Tres, cinco o más meses llevan esperando para ser intervenidos los pacientes del Ruiz y Páez, aunque consigan por cuenta propia los insumos médicos.

Egevis Hernández lleva cinco meses hospitalizada en el Complejo Universitario Hospitalario Ruiz y Páez en Ciudad Bolívar. Ingresó el 23 de diciembre al área de Traumatología, y desde entonces espera para ser intervenida quirúrgicamente.

“¿Cómo es posible que tengo ya cinco meses aquí y mi mamá tiene que estar pidiendo por allí para poderme operar? Mi mamá consigue los materiales y tampoco me quieren operar, lo quieren estar engañando a uno”, denunció Hernández.

“Hay pacientes que los han corrido como unos perros, no tienen respeto ni consideración con uno y eso que no tienen dinero, porque no son de aquí, son de El Tigre, Maracay, Margarita. A veces tienen los implementos, pero no nos quieren apoyar, quieren que uno para los medicamentos y uno no tiene real, no tenemos dólares”, manifestó Yoetsis Freites.

Otra de las pacientes aseguró que lo que ha visto en el hospital ha sido injusticia. “¿Cómo es posible que a uno con una quebradura en la pierna nos tengan dos meses aquí, nos quieren tener como unas ratas de laboratorio?”.

Aseguraron que un clavo endometrial bloqueado lo venden en unos 700 dólares.

La situación se repite en el Hospital Uyapar de Puerto Ordaz, donde más de 20 pacientes llevan hasta ocho meses esperando por disponibilidad en quirófano.

Las denuncias coinciden en que pese a conseguir los insumos médicos, y estando preparados para el ingreso, son devueltos de quirófano.

Por otra parte, expusieron las precariedades del hospital, por las condiciones insalubres de los baños y falta de camas clínicas.