Domingo, 30 Abril 2017 00:00

13 Reasons Why: el suicidio según Netflix

 
Valora este artículo
(1 Voto)

Betty Lyon Bonucci
En Twitter: @karollyon

Hannah Baker es una tonta. Ese es uno de los primeros pensamientos que rodean al espectador al entender de qué va 13 Reasons Why, el más reciente alboroto de Netflix.

Y sigue argumentando: es una tonta porque decidió suicidarse por “tonterías”, y dejó grabaciones explicando cada una de esas tonterías. También dejó a sus padres hechos un desastre, pero eso le importó poco.

Pero resulta que el calificativo de tonta para Hannah Baker, interpretada por Katherine Langford,va menguando a medida que transcurren los 13 capítulos de la serie, producida y distribuida por la plataforma streaming desde el 31 de marzo, y que la audiencia, en especial la comprendida entre 13 y 20 años, devoró en menos de dos semanas.

Pues Hannah Baker levanta la voz, después de muerta, para señalar todo lo que está mal en la sociedad norteamericana, y que por extensión salpica al resto del mundo porque no estamos exentos de caer en esos problemas.

La depresión, el abuso sexual, el bullying o el simple hecho de no prestar atención a los detalles podrían desencadenar consecuencias como el suicidio.

13RW2

“Nadie sabe con seguridad el impacto que tiene sobre la vida de los demás”, es una de las tantas reflexiones del libro homónimo escrito por Jay Asher, y es  precisamente allí donde radica el éxito de la serie de Netflix: cómo las acciones de compañeros, familiares, profesores y conocidos de Hannah Baker se convirtieron en las razones de su suicidio.

La omnisciente Hannah va contando su historia a través de cassettes, pero el peso de la narrativa recae sobre Clay Jensen, compañero de Hannah quien recibe las cintas grabadas por ella y comienza a recrear todo el suplicio de la joven a medida que las va escuchando.

Dándole rostro a Clay descubrimos al joven actor Dylan Minnette, quien con una palpable sensibilidad se convierte en el portavoz de Hannah, piensa en hacer justicia y es, por supuesto, en quien recaen las culpas como alguien que realmente pudo haber ayudado a Hannah debido al aprecio y la cercanía que tenían.

El  suicidio desde el punto de vista de la serie no  va ligado a ningún juego, como el recientemente popularizado “La ballena azul”, sino que va ligado a problemas psicológicos y sociales que se convierten en una carga pesada para la protagonista y que ninguno de sus conocidos supo detectar a tiempo o no creyeron posible  que se pudiese llegar a ese extremo.

13RW3

Bien contada, con una calidad visual sobresaliente y escenas extremadamente crudas, una vez más se comprueba que Netflix apuesta por guiones sólidos y por historias polémicas, pues no se han escapado de la señalación a la apología al suicidio, pero ante todo: Netflix apuesta por hacer las cosas bien, pues aunque el elenco de la serie está conformado por jóvenes, las figuras parentales cumplen un rol dramático enorme, liderado por  Kate Walsh (Grey’s Anatomy), quien se convierte en la madre agonizante de la joven que se suicida.

Así, 13 Reasons Why se convierte en éxito, con temas tan delicados como tabús, pues pocos hablan de la depresión como enfermedad, asociándolo a una fase de la adolescencia, a la normalización del bullying, y el silencio ante cómo la sociedad se hace la vista gorda ante el abuso sexual. 

Visto 1031 veces
Más en esta categoría: « La misión de La La Land

El escritor Francisco Arévalo analiza, más desde la mirada del doliente que del observador aséptico, la debacle del arte en Venezu...

La leyenda del rock que insufló de personalidad al género musical estadounidense murió el sábado en el estado de Missouri, Estados...

“Estamos investigando cómo pudo ocurrir y lamentamos profundamente que sucediera”, informó la firma responsable de contar los voto...

Con la estatuilla en la mano, los artistas ganadores de los Oscar  comparecieron ante más de 400 periodistas y responder a pr...

Barry Jenkins conquista con su segunda película el corazón de Hollywood con un presupuesto mínimo, actores desconocidos y apenas 2...