Trabajadores de la hidrológica denunciaron que los tres módulos de tratamiento del acueducto Macagua tienen más de dos años fuera de servicio.

El acueducto Macagua-San Félix cuenta con tres módulos de tratamiento para la potabilización del agua, pero estos llevan más de dos años fuera de servicio, por lo que tampoco se está dosificando correctamente los químicos, denunció José Cedeño, inspector de Control de Calidad con nueve años de servicio en Hidrobolívar.

Trabajadores de la hidrológica junto con residentes del sector Vista Alegre, en San Félix, reclamaron a las autoridades la desidia existente en la planta, que no solo afecta en el suministro, sino en la calidad del agua que es destinada a los hogares para el consumo.

“No se está dosificando el sulfato de aluminio, la cal hidratada y el gas cloro que es para la desinfección del agua, el clorador está en estado crítico, consta de cinco cilindros de gas cloro y apenas se está utilizando uno, lo cual no es suficiente para cumplir con las normas sanitarias, que dice que el mínimo del cloro debe ser 0.5 mg/l y apenas llega a 0.2 mg/l”, explicó Cedeño.

“Me preocupa esto porque si no se potabiliza el agua, además que se violan normas y leyes sanitarias, no vamos a tener un agua apta para el consumo humano y puede provocar enfermedades”, agregó.


Trabajadores exigen al gobernador Justo Noguera Pietri abocarse a la situación | Foto William Urdaneta


Más de 600 familias afectadas

Al menos 638 familias de Vista Alegre en San Félix se han visto afectadas, tanto por la deficiencia en el suministro de agua como en la calidad de la misma. De las tres bombas que deben surtir a esta comunidad, a duras pena funciona uno.

Yuraidi Martínez, vecina de Vista Alegre, denunció que en la barriada existe un brote de enfermedades de la piel y estomacales, las cuales presumen que sean provocadas por el agua que les suministra la hidrológica.

“El agua que llega a nuestras casas es totalmente amarilla, es beige, ya no es incolora como nos enseñaron en la escuela (...) no solo nos afecta porque no viene en todo el día, sino que cuando viene no sirve, no se puede consumir, la gente tiene que estar comprando agua todo el tiempo”, reclamó Martínez.

Además del incumplimiento con las normas de potabilización del agua, empleados manifestaron que tampoco les han cumplido con sus pasivos laborales.

“Desde 2010 no hemos recibido dotaciones, trabajamos con cholas, descalzos, sin la ropa adecuada. El HCM no lo tenemos, se nos han muerto familiares y no tenemos respuesta. Se nos paga apenas una parte de lo que es el salario mínimo, que no alcanza. En otras empresas pagan 600 bolívares semanales, y nosotros entre 400 y 480 bolívares”, señaló Jesús Zambrano, trabajador de la hidrológica.

Hicieron un llamado al gobernador de Bolívar, Justo Noguera Pietri, al Ministerio de Ecosocialismo e Hidroven, abocarse a la solución de estas irregularidades.

Template by JoomlaShine