A más de un año de los hechos ocurridos en el Decanato de la Universidad de Oriente en Ciudad Bolívar, el Tribunal Tercero de Control ordenó la apertura de juicio contra cinco policías y un sargento de la milicia presuntamente involucrados en el asesinato del estudiante de Medicina durante la ola de protestas contra la dictadura entre abril y agosto de 2017.

La ONG Un Mundo Sin Mordaza presentó el primer capítulo del documental Nunca Jamás en Venezuela: fallecidos por protestar. Esta primera entrega incluyó 10 perfiles de los 157 asesinados durante las manifestaciones de 2017.

A un año de las manifestaciones de 2017, dirigentes juveniles defienden la lucha de calle que lideraron y que logró poner a Venezuela ante la mirada de la comunidad internacional. Reconocen que en su momento hubo una verdadera unidad en la oposición, pero falta de conducción, estrategia y hasta propios intereses enfriaron esa lucha que dejó decepción en el ciudadano. Sin embargo, ante una crisis mucho mayor, no descartan una nueva movilización con el agregado de las protestas espontáneas que se han dado en la colectividad.

 La conflictividad social remontó a la cima el año pasado, cuando el registro de protestas superó el promedio anual desde 2010, en la medida en que la desmejora de la calidad de vida se acentúa.

La GNB amenazó con agredir a los estudiantes y civiles apostados en el trancazo, en el Paseo Meneses si no levantaban la protesta. La amenaza se hizo realidad a las 2:00 de la tarde de este lunes, cuando el grupo uniformado, junto con la PEB, disparó a mansalva perdigones y bombas lacrimógenas para malograr a los manifestantes. El resultado: 2 jóvenes con heridas de pedigón (uno en la cara y otro en la espalda), y 2 lesionados por lacrimógenas (uno en la cabeza y otro en el pecho).

De cómo las adversidades producto de la crisis país, si se afrontan de manera proactiva y en unidad, fortalecen a los individuos del grupo, reafirman sus convicciones y los motiva a seguir adelante para la consecución de sus metas comunes.

En una casa del sector Manoa, en San Félix, la acritud es el sentimiento que habita ahora. Esa acritud se instaló allí hoy hace un mes. Un joven de 22, hijo del medio, un futuro doctor, un emprendedor culinario y entusiasta de siempre, es hoy recuerdo. Fue víctima de la represión cuando la GNB y la Policía del estado Bolívar violaron la autonomía universitaria de la UDO vuelta un campo de guerra y desmembraron una familia. Así se vive ahora en la casa de Augusto Puga.

Para la segunda semana de julio la Fiscalía 68° Nacional y la Fiscalía 2° del estado Bolívar deben presentar los actos conclusivos de las investigaciones practicadas en el caso del estudiante asesinado en la UDO.

Viernes, 23 Junio 2017 00:00

“Yo era el corazón de ese muchacho”

La periodista y escritora bolivarense Albor Rodríguez reconstruye en un texto del portal La vida de nos la lucha desesperante de los médicos para salvar la vida a Augusto Puga y de la resignación angustiante cuando supieron que ya nada podía hacerse. Esta es la historia de dos horas asfixiantes de aquel 24 de mayo en el hospital Ruiz y Páez.

Este jueves en la mañana, activistas clavaron cruces con los nombres de los fallecidos en protestas y renombraron la rotonda, también conocida como “La india”, en honor al joven que vivía a pocos metros de esta, en el sector Manoa de San Félix.

Página 1 de 4

Después de paralizarse por 48 horas, los maestros lograron que el gobernador se sentara con ellos este jueves en la mañana, y disc...

Sutrapuval entregó una solicitud de aumento del bono de alimentación por falta de comedores a Bs. 500 mil diarios, pero no ha reci...

Los trabajadores aprovecharon la ocasión para solicitarle al presidente de Sidor la reactivación del centro de equinoterapia, impo...

En todas las industrias, el ajuste del salario 16,5% por encima del ingreso mínimo nacional no genera diferencias notables en el p...