El Presidente de la República, Nicolás Maduro, fue sentenciado en la tradicional quema de Judas, durante el Domingo de Resurrección, por violar la Constitución y socavar las bases de la democracia venezolana, al tiempo que lo hacen responsable directo de la crisis social y económica y el secuestro del derecho al voto.

Estudiantes quemaron a las afueras del Palacio de Justicia de Puerto Ordaz un muñeco en representación del presidente del TSJ, como alusión a su traición a la patria por el golpe de Estado a la AN.

En el sector, en el Domingo de Resurrección, hacen una gran fiesta para encender fuego al personaje que consideran los traicionó.

Se cumplen 200 años del fusilamiento de Manuel Carlos Piar, reconocido como el Libertador de Guayana y generalísimo invicto, ...

El populismo de izquierda, a lo largo de los tiempos y cambiando de imágenes y máscaras, se ha convertido en uno de los sectores p...

Solo en democracia los ciudadanos pueden conocer la paz, la libertad y la tranquilidad, nos recuerda Diana Gámez. ...

La obra del periodista Mijaíl Bulgákov, La isla púrpura (1927), sirve para abordar la censura como arma letal de los reg...

Danilo Arbilla no habla de fútbol, sino de los pronósticos del FMI que ubican muy bien a Brasil y Argentina, mientras Venezuela si...

El escritor Héctor Núñez desglosa un conjunto de temas, por lo general omitidos por el sistema de medios del Estado o, en su defec...

El autor resalta la trayectoria política del preso político Alfredo Ramos, separado de su cargo como alcalde del municipio Iribarr...