Desde el lunes, el capitán de Parkupik advierte sobre las amenazas a la comunidad por la presencia de grupos armados en el sector 7 de Ikabarú.

El Ministerio Público guarda silencio cómplice sobre la masacre en Ikabarú, ocurrida el pasado 22 de noviembre en la comunidad mixta del municipio Gran Sabana, al sur del estado Bolívar.

A través de su cuenta en Twitter, la fiscal en el exilio Luisa Ortega Díaz se pronunció este miércoles y aseguró tener pruebas contra el almirante William Serantes y el gobernador Justo Noguera Pietri por esta matanza.

“Hemos recibido importantes elementos que acreditan la responsabilidad del almirante William Serantes Pinto y Justo Noguera en la masacre de indígenas en Ikabarú (Bolívar). En los próximos días ejerceremos acciones ante organismos internacionales contra estos criminales”, aseveró Ortega Díaz.

La noche del martes, Walter Torres, capitán pemón de Parkupik, una de las comunidades indígenas del sector 7 de Ikabarú, difundió un audio en el que alertó sobre la presencia de un grupo armado tomando el control de la zona.

“No sabemos quién está detrás de todo eso, pero hay un grupo armado que está tomando el control del sector 7. Están cerca de mi comunidad, están en un lugar llamado Fariñeo, a 2 o 3 mil metros aproximadamente. No sabemos qué va a suceder, nos sentimos bajo amenaza”, dijo Torres.

Aseguró que enfrentarán esta situación y no huirán de la comunidad. “Nuestro municipio está siendo azotado solamente para poder tomar control de nuestro territorio”, afirmó el capitán pemón.

Template by JoomlaShine