En una trepidante última jornada, el cuadro bávaro goleó por 5-1 al Eintracht de Fráncfort

Berlín.- El Bayern de Múnich se proclamó campeón de la Bundesliga por séptimo año consecutivo y por vigesimonovena vez en su historia, este sábado en la 34ª y última jornada, en la que goleó 5-1 al Eintracht de Fráncfort.

El equipo bávaro necesitaba un punto para ganar el campeonato y lo consiguió sin excesivos problemas. El Borussia Dortmund, que venció por su parte 2-0 en Mönchengladbach, necesitaba un tropiezo del Bayern, que no se produjo, y finaliza a dos puntos del campeón (78 puntos contra 76).

El francés Kingsley Coman (minuto 4) adelantó pronto al Bayern ante el Eintracht, pero en el minuto 50 Sebastian Haller igualó para el equipo de Fráncfort. En ese momento, en el que el Borussia Dortmund ya ganaba en su partido, un tanto más del Eintracht privaba virtualmente al Bayern del título, pero pronto los pupilos de Niko Kovac reaccionaron para alejar ese peligro.

El austríaco David Alaba (53) volvió a poner a los suyos por delante y el portugués Renato Sanches (58) amplió después la cuenta.

- Adiós a lo grande -

La fiesta fue completa cuando Franck Ribery (72) y Arjen Robben (78), que habían comenzado como suplentes, marcaron el cuarto y quinto respectivamente, en su último partido liguero como jugadores del Bayern.

Antes del partido, Ribery (36 años), Robben (35) y el brasileño Rafinha (33) habían sido homenajeados en un breve acto de despedida sobre el césped.

Ribery entró en el partido a la hora de juego (minuto 61). En el 72 recibió de Joshua Kimmich, se deshizo del acoso de dos rivales en el área y terminó elevando por encima del arquero visitante.

Robben, que ingresó en el terreno de juego en el 67, clausuró la goleada empujando a la red a placer un pase de la muerte de Alaba, en el minuto 78.

"Así es la vida, así es el fútbol. Hay que aceptar lo que venga. Todo tiene un momento y hay que aceptarlo", declaró Ribery, que con nueve Bundesligas tiene el récord absoluto de títulos en ese torneo.

Tras el pitido final comenzaron las celebraciones y la tradicional ducha de cerveza, para festejar un campeonato que al Bayern le ha costado muchísimo más esfuerzo que en años anteriores.

El Bayern puede terminar la temporada con un doblete nacional, ya que el sábado 25 disputa la final de la Copa de Alemania contra el RB Leipzig en Berlín.

Con ello terminaría de borrar el mal sabor que dejó el fracaso europeo de este curso, cuando el Liverpool le eliminó en los octavos de final de la Liga de Campeones.

El entrenador Niko Kovac admitió que "no fue una temporada fácil" pero descartó que vaya a dejar el cargo.

"Estoy convencido de que voy a continuar. He tenido otras informaciones. Y vienen de primera mano, no de segunda", dijo para salir al paso de los rumores.

Para el Borussia Dortmund, el segundo puesto deja un sabor amargo, ya que durante varias fases de la temporada pensaron tener en su mano la conquista del título nacional, por primera vez desde 2012.

En noviembre llegó a contar con nueve puntos de ventaja sobre el Bayern, que entonces era quinto en la clasificación, pero los bávaros han protagonizado una gran segunda vuelta, que se simboliza en el triunfo 5-0 que consiguió sobre el propio Borussia Dortmund en el 'Klassiker' de la 28ª jornada, que le permitió ponerse líder.

- Bayer Leverkusen, a Champions -

Para el Eintracht de Fráncfort, esta derrota supone ver esfumarse sus últimas opciones de jugar la próxima Champions.

Con Bayern, Borussia Dortmund y RB Leipzig (3º) ya con billete a la próxima Champions, la pugna por el cuarto lugar era el otro punto caliente del día en el cierre de la liga alemana.

Ese cuarto puesto fue finalmente para el Bayer Leverkusen, que goleó 5-1 en Berlín al Hertha (11º), en un partido en el que brilló el argentino Lucas Alario con un triplete.

El Bayer Leverkusen termina con 58 puntos, tres más que el Borussia Mönchengladbach (55, 5º), que había empezado la jornada en ese cuarto lugar y que pagó su derrota ante el Borussia Dortmund. 

El Eintracht finalizó séptimo, con 54 puntos, adelantado incluso por el Wolfsburgo (6º, 55), que aplastó 8-1 al Augsburgo (15º) y logró así evitar tener que jugar las rondas previas de la próxima Europa League, como sí tendrá que hacer el equipo de Fráncfort.