Jueves, 25 Agosto 2016 00:00

Brasil no estuvo a la altura

 
Valora este artículo
(0 votos)
La próxima cita olímpica de verano es en Tokio 2020 La próxima cita olímpica de verano es en Tokio 2020 Foto rio2016.com/es
  TOKIO
El logo de las próximas olimpiadas ya fue revelado
 

Ya está por cumplir una semana de la extinción del fuego olímpico en el mítico estadio de Maracaná, más conocido por sus grandes faenas futbolísticas, que por los recientemente concluidos Juegos Olímpicos de Río 2016.

Medallas, marcas de todo tipo y el gran espectáculo de índole deportivo estuvieron a la altura y todo ello, producto de la siempre entrega de los atletas. Lo que no se pudo superar fue el orden organizativo de Río de Janeiro, que será recordado como los peores Juegos Olímpicos de la historia.

Recordemos que Río de Janeiro fue electa por el Comité Olímpico Internacional (COI) en 2009. Le ganó el pulso a Madrid y como argumento fue que Brasil y Sudamérica nunca habían tenido una sede olímpica, por ser un país emergente.

Y de seguro será la última, ya que la organización y su seguridad quedó muy mal parada.

Desde un principio se temió por este desastre, incluso hasta de mayores dimensiones. Afortunadamente el tan esperado virus del zika no apareció, pero la organización nunca pudo ponerse a la par de los éxitos deportivos.

Arranque en falso

Tal cual como en una carrera de 100 metros planos, en la que quedan descalificados los atletas que salen antes de la partida, así comenzaron los juegos, por lo menos en su parte organizativa.

Sólo sirve revisar los fechados de prensa de los días previos a la inauguración, donde varias delegaciones, comenzando por Australia comenzaron a quejarse por los problemas existentes en la Villa Olímpica, un tema repetitivo no sólo en esta estructura, sino en el resto de las instalaciones donde prácticamente su conclusión fue muy cercana al día de ponerse en marcha las justas.

Los periodistas del mundo reseñaron en cada uno de sus medios que la ciudad de Río de Janeiro no ha estado a la altura de lo que se esperaba.

Las medallas de cartón

La lista de incidentes de Río es bastante larga, pero pueden contribuir para que la nueva sede asiática, la populosa ciudad de Tokio en el 2020 tome apuntes de todo lo que aquí sucedió.

Aguas verdes. Una mañana el complejo de piscinas, específicamente la fosa para los saltos en trampolín amaneció verde. La organización dijo que era un problema con el cloro, pero que no afectaba a la salud de los nadadores. La imagen quedó grabada para el recuerdo.

  maAsinformaciOn

 

Guayanesa da tercera medalla a Venezuela en Río

barra ama220

Un símbolo de esperanza

barra ama220

Mariana Pajón: “El oro es energía positiva para el país”

 

Metro caótico. El trasporte masivo en Río fue un total caos, cuentan quienes tuvieron que padecerlo. Largos tiempos de espera, lo cual se convirtió en un infierno.

Seguridad informativa. Periodistas de todas partes del mundo vivieron en carne propia los temas de seguridad, pese al gran operativo implementado. Un autobús de la organización, destinado al traslado de los comunicadores fue atacado a piedras en un sector del oeste de Río, muy cerca de la famosa favela Ciudad de Dios. Tres ocupantes salieron con leves cortadas, pero a la unidad no le quedó un vidrio sano.

Estadios vacíos. Uno de los puntos más críticos en los que se falló fue en la asistencia a los escenarios deportivos. Sólo el fútbol, baloncesto y tenis tuvieron en cada jornada estadios llenos, pero dio pena cómo el maratón masculino se corrió con la más absoluta ausencia de público y el atletismo, sólo cuando estuvo Bolt en pista se llenó.

Sustos. En la primera semana se produjo un incidente que pudo acabar en tragedia: la caída de una cámara spider en la zona próxima a la Arena Carioca 1, donde se disputaba el torneo de baloncesto. El resultado fue de siete heridos leves.

Y como para cerrar con broche de oro, la orden de prisión preventiva contra el presidente del Comité Olímpico Irlandés, Patrick Hickey, miembro del COI, por su presunta vinculación con la red de venta ilegal de accesos a las competiciones y el incidente de los nadadores estadounidenses, entre ellos Ryan Rochte, que se inventaron un asalto para tapar una noche de juerga y que fueron pillados, siendo imputados dos de ellos. En fin, Río fue un caos, en cuanto a la organización y que solo sus hechos deportivos maquillaron un poco el desastre.

Visto 1061 veces Modificado por última vez en Jueves, 25 Agosto 2016 21:22