Es el hambre. Es la falta de medicinas. Es el éxodo que ha costado vidas. Es la pobreza que aumenta. Eso y más llevó a la ONU a pronunciarse este viernes en un tono lejos de la diplomacia habitual: las Naciones Unidas clamaron, mediante un informe, que el régimen de Nicolás Maduro enfrente, de una vez por todas, la crisis humanitaria que ha matado a muchos venezolanos y que acepte la ayuda internacional que, en más de una ocasión, ha procurado que se magnifique la desgracia que padece el país.

Tan solo en el Pediátrico Menca de Leoni han fallecido al menos 19 niños por desnutrición en poco más de un mes. Diariamente ingresan infantes por esta causa, unos recluidos en el pediátrico, otros en el área del hospital Dr. Raúl Leoni.

A través de un video circulado por mensajería instantánea los trabajadores del Complejo Siderúrgico Nacional, antigua Sidetur, convocan a la protesta para reclamar salarios dignos para cubrir la canasta alimentaria.

Los regímenes de los Castro y de Chávez y, ahora, de Maduro han conducido a ambos países a la miseria. Compartimos con nuestros lectores esta entrega de ‘VeneCuba’, una iniciativa periodística para analizar la influencia de Cuba en Venezuela.

 Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana acusa a Maduro de tergiversar las homilías de obispos de Lara al denunciar la corrupción.

Tanto autoridades como vecinos aseguran que los saqueos de esta semana en Ciudad Guayana son producto de la desesperación ciudadana por no tener seguridad alimentaria ni vislumbrar soluciones cercanas a la hiperinflación, desabastecimiento e incumplimiento de la entrega de bolsas del CLAP.

Ambas comunidades trancaron la avenida Libertador para exigir respuesta de las autoridades, ante sus reclamos por agua, gas doméstico, insalubridad, y las bolsas del CLAP prometidas en diciembre.

Los saqueos continuaron esta semana en el municipio Caroní, esta vez en tres sectores populares de Puerto Ordaz: Las Amazonas, Core 8 y Villa Bahía. El más afectado fue el primero, donde desvalijaron hasta la vivienda de la propietaria de una de las bodegas saqueadas. Los locatarios coinciden en que los saqueos son producto del hambre, pero también de la delincuencia: ambos flagelos cultivados por el régimen tras años de fracaso en su gestión económica y social. La anarquía persiste.

Los asaltos de la multitud el domingo comenzaron en Las Malvinas y luego se replicaron en la UD-145 y la UD-146, entre las 8:00 y las 11:30 de la noche. La GNB y la PEB patrullaron y evitaron que saquearan más locales, mientras que el Cicpc, en sus pesquisas de este lunes, detuvo a cinco personas, aún sin identificar. Otro capítulo de la crisis humanitaria orquestada por el régimen en sus intentos de dominación autoritaria.

En la población al oeste del estado Bolívar, los comerciantes no aceptan los billetes de baja denominación de 50 y 100 bolívares. Los puntos de venta son escasos y no han funcionado en la primera semana de 2018. El efectivo se comercializa hasta en 150%. Estos elementos, coinciden habitantes de Caicara del Orinoco, alimentaron el descontento que devino en al menos 20 comercios saqueados, principalmente de negocios de víveres.

Página 1 de 24

Autoridades académicas, estudiantes, ONG y entes públicos participaron en un foro que recalca que sin igualdad ni justicia, el des...

Los guayaneses pagan las consecuencias de la improvisación irresponsable con la que Francisco Rangel Gómez manejó el tema del tran...

La supervisora del Banco Bicentenario explicó que desde el miércoles experimentaron fallas en la plataforma. Las personas de la te...

Exigen a la jueza del Tribunal Primero de Juicio de Violencia contra la Mujer en Puerto Ordaz ceñirse a las pruebas contra el homi...

El tema central de esta XVII edición tiene como tema central el Arco Minero del Orinoco. Entre sus desafíos, intentan convertirse ...