Domingo, 05 Febrero 2017 00:00

Rodolfo Izaguirre: el cine en persona

  Vanesa Chang y Kimberley Harry
Valora este artículo
(0 votos)
Rodolfo Izaguirre: el cine en persona Foto tomada de El Universal

La crítica cinematográfica venezolana aún cuenta con un baluarte importante: Rodolfo Izaguirre, quien también se ha encargado de preservar la memoria cinematográfica del país.

Vanesa Chang y Kimberley Harry

Desde su creación el cine ha representado una forma de expresión de pensamientos, opiniones y sentimientos a través de imágenes en movimiento, que nacen de la mente de una o varias personas dispuestas a exponer al público un largometraje, con el fin de transmitir una determinada conclusión acerca de un tema.

A medida que ha pasado el tiempo el cine ha avanzado, hasta convertirse en una gran industria de la cual salen distintos géneros como lo es la comedia, drama, musicales, etc. Sin embargo, a pesar de haber evolucionado en algo comercial no ha dejado de permitir la realización de largometrajes que contribuyan a informar y concientizar sobre temas polémicos.

Para poder llegar al punto en el que se encuentra el cine venezolano, como cualquier otro, ha tenido que pasar por distintas etapas, teniendo altos y bajos, logrando obtener reconocimientos alrededor del mundo.

Rodolfo Izaguirre, ensayista, crítico cinematográfico y novelista venezolano expuso ante una entrevista que: “El cine venezolano ha recibido mucho palo, pero hemos aprendido de esos garrotazos. Los espectadores necesitan nuevos argumentos. Nuestro cine ha diversificado los temas, eso permite abarcar y conquistar otros mercados. Antes era un solo tema; la delincuencia, las prostitutas, los muchachos perseguidos por la policía. Nuestros cineastas están contando nuevas historias y lo están haciendo muy bien.”

Contando así, que cada declive por el que ha pasado el cine venezolano ayudó a formarlo, a hacerlo mejor y crear en el espectador una cultura de no conformarse con lo que está viendo, de querer más; y es por ello que los directores que han emergido en la actualidad buscan innovar en lo que hacen.

Izaguirre es considerado un hito en el cine venezolano, nacido en Caracas y que debido a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez tuvo que ir a París para estudiar derecho, conoció el cine gracias a la Cinemateca Francesa y ha dedicado su vida a evaluar, estudiar y conmemorar las películas hechas en nuestro país.

Además de que durante los años 1968 a 1988 estuvo a cargo de la dirección de la Cinemateca Nacional de Venezuela, la cual tuvo como objetivo presentarle a las personas los clásicos de la cinematografía mundial, trabajando en este lugar logró hacer de este un ambiente de posibilidades para nuevos talentos.

Rodolfo Izaguirre se considera a sí mismo como una fuente información para las personas que quieren incursionar en el mundo del cine, estableciendo que él es historia, el pasado que necesitan conocer para poder avanzar y dar lo mejor de sí en el presente y el futuro.

También considera que para poder mantenerse al tanto de lo que sucede, necesita aprender de la actualidad, que esto para él es un acto de reciprocidad en el cual todos actúan para ser mejores personas y profesionales.

Sin duda para cualquier persona dentro de este medio Izaguirre es una persona digna de estudiar, abarco diversos ámbitos llegando incluso a desarrollarse como columnista y escritor; algunas de sus obras más conocidas son: Historia sentimental del cine americano (1968) y El cine venezolano (1966).

Su mayor consejo para los jóvenes cineastas es: “Que hagan su vaina, que asuman su rango. No se pueden apoyar en una muleta, que soy yo, tienen que asumir su responsabilidad, porque así es como se aprende en el cine. Qué consejo puedo darle yo a esos muchachos, si se equivocan se equivocaron y si triunfan es su triunfo, asuman su película".

Gracias a los años de experiencia que ha tenido dentro del medio cinematográfico Izaguirre desarrolló un ojo crítico que comparte semanalmente con los venezolanos a través de su columna en El Nacional. Asimismo se convirtió en un modelo a seguir para los jóvenes cineastas del país y un ejemplo de que mientras disfrutes lo que hagas y trabajes duro para alcanzar tus sueños nada realmente puede salir mal.

Visto 861 veces Modificado por última vez en Domingo, 05 Febrero 2017 13:18

Edgarlis Peñaloza, de un año, y Ángel Grillet, de tres meses, son las nuevas víctimas del hambre. Con ellos, son seis los bebés qu...

En la Venezuela de la democracia recién estrenada, esta mujer se empecinó en que la modernidad también debía llegar a través del a...

El concejal Armando Betancourt hace referencia a la deficiencia de los servicios públicos en el municipio El Callao, en la víspera...

El guión del cineasta José Zamora centra su historia en la comunidad de Campo Rojo, reflejando la tradición de niños que se lanzan...