Trabajadores de Corpoelec plantearon a los afectados, que a falta de unidades en la estatal, podían reunir al menos $ 2.800 para reponer cada equipo. “Esto es una burla”, denunciaron los vecinos del sector de Puerto Ordaz, que cerraron la calle en protesta.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más de 60 familias de las manzanas 9 y 15 de la urbanización Villa Colombia cumplen cinco días sin suministro eléctrico, luego de que dos transformadores del sector explotaran y funcionarios de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) manifestaran no contar con equipos para restituirlos.

La explosión ocurrió a las 8:00 de la noche del pasado jueves 21 de marzo. Los vecinos cuentan que el sonido fue estruendoso, pero no pensaron que la restitución del suministro pudiera demorarse tanto. Mucho menos que la cuadrilla de Corpoelec les plantearía reunir de 2.800 a 3.000 dólares para sustituir e instalar cada equipo.

“Si la comunidad reúne esa cantidad y compra el transformador, nosotros lo instalamos, nos dijeron”, expresó Rafael Figuera, uno de los afectados por la interrupción eléctrica, que ha impedido que los niños vayan a la escuela, los adultos cumplan con sus jornadas de trabajo e, incluso, la continuidad del servicio en el Centro de Diagnóstico Integral de la zona. “La situación es grave, los alimentos los perdimos”, añadió.

Una cuadrilla de Corpoelec se acercó al sector afectado el mismo jueves 21 de marzo, por el reclamo de la comunidad identificado con el número 296161, pero desde entonces no ha vuelto. En protesta, los vecinos trancaron la calle y el lunes enviaron una comunicación a Corpoelec en la que señalan que no están en capacidad de “colaborar con dinero en dólares para la compra de dicho transformador”.

“Rogamos y exigimos a la vez que la compañía Corpoelec, encargada de dar el servicio eléctrico en el país, resuelva de la mejor manera este problema, lo cual incluye la sustitución del transformador dañado, si este fuera el caso”, indican. Este martes 26 de marzo intentaron entregar una copia de la comunicación en el hangar de la Gobernación de Bolívar, pero no fueron recibidos.

“Necesitamos solución porque mi mamá tiene Alzheimer, hay personas asmáticas, niños con múltiples picadas de plaga y cuadros diarreicos. Queremos respuestas de los entes gubernamentales”, expresó Elena Figuera, junto a Yoscanit Martínez y Liliana Sandoval.

Los vecinos consideran una burla que se les plantee la sustitución de los transformadores con pago en dólares, considerando que el servicio eléctrico es prestado por una compañía estatal y los vecinos están al día con la cancelación del servicio.