Transportistas en Caroní denunciaron que cada día queda inoperativa una unidad. De las 150 operativas se incluyen las ‘perreras” y camiones volteos.

La mayoría de las líneas de transporte en Ciudad Guayana cuentan con menos del 10% de su flota operativa, algunas llegan al 20 o 25%. Son 57 organizaciones activas, y la cantidad de unidades operativas en el municipio Caroní no llegan a 200, después de haber contado con 1.280 unidades de transporte.

La paralización del transporte radica a la falta de insumos, repuestos, los costos elevados para comprarlos y la corrupción. Hace un tiempo se les ofreció un subsidio, mismo que no llega; ofrecen apenas un cupo para 30 transportistas, o son sacados de las listas por denunciar la realidad del sector. Se les tacha de opositores y no seguir los lineamientos del gobierno.

Marco Rivero, presidente de la línea de transporte La Piña, denunció que llevan un año sin recibir cauchos, batería o aceite de motor.

“No tenemos las instituciones que nos presten el apoyo, pedimos supervisión a las federaciones y sindicatos de transportes porque hay una cúpula y los insumos no llegan a los transportistas. Actualmente tenemos casi 150 unidades operativas, incluyendo las perreras, volteos y camiones. Tenemos que pedirle disculpas al pueblo porque estamos en el suelo, tenemos de 0 a 10% de unidades por línea, algunas tenían 250 unidades, hay líneas como Vista al Sol, Uyapar, que se han perdido en el tiempo”, detalló Rivero.

“Si al municipio Caroní se han direccionado insumos, se desaparecen, no llegan a los verdaderos transportistas (...) teníamos 1.280 unidades, hoy nos quedan menos de 200 unidades”, agregó.

Fabiola Medina, coordinadora regional de Transportes Unidos por Venezuela, afirmó que se han prestado para todas las revisiones solicitadas, pero los repuestos no llegan. “Hace dos años se perdieron 1.200 cauchos y no se sabe a dónde fueron a parar”, recordó.

Sobre el aumento del pasaje, explicó que el reajuste fue planteado para la segunda quincena de mayo. “Estamos solicitando 10 centavos de dólar para acoplarnos a un algo y seguir subsistiendo en el tiempo, ya que todos los repuestos lo conseguimos dolarizados”.

En cuanto a la aceptación de los billetes de baja denominación, alegó que el problema es la falta de supervisión en mercados municipales, donde no reciben pagos con estos billetes del cono monetario vigente.

“Todo el tiempo apuntan al sector transporte, el llamado es a los entes competentes ¿qué pasa con los mercados municipales que allí es donde viene el desastre?, que no reciben el cono monetario. No nos negamos a recibirlo, lo hemos dicho varias veces, pero queremos que cuando vayamos a un mercado, también nos lo reciban”, indicó Medina.

La crisis del sector transporte no solo ha llevado a que unidades salgan fuera de servicio, sino que choferes deban buscar otro oficio para subsistir.

“Cada día muere una unidad de transporte y el chofer se tiene que dedicar a otras tareas, tenemos que comprar dólares para poder costear repuestos”, señaló Medina.