Pasajeros de Ciudad Guayana ven con resignación el caos del transporte público. No confían en las autoridades y desafían sus propios miedos al montarse en ‘perreras’ y, ahora, en camiones volteo, con tal de poder trasladarse a sus trabajos y hasta sus casas. Mientras tanto, las autoridades permanecen silentes.

“Creo que la mayoría de los venezolanos no vamos a poder soportar esto, nos moriremos de hambre”, expresó Rosa Hernández, una jubilada, que esta semana percibió un ajuste de más de 100% en el precio de la avena.

Trabajadores, adeptos al gobierno, manifestaron este jueves frente a la sede del gremio empresarial por la incesante variación de los precios.

El cuarto ajuste salarial del año, ahora de 40 por ciento, coincide con el reconocimiento del jefe de Estado de que las cosas “están fallando y tenemos que hacer un mea culpa”. El anuncio lo formuló ante la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente en la que no paró de insultar al presidente de la legítima Asamblea Nacional, Julio Borges (de gira internacional), y de repetir la consigna habitual de que, ahora sí, Venezuela será una potencia.

Este viernes se abarrotaron las paradas de transporte público en la mañana, pues el gremio estaba reunido en la Cámara Municipal exponiendo la demanda de aumento del boleto de 150 a 300 bolívares. Estiman que entre lunes y martes puedan tener respuesta de la Alcaldía sobre la propuesta del incremento. El lunes, las unidades no circularán porque los choferes estarán en asamblea.

Desde la semana pasada los transportistas de Caroní retomaron su lucha por mejores condiciones de trabajo. Entre multas y falta de acuerdos, este jueves se sumaron para dirigirse hasta San Félix con la exposición de sus intereses.

Transportistas de Caroní aún son ignorados por la Alcaldía y este lunes llevaron a cabo una reunión entre el gremio para planificar que esta semana se llegue a un acuerdo ante el aumento del pasaje, que desde hace una semana cobran en 300 de forma arbitraria.

Choferes y usuarios discuten. Algunos ciudadanos están dispuestos a pagar 300 bolívares para trasladarse, y aunque otros entienden los motivos, que van aunados a la crisis socioeconómica que arropa a cada guayacitano, asumen el aumento como otro golpe para su economía.

El llamado a huelga nacional de transporte convocado por los gremios de Caracas fue desentendido en Ciudad Guayana. Los choferes tampoco detendrán sus labores este jueves durante el paro cívico.

Esperan que la Gobernación de Bolívar pague esta quincena con el sueldo homologado según los incrementos al sueldo mínimo y al ajuste del tabulador, mientras aguardan por la revisión del seguro médico y bono de vivienda.

Página 1 de 8

Autoridades académicas, estudiantes, ONG y entes públicos participaron en un foro que recalca que sin igualdad ni justicia, el des...

Los guayaneses pagan las consecuencias de la improvisación irresponsable con la que Francisco Rangel Gómez manejó el tema del tran...

La supervisora del Banco Bicentenario explicó que desde el miércoles experimentaron fallas en la plataforma. Las personas de la te...

Exigen a la jueza del Tribunal Primero de Juicio de Violencia contra la Mujer en Puerto Ordaz ceñirse a las pruebas contra el homi...

El tema central de esta XVII edición tiene como tema central el Arco Minero del Orinoco. Entre sus desafíos, intentan convertirse ...