Jueves, 15 Septiembre 2016 00:00

GastroDirectorio, un reencuentro de los venezolanos esparcidos por el mundo a través de la cocina

 
Valora este artículo
(3 votos)
100 registros aproximadamente de cocineros, sommelier, bartenders, camiones de comida, productos y servicios, ofrecidos por venezolanos, ya están en línea en el directorio 100 registros aproximadamente de cocineros, sommelier, bartenders, camiones de comida, productos y servicios, ofrecidos por venezolanos, ya están en línea en el directorio

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

  A13 2
La creadora de GastroDirectorio, Linny Suárez, es periodista y foodie, con estudios en Alta Cocina, panadería, pastelería y chocolatería
 

La primera imagen al entrar a GastroDirectorio agua la boca, pero es solo un abreboca de la variedad de platos y sabores en gráficas y coordenadas, preparados y servidos por venezolanos, esparcidos en el mundo entero.

El portal, lanzado apenas el sábado cuando se celebró el Día Mundial de la Arepa, es una invitación a conocer y ubicar a quienes apuestan por nuestra cocina venezolana en el mundo. Tras bastidores de este nuevo proyecto nacido en Ciudad Guayana, está la periodista graduada de la UCAB, amante de la cocina y columnista gastronómica de Correo del Caroní, Linny Suárez, quien -una vez más- apuesta por el fogón y los sabores venezolanos más auténticos, que cautivan hoy a otras culturas.

Este rincón virtual, en palabras de su creadora, tiene el objetivo de recopilar en un solo lugar a chefs, pasteleros, sommeliers, foodtrucks, areperas, comunicadores y restaurantes que sirven comida venezolana en otras tierras, así como a fabricantes de productos y proveedores de servicios vinculados a la gastronomía. Es una apuesta al sabor venezolano, mestizo por la unión de tantas culturas de inmigrantes acogidos por el país, que hoy se exportan.

“La cocina está siendo una forma de que la gente se reconcilie con su país. La gente te dice que es de padres árabes o italianos, pero cuando está afuera es más venezolano que una arepa. Extraña una malta, una salsa de ajo y en las condiciones que estamos ahorita de país, nosotros mismos extrañamos a nuestra Venezuela y nuestra gastronomía”, cuenta.

En esa onda, cuenta, ha visto la preparación de arepas en el popular show de Estados Unidos, MasterChef, o pizca andina y hallacas en programas de Europa. Aunque la arepa es la carta de presentación, ha encontrado alrededor del mundo venezolanos especialistas en queso, probando la producción de lácteos frescos en naciones como Dinamarca, Irlanda, Nueva Zelanda e, incluso, París; tequeñerías o creativos del maíz tierno en Europa. En fin, sabor nacional en todos los rincones, en la medida de la diáspora de venezolanos por la crisis nacional.

“La idea es que se consolide ese movimiento que está muy incipiente y que nos sintamos orgullosos de nuestro gentilicio”. Las cualidades de sabrosura y platos no muy especiados le han permitido al plato venezolano integrarse a otros paladares con facilidad, determinando el éxito de los creativos culinarios criollos en otros países.

- Comentas que la cocina venezolana se puso de moda, ¿lo vinculas a la migración de venezolanos por el resto del mundo con esa herramienta a mano que es la cocina?

- Habría que estudiar si es a raíz de la diáspora, pero probablemente sea así. La gente se ha ido, añora sus sabores y de la gente que he entrevistado sobre todo en Europa, son todos profesionales con posgrados en el exterior que, al final, terminan apostando por su cocina. Eso me parece fantástico porque las referencias en nuestro país de la gastronomía de otras culturas han sido gracias a la llegada de colonias importantes como la árabe y la italiana. Ese mismo proceso se podría estar dando con los venezolanos en el exterior y ha sido exitoso. La arepa ha sido nombrada como el mejor desayuno en Estados Unidos; existe el Día Mundial de la Arepa consolidado y la gente ha aprendido a diferenciar el estilo venezolano.

- ¿Cómo estas personas con las que has hablado en el resto del mundo mantienen la conexión con nuestras raíces gastronómicas al llegar a una tierra con sabores totalmente distintos?

- Todos han estudiado su mercado y han podido mezclar los sabores locales con la base de la cocina venezolana. Tienen una ventaja que es que pueden encontrar casi todos los productos. Consiguen harina PAN, me han manifestado que el ají dulce se les hace complicado o los quesos frescos y por eso algunos han resuelto producirlos. La idea es introducir la gastronomía venezolana sin generar resistencia. En Estados Unidos trabajan más en la forma y en el empaque porque es lo que valoran; las experiencias son distintas en cada lugar y se adaptan.

- ¿Cómo evalúas en este momento la cocina venezolana, con todas esas variables de escasez y dificultades que has mencionado?

- La cocina venezolana está atravesando un momento importante porque estamos mirando hacia adentro. Tenemos una cocina muy rica y abundante pero muy mestiza porque nos hemos ido apropiando de otras construcciones.

Los perros calientes, por ejemplo, no son una construcción venezolana pero el perro con todo es nuestro. Con la escasez, el desabastecimiento y la dificultad económica que hay, el venezolano ha tenido que mirar a su despensa natural, ¿qué es lo que tengo a la mano?, quizás estamos acostumbrados a comer pasta, pero por las dificultades vuelvo al casabe, al maíz pilado, al plátano, a las cosas que tenemos acá.

La cocina me ha enseñado el desde cero. Todo lo que comemos y todo lo que está en nuestro entorno surgió de una idea, de la nada, desde cero y eso me abrió una visión de todo lo que el venezolano tiene para hacer. La pasta es simplemente harina, huevos, sal, agua y manos. Cuando entiendes eso, amplías tus posibilidades y empiezas a hacer una cocina más consciente, ecológica y tratas de no desperdiciar como antes. Lo que nos ha quedado de esta crisis, que es condenable, es el valor.

- En ese punto, justamente, ¿cómo crees que la cocina venezolana y esos tropiezos que ha experimentado pueden contribuir a un cambio en Venezuela?

- Estamos más conscientes del valor de lo que hacemos, de nuestro trabajo, de nuestro producto. Cuando puedes defender lo que te ha costado, aumenta tu autoestima. El venezolano tiene la autoestima muy golpeada por todo este proceso que ha vivido y la cocina es un vehículo para reconciliarte con tu país y ser todos venezolanos. La cocina nos une y esa fue la idea de donde surgió GastroDirectorio, de reencontrarnos a través de nuestros sabores.

- ¿Cómo visualizas este directorio en un par de años?

- Me gustaría que crezca, me gustaría llegar a tener 1.000, 2.000 e infinitas historias exitosas de venezolanos haciendo cosas afuera y en Venezuela. Lo que visualizo y quiero es que la gastronomía venezolana se convierta en una referencia positiva de nuestro país.

Visto 3179 veces Modificado por última vez en Martes, 20 Septiembre 2016 00:36

La leyenda del rock que insufló de personalidad al género musical estadounidense murió el sábado en el estado de Missouri, Estados...

A propósito de las fiestas patronales en Elorza, la banda guayanesa presentó la penúltima canción de su material en vivo, libre pa...

“Estamos investigando cómo pudo ocurrir y lamentamos profundamente que sucediera”, informó la firma responsable de contar los voto...

Con la estatuilla en la mano, los artistas ganadores de los Oscar  comparecieron ante más de 400 periodistas y responder a pr...

Barry Jenkins conquista con su segunda película el corazón de Hollywood con un presupuesto mínimo, actores desconocidos y apenas 2...