Viernes, 03 Noviembre 2017 00:00

Correr sigue siendo un asunto de blancos

 
Valora este artículo
(0 votos)
El 83% de los corredores en los Estados Unidos son blancos según un estuido de la Running USA. Foto AFP El 83% de los corredores en los Estados Unidos son blancos según un estuido de la Running USA. Foto AFP

Nueva York.-

Un puñado de kenianos delante, miles de blancos detrás. La imagen se repite en los grandes maratones en las ciudades occidentales, una disciplina deportiva en la que, no obstante, las minorías están subrepresentadas, aunque las cosas empiezan a cambiar.

Porque, a diferencia de la percepción que se tiene, las cifras son irrefutables: alrededor del 83% de los corredores en Estados Unidos son blancos, frente a 8% de negros y 6% de latinos, según un estudio publicado en 2016 por Running USA. 

Pero los negros representan el 13% de la población total de Estados Unidos, y los latinos el 18%. 

Douglas Hartmann, profesor de sociología de la Universidad de Minnesota, señala que, aunque el éxito de los atletas profesionales negros en el sprint, el baloncesto o el fútbol ha hecho creer que los adultos afroamericanos son grandes deportistas, la realidad es otra. 

"Los estadounidenses blancos tienen mucho mejor acceso y nivel de práctica que otros grupos étnicos", asegura.

Además, "no es raro" que un corredor negro en un barrio blanco sea interceptado por la policía para preguntarle: "¿Qué haces por aquí?", afirma Tony Reed, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Maratonistas Negros (NMBA). 

"Yo he tenido muchos incidentes durante mis salidas, en las carreras y en mis entrenamientos, en los que personas me gritan cosas [racistas] y me lanzan objetos", cuenta Simran Jeet Singh, corredor y profesor en la Universidad de Nueva York (NYU), cuyos orígenes son fácilmente identificables gracias a su gran barba y su turbante. 

- El peso de la historia -

Históricamente, afirma, las carreras amateur "son un deporte predominantemente blanco". 

Esta sobrerrepresentación blanca tiene sus orígenes en Boston, donde la gran burguesía local introdujo la carrera como una afición respetable a fines del siglo XIX. 

El auge de las décadas de 1970 y 1980, en las que surgieron cientos de carreras en Europa y Estados Unidos, también fue esencialmente blanco, dice Tony Reed. 

Con el tiempo, entre los entrenadores y en la propia comunidad negra, se ha arraigado la idea de que "los negros no son corredores de fondo", explica. 

Además, la teoría es que correr es uno de los deportes menos costosos de practicar. Pero varios estudiosos también señalan el obstáculo económico, que dejaría fuera a muchos negros e hispanos, con un nivel de vida promedio significativamente más bajo que el de los blancos. 

"Cuando comienzas a inscribirte en carreras o a comprar zapatos que cuestan entre 120 y 150 dólares, [te das cuenta de que] correr puede ser un deporte caro", explica Jay Ell Alexander, gerente nacional de la organización Black Girls Run!, que busca animar a las mujeres negras a correr. 

"No vemos muchos obreros, desempleados o pobres corriendo para hacer ejercicio o participar en carreras", agrega Joseph Weis, profesor de sociología del deporte de la Universidad de Washington. 

- ¿Viene el boom de las minorías? -

La carrera "está vinculada a una cultura dominante, esencialmente blanca, y a un estilo de vida de clase media", dice Douglas Hartman. 

Sin embargo, las cosas han comenzado a evolucionar impulsadas precisamente por la comunidad negra, apunta Simran Jeet Singh. 

La asociación de Tony Reed organiza talleres para familiarizar a las comunidades negras con la disciplina y las carreras, en el marco de los maratones en Nueva York, Boston, Baltimore, Dallas o Little Rock, en Arkansas. 

El taller de Dallas permitió crear tres grupos de corredores, que cuentan actualmente con 120 personas, dice. Para estas minorías, correr como una herramienta de salud es el principal argumento.

La asociación Black Girls Run!, por su parte, escogió centrarse en una población, mujeres negras, en la que el 82% tiene sobrepeso u obesidad en Estados Unidos. El objetivo: "Mejorar su estado general de salud", dice Jay Ell Alexander. 

En todo el país, los organizadores de carreras también se están movilizando para que se vea mejor representadas las minorías. 

The New York Road Runners, la organización que gestiona el maratón de Nueva York, creó el programa Open Run, que propone un entrenamiento semanal en muchos barrios, especialmente en las zonas populares y multiétnicas del sur del Bronx o el norte de Manhattan.

Simran Jeen Singh sostiene haber notado en los últimos años "cada vez más personas de minorías en las carreras o corriendo en parques o calles". 

Para Tony Reed, tras el auge de la participación de hombres blancos en carreras en los años 70, y luego en los 90 de mujeres blancas, el próximo será "el de las minorías étnicas".

Visto 199 veces

Aún cuando las carreras de fondo son ganadas por los atletas de la raza negra y en especial por africanos, los corredores blancos ...

El súper astro de Cleveland se rebeló con 57 puntos y fue el factor fundamental para frenar la racha negativa de los Cavs que este...

El piloto brasileño anunció en su cuenta de twitter que al terminar la temporada se retirará de la Fórmula 1 tras 260 carreras. ...

El norteamericano venció en la final al serbio Filip Krajinovic en tres sets, por 5-7, 6-4 y 6-1, resultado que dejó al español Pa...

A sus 36 años, la norteamericana Flanagan firmó el mayor éxito de su carrera en el día más indicado para ello y ante la rival más ...