Miércoles, 01 Marzo 2017 00:00

Fe y Alegría: sexagenaria con energía

 
Valora este artículo
(1 Voto)
En sus 62 años, Fe y Alegría avanza haciendo honor a su lema para este aniversario: “Aprendemos y emprendemos” En sus 62 años, Fe y Alegría avanza haciendo honor a su lema para este aniversario: “Aprendemos y emprendemos” Foto cortesía Fe y Alegría

La red jesuita de educación y formación social llega a los 60 años en Venezuela con optimismo renovado, planes y proyectos para seguir avanzando en pro de la comunidad en medio de las tribulaciones de un país en crisis.

¿Usted es de los que cree que alguien con más de 60 años ya tiene poco qué hacer o qué inventar? Pues muy equivocado: ahora es cuando se puede innovar porque hay la sabiduría de los años reflexionados, aprendizajes incluso de errores, y si usted además se sabe juntar con gente positiva, habrá ánimo para emprender soluciones ante cada reto. Eso es válido para las personas y también para organizaciones. En esta oportunidad me voy a permitir echar flores a mi familia grande: Fe y Alegría. Estamos de cumpleaños, son 62, y el lema es Aprendemos y emprendemos.

La energía nos viene de estar atentos a la realidad y saber que nuestra misión es la Construcción de la sociedad justa y fraterna, la realidad impone la celeridad, la sensibilidad hace que no nos durmamos y con 140 mil alumnos en el país, nada nos es ajeno.

Veamos algunas evidencias de esa energía de la que hablamos: ante nuevos problemas, nuevos ensayos y los que resultan, pues los multiplicamos, nada de improvisar. Vamos a mencionar iniciativas desde tres dimensiones complementarias, pero distintas: la económica-tecnológica; la social y la pedagógica.

Las iniciativas que llamamos económicas vienen por el reto de romper con la mentalidad rentista. Venezuela no puede seguir viviendo de la renta, no sólo porque la renta petrolera está a la baja, sino porque no es educativo enseñar que se puede vivir sin trabajar, o que hay que sentarse a esperar las soluciones. Nuestros estudiantes deben salir preparados para producir bienes o servicios, y se aprende haciendo, como decía Simón Rodríguez. Así, por apuntar una iniciativa productiva que me encanta: en la Escuela Campesina -estado Lara- se está produciendo Cafeyalegría, ¡Una delicia!, es realmente un café con rico aroma, lo distribuimos en nuestras redes solidarias, no se regala, porque producir cuesta. Se aprende a producir produciendo. ¿Cómo la ven? 

Juventud sin violencia

 

MÁS INFORMACIÓN

Un joven asesinado no es un muerto más

barra 4naranja300

Respeto a la dignidad

barra 4naranja300

Habilidades sociales para convivir y… para gobernar

 

Tenemos iniciativas pedagógicas: nuevos temas, nuevos abordajes. Anoto dos de reciente aparición: prevención e intervención de la violencia sexual en nuestros centros. Este tema nunca lo habíamos tratado abiertamente, pero este año escolar es una línea nacional que todo el personal, desde los porteros hasta los directores, deben trabajarlo, y esto se incluye en la profundización de nuestro compromiso de garantizar los derechos de niños, niñas y adolescentes, que son nuestra responsabilidad. Ya esto es novedad en un país en donde parece que asumir responsabilidades ha desaparecido de nuestra cultura. La Lopnna nos obliga. Hay que prevenir, pero también hay que enfrentarla, sea que la violencia suceda en el hogar de nuestros alumnos o en las aulas. ¡Algo bueno saldrá de este trabajo! También estamos trabajando el tema de cómo cuidar a los cuidadores, esto es, herramientas para que los docentes se animen en medio de tanto agobio.

Finalmente, los emprendimientos que llamamos sociales: frente a la cultura de la violencia, Fe y Alegría ofrece no sólo a las madres de sus estudiantes sino a las madres de cualquier comunidad popular, su programa Madres Promotoras de Paz, cuyos primeros ensayos fueron en Guayana y este año se multiplican los nuevos grupos en 12 ciudades del país. No resolvemos todo, pero que nadie diga que hubo violencia y miraste al otro lado. ¿Hay hambre? Pues ahí están las Ollas Solidarias Escolares. Que tampoco se diga que tuve hambre y no me diste de comer.

Todas esas iniciativas, y muchas más, nos llenan de vida, nos retroalimenta. Así que tenemos Fe, Alegría y energía.

Visto 3777 veces Modificado por última vez en Miércoles, 01 Marzo 2017 20:34

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.