Ciudad

Afectados denunciaron que sus viviendas siguen anegadas por las aguas que se mantienen en el interior de las viviendas, además de los enseres perdidos. Manifestaron que la solución ofrecida por las autoridades es mudarse a casa de vecinos, familiares o amigos, o -en última instancia- refugiarse en las instalaciones del Comando de la Guardia Nacional o la milicia. Mientras tanto, los afectados hablan: “Perdimos muchas cosas, los enseres, los electrodomésticos, puertas, le hago un llamado a las autoridades para que no envíen a personas a verificar si lo que decimos es cierto, que vengan ellos mismos”.
Recordaron la escasez de combustible al sur de la entidad, lo que los obliga a cargar bidones para abastecerse durante el viaje.
Piden respeto a sus propiedades, pues la situación del país está para apoyar a quienes suman en la producción de alimentos, y no a quienes restan.
El presidente de Asogapal, Julio Malavé, recordó que al no tener animal sano, no hay producción sana, por lo que instó al Estado a facilitar las gestiones para la vacunación.
De acuerdo con el observatorio indígena Kapé, 100 familias waraos viven en el vertedero de Tucupita. Otras comunidades en Delta Amacuro se enfrentan a la proliferación de enfermedades endémicas.
Template by JoomlaShine