Desde los hechos del 23 de febrero en Santa Elena de Uairén, el alcalde electo en Gran Sabana se resguardó en Brasil, ante la presunta orden de detenerlo “vivo o muerto”, según denunció.

Desde el 23 de febrero, día en que se esperaba el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela desde la frontera con Brasil, el alcalde electo en Gran Sabana, Emilio González, se trasladó hasta Pacaraima, en el estado fronterizo de Roraima, alegando la persecución en su contra, que buscaban detenerlo y responsabilizarlo por los asesinatos de pemones y criollos, cometidos por el Ejército y la Guardia Nacional.

El 25 de febrero, González informó que se ausentaría por 15 días y nombró alcalde encargado a José Abrahan Moreno, director de Servicios Públicos de la Alcaldía. Con esto frenó las pretensiones de la Cámara Municipal de decretar la ausencia absoluta y designar en el cargo al presidente del Concejo, José Alejandro Barreto, conocido como el Gago.

Para el 6 de marzo, mediante Resolución Nº 025/2019 dejó sin efecto ese nombramiento, para dejar temporalmente en el cargo a Antulio Roger Bermúdez Zapata. Sin embargo, esta no especificó el tiempo de la ausencia temporal que en principio González alegó que también obedecía a problemas de salud.

       
El 6 de marzo, una nueva resolución nombró a Antulio Roger Bermúdez Zapata alcalde encargado de Gran Sabana | Foto cortesía

Han pasado dos meses y Emilio González continúa en Brasil. No ha habido pronunciamiento oficial de esta ausencia, quién está en la encargaduría, y la cámara tampoco se ha pronunciado, ni cuando el 12 de marzo realizaron una sesión en la que presuntamente habían declarado la falta absoluta de Emilio González, y designado a Barreto -pertenece a las filas del Movimiento Revolucionario Tupamaro (MRT)- alcalde encargado.

Esa supuesta designación, basándose en el artículo 87 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, trajo disputa entre los concejales de la bancada del régimen, que peleaban porque el cargo estuviese en manos de la concejala del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) Iraima Yánez, aun cuando -de declararse legalmente la falta absoluta- le corresponde al presidente del concejo.

La exdiputada Nancy Ascencio fue nombrada recientemente como comisionada especial del municipio, puesto que ocupaba el mayor Javier Pérez Ortiz. Entonces se denunció que se trataba de una usurpación en la Alcaldía.

El burgomaestre electo se ha limitado a responder vía mensajería WhatsApp: “Yo estaba en una comunidad indígena reunido con los capitanes de diferentes comunidades, era aproximadamente las dos de la tarde del mismo día 23 (de febrero) cuando tomaron la Alcaldía. Desde ahí se escucharon muchos disparos en el centro del pueblo. Me llegó una alerta de una orden de captura vivo o muerto. Por mi seguridad y la de mi familia que está en amenaza de muerte me trasladé al vecino país Brasil y desde ese día me encuentro aquí. Con esta acción, ellos ejecutan su plan de apoderarse del municipio para saquear el mineral de la zona”.

“He sido desplazado forzosamente, pero desde aquí sigo trabajando y también denunciando a este régimen asesino de crimen de lesa humanidad. Es ahí cuando se rompe el hilo constitucional en el municipio Gran Sabana con esa arremetida, donde ellos como de costumbre colocan a esta ciudadana que no es de este municipio, la nombran como encargada municipal, y yo como alcalde constitucional electo por el pueblo mediante votos. Rechazo conjuntamente con mi pueblo de Santa Elena de Uairén y las comunidades indígenas estas acciones tomada por este régimen”, agregó.

Nancy Ascencio no es alcaldesa encargada, pero Gobernación ha estado asumiendo competencias de la Alcaldía, como la recolección de basura, cosa que más que un servicio se ha visto como una estrategia del partido para recuperar terreno perdido en Gran Sabana.

De acuerdo con el artículo 87 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, cuando hay una ausencia temporal es por más de 15 días, el alcalde deberá solicitar autorización al Concejo Municipal. Y si se prolonga por más de 90 días, declarará si debe considerarse como ausencia absoluta.

“Cuando se produjere la ausencia absoluta del alcalde o alcaldesa antes de tomar posesión del cargo o antes de cumplir la mitad de su período legal, se procederá a una nueva elección, en la fecha que fije el organismo electoral competente”, indica el artículo.

La ley especifica también que “en los casos de ausencia absoluta, mientras se cumple la toma de posesión del nuevo alcalde o alcaldesa, estará encargado de la Alcaldía el presidente o presidenta del Concejo Municipal”.

No obstante, en el mismo artículo “se consideran ausencias absolutas: la muerte, la renuncia, la incapacidad física o mental permanente, certificada por una junta médica, por sentencia firme decretada por cualquier tribunal de la República y por revocatoria del mandato”.

Template by JoomlaShine