Jueves, 22 Junio 2017 00:00

Llegar a la NBA no es la salvación

 
Valora este artículo
(0 votos)
Markelle Fultz es el jugador más apetecido por los equipos de la NBA. Markelle Fultz es el jugador más apetecido por los equipos de la NBA.

No todo lo que brilla es oro y en laNBAhay muchos ejemplos de cómo quedar cegados ante la presencia de sabía nueva dorada. En términos generales es fácil caer en la tentación de elegir a jugadores a los que durante toda su vida les han dicho lo buenos que son y desdeñar a otros que han tenido que batirse el cobre para hacerse un hueco en la mejor liga del mundo.

El mercadeo de talentos está a punto de comenzar y los movimientos previos alDraft 2017no se dejaron esperar.Boston Celticssacrificó la primera posición, o lo que es lo mismo, aMarkelle Fultz, para elegir en tercer lugar y adquirir una primera ronda en 2018 o 2019. La estrategia se traduce en que los de Massachusetts prefieren tener a un top 3 y un jugador de primera ronda en lugar de al más destacado de la clase de 2017.

En la fiebre del oro no hay nada garantizado. Era difícil que losLeBron James, Kevin Durant y James Hardensalieran rana, sin embargo los fracasos en las elecciones de los prospectos más atractivos han sido una constante a lo largo de los años (Anthony Bennett, Greg Oden, Michael Olowokandi…). Incluso equipos que contaron con numerosas elecciones de draft altas, como Minnesota Timberwolves o Philadelphia 76ers, aún no fueron capaces de despegar.

Al mismo tiempo, otros jugadores por los que pocos daban un céntimo se convirtieron en referencia de la NBA. Draymond Greenfue elegido en el puesto 34,Jimmy Butleren el trigésimo,Hassan Whitesidelo fue en el trigésimo tercero,Kawhi Leonarden el número 15,Stephen Curryen el séptimo,Rudy Goberten el vigésimo séptimo o ¡Isaiah Thomasen el puesto 60!

El proceso de elección y scouting no es fácil. Percibir el brillo exterior es lo más sencillo, porque desde el básquetbol de la escuela ya se saben quiénes serán los jugadores que destacarán en el instituto y en la universidad. El seratlético, eltener envergadura,destreza, buen lanzamiento, carácter sobre la duela, solidez… esos atributos se ven a leguas. Lo que no se percibe de una manera tan clara es si un jugador acostumbrado a los halagos es capaz de mantener vivo el deseo de mejorar, o salir indemne del ‘qué dirán’ y la presión mediática. 

El caso deD’Angelo Russelles uno de los más recientes. El chico recaló en Los Angeles en 2015 con el cartel de estrella antes incluso de que empezara la liga. Fue seleccionado en la segunda posición y desde su año de novato se le vieron más detalles de inmadurez en su comportamiento que destellos en la pista. Desde el incidente que le costó la boda a su compañero,Nick Young, a pequeños altercados que nada tienen que ver con el deporte e incluso su incursión en la banda de celebridades de Los Ángeles y sus distracciones. Fue más serio en su segundo año, pero su éxito en el juego sirvió más para convertirle en un activo para posibles cambios (y una liberación de espacio salarial junto aTimofey Mozgov) que en un pilar para reconstruir la franquicia. Finalmente, el martes se confirmó que recalará enBrooklyn Netsa cambio deBrook Lopezy la vigésimo séptima elección en el draft del jueves.

Visto 535 veces