Jueves, 12 Octubre 2017 00:00

Dunkirk, de vuelta a lo básico

  Ginner Goatache
Valora este artículo
(0 votos)

Christopher Nolan deja los acertijos y el espacio para dar vida a una historia de la vida real en Dunkerque, protagonizada por Tom Hardy y Harry Styles.

Ginner Goatache

Dunkerque no es una película para amantes de tiroteos incesantes. Si por error entraste a la función pensando que esta película de la Segunda Guerra Mundial se iba tratar sobre eso, bien pudiste haber perdido tu dinero.

La obra de Christopher Nolan está basada en la operación Dínamo, un masivo rescate de tropas británicas varadas en las playas de Dunkerque durante 1940, luego de que los Nazis con su Blitzkrieg tomaran gran parte de Francia. Es una película muy realista en el sentido que no tiene muchas escenas con CGI, lo que hace difícil representar escenas donde hay cerca de 400 mil soldados apostados en las costas, por lo que se hicieron rellenos con soldados de cartón, y un “ejército” de 1500 extras. Detalles que pueden pasar desapercibidos, como un buen diseño de vestuario -que se apega bastante a lo histórico-, le dan un toque característico al filme, que fue grabado en donde sucedió tal acontecimiento. La autenticidad de los sucesos históricos dan un aporte especial y único, pues la superproducción incorporó incluso un destructor de la marina francesa, replicas del armamento utilizado y vehículos militares de la época.

Sobre el desarrollo
El argumento de la película se desenvuelve en tres perspectivas. Un día, que es el tiempo en que los barcos civiles y militares van en camino desde las costas de Gran Bretaña, atravesando el Canal de La Mancha, para llegar a costas francesas. La segunda acción que observamos en la película sucede en una hora, a cargo de los pilotos de la Fuerza Aérea Británica; y la última perspectiva es la de los soldados de infantería que permanecen una semana en la playa esperando por el rescate.

Desde el inicio de la función, nos encontramos en suspenso con lo que va sucediendo, siguiendo a un presunto soldado británico que debe regresar a las playas, luego de haber perdido a sus compañeros, mientras se adentraban en la ciudad -que ya había sido tomada por los alemanes-.

La presencia de personajes alemanes es nula. Christopher Nolan quería mantenernos en suspenso, ponernos en los zapatos de los personajes, nunca sabiendo desde donde puede venir el próximo torpedo, el próximo disparo o la próxima bomba disparada desde los aviones de la Luftwaffe.

Realmente la película no nos entrega grandes diálogos, en realidad, los pocos minutos de conversación entre personajes solo nos dan pequeños detalles de lo que sucede. No hacemos conexión emocional con la vida de los personajes, simplemente la obra cinematográfica quiere que sintamos la tensión y el estrés que podría haber sentido cualquiera de ellos en esas circunstancias.

La actuación no es exagerada, realmente las acciones que realizan no parecen alejadas de la realidad. A pesar de esto, no resalta mucho la participación de uno de los grandes actores que aparecen en el filme, como Tom Hardy que personifica a Farrier, uno de los tres pilotos británicos que prestan servicio de apoyo en las playas de Dunkerque.


Trailer de Dunkerque (2017, Christopher Nolan) 

Una de las novedades comerciales que presentaba la película era el debut filmográfico de Harry Styles como actor. El integrante de la banda juvenil One Direction personificó a un soldado del ejército británico. No contó con el protagonismo que supuso el “hype” en los medios durante la grabación de la película, aun así su actuación no estuvo mala.

A diferencia de Inception (El Origen), Interestelar, la trilogía de El Caballero de la Noche, entre otras obras cinematográficas de Nolan, no resalta el aporte de un gran guión literario con frases y diálogos que nos vuelan la cabeza. No encontramos en Dunkerque una historia alucinante que nos mueve la masa gris para encontrar un sentido a la intencionalidad del autor; pero si es un buen thriller para entender un hecho transcendental de la Segunda Guerra Mundial, y es por eso que quizás el final de Dunkerque no nos deja boquiabiertos, ni requemando con un análisis de lo que pudo pasar o no, como sucede con El Origen.

Resumiendo, el filme tiene un buen manejo de la fotografía y el montaje en sí. No hay grandes acciones “heroicas” ni un superhéroe que combate contra el mal. Los pequeños detalles, uno a uno, dan autenticidad a la obra. La musicalizaciónde Hans Zimmer no complace tanto como en otros filmes, pero va acorde a lo que estamos viendo en la pantalla, y va de la mano con lo que experimentamos junto a los personajes. Quizás Dunkerque no sea ganadora de muchos premios, pero si tiene varios aportes interesantes, que aunque a mi gusto no la hacen la mejor película dirigida por Christopher Nolan, no deja de ser una obra de Nolan que no hay que dejar de ver.

Visto 74 veces Modificado por última vez en Jueves, 12 Octubre 2017 21:45

El excantante y bajista de PInk Floyd, durante su gira Us + Them, en Estados Unidos, alertó el peligro que representa el magnate y...

En la Venezuela de la democracia recién estrenada, esta mujer se empecinó en que la modernidad también debía llegar a través del a...

El concejal Armando Betancourt hace referencia a la deficiencia de los servicios públicos en el municipio El Callao, en la víspera...

El guión del cineasta José Zamora centra su historia en la comunidad de Campo Rojo, reflejando la tradición de niños que se lanzan...