Lunes, 13 Noviembre 2017 00:00

“Deberíamos estar tranquilos cuidando a los nietos, no buscando real”

 
Valora este artículo
(3 votos)
A varios les tocó regresar con el bolsillo vacío o con mil bolívares para los pasajes, como a Brígido Guerra A varios les tocó regresar con el bolsillo vacío o con mil bolívares para los pasajes, como a Brígido Guerra Foto Marcos Valverde

Los ancianos de Ciudad Guayana recibieron la pensión con más sinsabores que alegrías: además de que saben que no les alcanza para mucho, algunos soportaron horas de colas bajo sol y lluvia. No obstante, tendrán que regresar a los bancos porque a algunos no les pagaron. Todo sin contar que ayer se enteraron de que en sus cuentas todavía no está la bonificación navideña anunciada el 2 de noviembre por Nicolás Maduro.

@marcosdavidv

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Pensionados sufren por la grave escasez de efectivo

barra 4naranja220

Jubilados trancan avenida Guayana en protesta por pago fraccionado de su pensión

barra 4naranja220

Ausencia de efectivo en Banco Fondo Común desata segunda protesta consecutiva de ancianos

 

Nadie quería hablar a esa hora, las 3:00 de la tarde del lunes, cuando el sol no tenía nubes intermediarias y hacía minutos un chaparrón había ennegrecido el cielo. Pues en ambas condiciones estuvieron durante todo el día el grupo de ancianos que afuera de la única sede del estado Bolívar del Banco Fondo Común esperan para llevarse un codiciado botín: su pensión en efectivo.

Los bancos de la ciudad estuvieron abarrotados este lunes con todos los que anhelaban tener en sus manos los 284 mil bolívares que les depositaron, el mismo monto que el diario Últimas Noticias ventilaba en su nota de abrir con palabras que eran dignas de una fanfarria: “Pensionados cobrarán hoy sus churupos”.

Pero Matilde Romero no tenía la misma emoción que se plasmaba en el título. Mientras agitaba el periódico en sus manos y se escurría el sudor de la cara en el pasillo a cielo abierto del banco, repetía: “Me tengo que quedar aquí hasta que me paguen. Bastante trabajé para tener mi pensión”.

Y en ese momento todos quisieron hablar. Porque minutos antes una gerente del banco salió para decirles que no seguirían atendiendo porque los empleados que viven más lejos tenían que regresar a sus casas.

Pero nadie le creyó. Todos sabían que lo que ocurría en realidad era que se estaba corriendo la arruga para no pagar la pensión completa en efectivo. El mismo suplicio de cada mes.

De ese suplicio sabe mucho Ana Rosa Estrada. Fue de las que, en agosto, participó en las protestas de pensionados que exigían pago en esa misma agencia.

“Trancamos calles, pusimos candados y con eso pagaron: agosto, septiembre y octubre. Nos movilizamos nosotros, trancamos la calle y así nos pagaron. Ahora tenemos que volver a lo mismo. Nosotros deberíamos estar tranquilos cuidando a los nietos, no buscando real”, sentenció.

¿Qué pagaron?    

Entre los pensionados privaba la incertidumbre: ¿qué fue, en concreto, lo que se pagó? Muchos contaban con lo que Nicolás Maduro anunció el 2 de noviembre un bono navideño de 500 mil bolívares.

No lo hubo.

Rafael Rojas se asomó en la sede de Orinokia Mall del Banco de Venezuela nada más para ver la cola y decidir si se quedaba o se iba. Cuando vio el gentío y supo que no habría bono, prefirió irse.

“Ese bono quedó en stand by. Ahora se pone peor: ni para comer ni para vestirse alcanza porque si uno va a ver unos zapatos, son 300 mil que cuestan. Gracias a Dios que mis hijos ya están grandes. Uno cobra todo el mes pero no compra el mercado completo”.

Resignación

Ginnys Villanueva procuró mantener la compostura. Pero entre el sudor y el aguacero, el maquillaje se le empasteló por toda la cara mientras buscaba una acera donde sentarse a descansar.

“Ellos dicen que a los empleados se les hace lejos. Pero yo vengo de Ciudad Bolívar, y el problema es que no tenemos efectivo para regresar a Ciudad Bolívar. ¿Pido limosnas?”, increpó.

barra ama90VERTICAL ComillasAMARILLASMe tengo que quedar aquí hasta que me paguen. Bastante trabajé para tener mi pensión”. Matilde Romero  

Alertó que “el problema es que si no cobramos hoy o mañana, el miércoles quieren dar 20 mil bolívares”. La inflación pasando sus facturas.

La incertidumbre sobre la bonificación navideña se transformó luego en el sinsabor de una certidumbre para quienes estaban en la cola del Banco Fondo Común: no había bono.

La noticia devino además en otra amargura, la amargura de siempre: saber que debían regresar el martes a la oficina bancaria. No la tuvo fácil Brígido Guerra, residente de San José de Cacahual y dueño de un billete de 1.000 bolívares, todo su capital de ese momento: el capital que exhibía.

“Uno tiene que esperar a que atiendan a la gente poco a poco. Dicen que no van a atender más personas”, lamentaba.

- ¿Tiene cómo irse? 

- Mil bolos. Más nada. Tendré que caminar.

Y pensar que ese 2 de noviembre, Nicolás Maduro repitió, a modo de consigna, la necesidad de proteger al pueblo.

Visto 512 veces Modificado por última vez en Jueves, 16 Noviembre 2017 01:30

15 trabajadores y 60 pacientes quedaron a la deriva, luego del cierre del centro de diálisis Jesús de Nazareth. “El jueves la...

El gremio denuncia privilegios a grupos económicos particulares sin cumplir el concurso púbico. ...

El 1, 2 y 3 de diciembre se realizará el festival gastronómico "Guayana Sabe Bien: la Venezuela posible", el cual estará enfocado ...

La universidad convocó este miércoles a una mesa de trabajo para discutir la invasión de las áreas continuas a la universidad, per...

Las autoridades universitarias reiteraron que el movimiento de tierras al lado de la universidad se hace en el par vial de la aven...