A dos meses de la crecida más grande del río Caroní en 40 años, los afectados del sector Sabana de Piedra, en San Félix, regresaron a sus casas para quedar en las mismas, sin esperanzas de reubicación y sin los materiales que les ofrecieron a finales de agosto para poder reparar sus viviendas. Materiales ofrecidos como parte de la campaña del oficialismo en su afán por conseguir votos con recursos del Estado.

Aunque la mayoría ha regresado a sus hogares, los más aquejados por las inundaciones, cuyas casas están inhabitables y perdieron todo su mobiliario, se bandean entre el desalojo de las escuelas y los precarios materiales que reparte el Estado para reparar sus viviendas.

Autoridades académicas, estudiantes, ONG y entes públicos participaron en un foro que recalca que sin igualdad ni justicia, el des...

Los guayaneses pagan las consecuencias de la improvisación irresponsable con la que Francisco Rangel Gómez manejó el tema del tran...

La supervisora del Banco Bicentenario explicó que desde el miércoles experimentaron fallas en la plataforma. Las personas de la te...

Exigen a la jueza del Tribunal Primero de Juicio de Violencia contra la Mujer en Puerto Ordaz ceñirse a las pruebas contra el homi...

El tema central de esta XVII edición tiene como tema central el Arco Minero del Orinoco. Entre sus desafíos, intentan convertirse ...