Sábado, 14 Diciembre 2013 00:00

Ser o no ser

 
Valora este artículo
(1 Voto)
Primavera, Pierre Auguste Cot, 1873 Primavera, Pierre Auguste Cot, 1873

Me enamoré una vez de una chica que no estaba. Al andar cerca de mí ni la sentía, apenas vislumbraba su presencia, pero al irse a Italia ella comenzó a hacerse notar nada más que por su ausencia.

Roger Vilain                   
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Me enamoré una vez de una chica que no estaba. Al andar cerca de mí ni la sentía, apenas vislumbraba su presencia, pero al irse a Italia ella comenzó a hacerse notar nada más que por su ausencia.

Cosas así ocurren y ya, van ganando espacio como una enfermedad que te come por dentro y tú sin percatarte, y al fin, ya sin remedio, descubres la realidad que te aplasta como a un bicho.

Con razón para muchos enamorarse es enfermarse (una enfermedad benigna, por supuesto). Fiebre, tos constante, taquicardias recurrentes. Ir al médico pronto fue un trámite sin consecuencias: descanso, algo para aflojar el pecho, cuidados con la dieta y tome, esto es para que suban las defensas.

Las defensas, ajá. Resulta que uno puede defenderse de ciertos atacantes que ubicas en tu campo visual, que puedes percibir con cierta antelación. Es factible la defensa a propósito de un enemigo más o menos concreto, que de algún modo está parado enfrente, pero jamás hacerlo si el asunto cobra ribetes inimaginables. ¿Cómo atrincherarse para eludir la no presencia de alguien? ¿Qué es eso de escudarse en función de que ella estaría aquí, y cada vez con mayor fuerza, justamente por su ausencia?

He tenido siempre la impresión de que existen hechos corriendo bajo el césped, por debajo de la mesa, subterráneos, abrazándose con otros para que por re o por fa termines involucrado, sin que te percates, en la nueva realidad que te coge por el cuello. Estaba enamorado de un vacío, andaba prendado de una huella, de la forma que desaparece poco a poco una vez que el cuerpo se levanta del sillón y se aleja del cojín quedando sólo el hueco, el molde, la ausencia ahora visible, hecha fiebre con palpitaciones.

Es curioso, pero termina uno por extrañar lo que nunca formó parte de lo cotidiano. Un fantasma es eso, un no sé qué poco explicable en relación con cierta existencia que no es. Suena complejo, suena rudo, ya lo sé, ni yo mismo logro comprenderlo, pero créame que a veces somos mucho más dados al guante que a la mano, a la fascinación onírica que a la realidad monda y lironda. En ocasiones estamos más pendientes del labial sobre la copa que de la boca en cuestión o de la forma de sus glúteos llenando con valles y relieves esa falda colgada en el armario que de ella en carne viva, en carne y huesos. Qué le vamos a hacer.

Estuve prendado de una chica que no estaba, y no estar era en efecto la presencia. Después, al paso de los años regresó, vino a mi lado. Ocurrió entonces que comencé a extrañar su ausencia, me enamoré esta vez del hueco que antes sentía tan a mi lado, tan conmigo, tan afín, tan ella. Me fui lejos, mandé al diablo toda cercanía hasta encontrar de nuevo la felicidad venida a menos. Otra vez se hizo notar porque no estaba. ¿Somos de lo más extraños, no? De lo más extraños, qué más da.


Escritores en su tinta

Ángel Gutiérrez          
@agape270984

Jaime Sabines Gutiérrez nació en México el 25 de marzo de 1926. Fue poeta y ensayista. Estudió letras en la Universidad Nacional Autónoma de México donde se licenció en Lengua y Literatura Española; ganó el Premio Nacional de Literatura en 1983 en su país. Entre sus poemarios se encuentran: Adán y Eva (1952), Maltiempo (1972), Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (1973) y Uno es el hombre (1990). Jaime Sabines falleció el 19 de marzo de 1999.

Te desnudas igual que si estuvieras sola...

Te desnudas igual que si estuvieras sola
y de pronto descubres que estás conmigo.
¡Cómo te quiero entonces
entre las sábanas y el frío!

Te pones a flirtearme como a un desconocido
y yo te hago la corte ceremonioso y tibio.
Pienso que soy tu esposo
y que me engañas conmigo.

¡Y como nos queremos entonces en la risa
de hallarnos solos en el amor prohibido!
(Después, cuando pasó, te tengo miedo
y siento un escalofrío).


Flash de nuestro ayer

Diego Rojas Ajmad             
@diegorojasajmad

El “Flash de nuestro ayer” nos regala esta imagen que corresponde a la carrera Upata, en el centro de Puerto Ordaz, durante la década de los años sesenta. Hoy funciona en ese edificio el Hotel Tepuy.
C4flash2


Poesía venezolana

Guillermo Cadrazco (Sucre, 1962)

I
Las aguas disipadas
son lágrimas
hojas secas
muchísimos cuerpos
perdidos con el tiempo

I I
Ven
crucemos al mar
perdámonos
en lo absoluto de su cuerpo

I I I
Pareciera absurda la alegría
pero en este sueño
es necesario un pequeño instante de emoción

I V
No logro salir
de este sueño
vuelas conmigo
suceso real
mágico y excelso

V
En ti
y en mí
la lluvia es un deleite
nada se nos ha de quedar pendiente
ni oculto
en el olvido

V I
La lluvia hoy escribió
miles de palabras llegaron
alimentaron al mundo
las hojas de los árboles nacieron

V I I
Tú y yo
somos éxtasis primaveral
inmenso árbol
abrigado
por las lluvias
por el sol


Página cultural del Ciela

Centro de Investigaciones y Estudios en Literatura y Artes de la Universidad Nacional Experimental de Guayana

Año 1 - Nº 21

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Realizadores

Jatniel Villarroel (Coordinador)

Carmen Rodríguez

Roger Vilain

Fabiola Mendoza

Ángel Gutiérrez

Diego Rojas Ajmad

Visto 7701 veces Modificado por última vez en Jueves, 07 Agosto 2014 17:31

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Edgarlis Peñaloza, de un año, y Ángel Grillet, de tres meses, son las nuevas víctimas del hambre. Con ellos, son seis los bebés qu...

En la Venezuela de la democracia recién estrenada, esta mujer se empecinó en que la modernidad también debía llegar a través del a...

El concejal Armando Betancourt hace referencia a la deficiencia de los servicios públicos en el municipio El Callao, en la víspera...

El guión del cineasta José Zamora centra su historia en la comunidad de Campo Rojo, reflejando la tradición de niños que se lanzan...