensual producido en 2017.

El descenso de las exportaciones por la caída de la producción petrolera de Venezuela ha comprimido los ingresos por el principal rubro de exportación de la nación sudamericana, pero las sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro del Gobierno de Estados Unidos a Pdvsa implican una suspensión de las exportaciones y la restricción de acceso a los ingresos por venta por parte del régimen de Nicolás Maduro.

Siendo los ingresos por exportaciones petroleras la principal fuente de divisas de Venezuela y, Estados Unidos, el principal cliente, la coyuntura actual coloca al gobierno de facto en una situación de urgencia de difícil resolución.

“A esto llegamos producto de un régimen que no quiso hacer elecciones transparentes, por lo tanto no hay gobierno legítimo. Son decisiones que toman los países en resguardo de nuestros activos”, expresó el diputado y miembro de la Comisión de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional, Elías Matta, quien resaltó que el Poder Legislativo ha trabajado en un plan de recuperación de la industria.

El Parlamento estudia aún el alcance de las sanciones de EE UU, pero Matta adelantó que el impacto será severo, pues los recursos estarán congelados para el régimen de Maduro, pero a disposición del gobierno del presidente interino Juan Guaidó, como confirmó este martes el Departamento de Estado del gobierno de Donald Trump.

El economista Douglas Becerra considera que, en el corto plazo, el régimen de Maduro no tiene posibilidades de reorientar los mercados petroleros. “Quizás profundice la estrategia que viene adelantando de sacar petróleo clandestino a la refinería Cienfuegos para que los cubanos hagan la refinación y comercio de nuestro petróleo (…) Directamente no tiene mercado para nuestro petróleo a corto plazo a menos que se emplee una estrategia de intermediación oculta”.

Resaltó que Estados Unidos es la principal fuente de efectivo y liquidez de Pdvsa, por lo cual la sanción “deja a la dictadura sin efectivo a corto plazo, en un momento complejo tanto en lo político como en lo social”. “Vienen momentos complejos y complicados para la sociedad venezolana en cuanto a bienes y servicios básicos. Posiblemente empecemos a ver una escasez generalizada de productos mientras la dictadura se reacomoda”, agregó, al tiempo que apuntó que el régimen queda, además, sin posibilidades de seguir financiando su base clientelar.

Becerra destacó que, en este contexto, el gobierno de facto no va a aguantar más de 1,5 meses o 45 días “a menos que emplee una fuerza de represión brutal contra la sociedad”.

Prohibición de importación de diluyentes

La sanción del Departamento del Tesoro de EE UU restringe la exportación de diluyentes de Estados Unidos a Venezuela, así como productos, servicios o tecnologías directa o indirectamente, por personas de los EE UU, donde sea que se encuentren, o desde los Estados Unidos, a Pdvsa o cualquier entidad propiedad del 50 por ciento o más.

De modo que a la par de las restricciones en las exportaciones, analistas han señalado que la imposibilidad de importar productos como gasolina, diésel y nafta, puede complicar aún más la situación de la industria y la provisión de combustible al mercado nacional.

Reportes de la agencia Reuters precisan que entre enero y noviembre de 2018, Pdvsa importó 19 mil barriles diarios de crudo y 234 mil barriles diarios de productos refinados, “que incluyen nafta para diluir su producción de petróleo extrapesado, gasolina, y diesel para la generación de energía”. La cifra representa, destacó Reuters, un máximo histórico y un incremento de 40% en comparación con los 180.250 barriles diarios adquiridos en el mismo periodo de 2017.

“Los proveedores incluyeron una unidad de Reliance Industries de India, el brazo de refinación de Pdvsa en los Estados Unidos, Citgo Petroleum, las petroleras rusas Lukoil y Rosneft, unidades de China National Petroleum Corp, y varias firmas de intermediación”, detalla la agencia.

Para el diputado Matta, tanto el declive de la producción cercano a los dos millones de barriles diarios en los 20 años del proceso político, iniciado por Hugo Chávez y continuado por Nicolás Maduro, como el sostenido aumento de las importaciones petroleras son una “muestra del desastre del país en todo su esplendor”.

“La caída es tremenda, pese a que el petróleo es una locomotora para impulsar el desarrollo del país, más del 85% de las divisas vienen del petróleo. Tenemos un plan y vamos a impulsarlo”, puntualizó.

Template by JoomlaShine