Domingo, 28 Mayo 2017 00:00

Entierro de Augusto Puga se convirtió en una sentida protesta por el cambio político en paz [+ fotogalería]

 
Valora este artículo
(7 votos)
Entierro de Augusto Puga se convirtió en una sentida protesta por el cambio político en paz Entierro de Augusto Puga se convirtió en una sentida protesta por el cambio político en paz Foto William Urdaneta
  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Médicos de Guayana se solidarizan con víctimas de la represión y anuncian agenda de protesta social

barra 4naranja220

Imputarán a dos funcionarios de la Policía de Bolívar y un miliciano por asesinato de Puga

barra 4naranja220

Marcha opositora repudia salvajismo militar durante allanamiento de viviendas en Los Olivos

 

Cuando matan a un desconocido por luchar por Venezuela, duele como un hermano, como un hijo, como un amigo… como si de un propio se tratara. Así dolió a los guayaneses la muerte de Augusto Sergio Puga Velásquez, asesinado el miércoles por funcionarios policiales y militares que atacaron a tiros el Decanato de la UDO Bolívar.

El entierro del muchacho, de 23 años y oriundo de Manoa, San Félix, se realizó este sábado. El cortejo salió de Profamilia poco antes del mediodía y recorrió a pie hasta la avenida Guayana. Allí, un impase con un trabajador de Sidor hizo que el féretro fuera colocado en el carro fúnebre para continuar el camino a Jardines del Orinoco.

Ya en el cementerio, Augusto y sus familiares fueron homenajeados por los presentes. Un grupo de cuerdas, dirigido por Irma Iorio (directora de la Coral UNEG), entonó Venezuela, Viajera del río, Mi querencia, el himno de la UDO y el Gloria al Bravo Pueblo. Finalizado el reconocimiento, el ataúd fue bajado al sepulcro en medio de una lluvia de flores.

“Gracias a todos los que nos acompañaron en este duro momento. A aquellos que conocían a Augusto y a los que no lo conocían pero lo sintieron como si fuera suyo. Ahora, de una u otra manera, somos todos una familia”, manifestó uno de los tíos.

Escalada represiva 

El asesinato de Puga fue una de las cúspides de la escalada de represión dictatorial que, durante los últimos días, se ha asentado de manera cada vez más consistente en el estado Bolívar.

No bastan ya los perdigonazos, bombas lacrimógenas, robos de cámaras a periodistas y detenciones que, desde el 19 de abril, se han vuelto habituales en las protestas, principalmente en las de Ciudad Guayana.

  Camisa
Familiares, amigos y desconocidos acompañaron el féretro de Augusto Puga hasta su última morada. Fotos Germán Dam V. | William Urdaneta
 

La persecución se agudiza. La academia ha sido ya dos veces vulnerada por fuerzas del orden durante las últimas semanas. El 16 de mayo le tocó a la Universidad Católica Andrés Bello. Esa mañana, la Guardia Nacional irrumpió en la sede de la institución, violó la autonomía y se llevó preso a un estudiante. Más tarde, a un profesor.

No quedó la cosa allí, y desde el lunes la represión se trasladó a Ciudad Bolívar: allí atacaron a los médicos que marcharon a favor de la apertura del canal humanitario. El martes, los estudiantes de la Universidad de Oriente respondieron con una marcha que también fue dispersada a punta de gas lacrimógeno. El miércoles, una nueva manifestación fue atacada, esta vez no solo por la Guardia Nacional sino por la policía de Francisco Rangel Gómez, la PEB.

Puga se hallaba entre los manifestantes que se refugiaron en el Decanato de la casa de estudios para resguardarse. Pero policías y militares violentaron de nuevo la autonomía universitaria y arremetieron. Los testigos acusaron a los policías de disparar. Acusaron a los policías de darle el tiro a Puga. Acusaron a los policías por asesinar a Puga.

A lo que apunta todo 

  Caminata
El ataúd del udista fue cargado desde Profamilia hasta la avenida Guayana
 

Puga sobrevivió unas horas al balazo. Murió a las 7:24 del miércoles en el hospital Ruiz y Páez. En seguida, el gobernador Rangel Gómez, vía Twitter, prometió actuar: “Un joven estudiante UDO se nos debate entre la vida y la muerte. Este repudiable hecho va a ser investigado hasta las últimas consecuencias”.

La actuación más inmediata, sin embargo, vino de la Fiscalía General de la República, que imputó a dos policías y a un miliciano por el asesinato de Puga.

Así las cosas, en ese transcurso, el estudiante de medicina fue enterrado este sábado. Lo llamaron héroe. Lo llamaron valiente. Quizás él no se consideraba ni una cosa ni otra. Solo quería un país mejor: el país que prometió Hugo Chávez cuando salió de la cárcel en 1994. El año en el que nació Augusto Puga.

MensajesMensajes2Mensajes4Mensajes3La ciudadanía aprovechó la oportunidad para manifestarse contra la represión

CuerdasYa en Jardines del Orinoco, Augusto Puga y sus familiares fueron homenajeados por los presentes

EntierroDespués que la familia Puga Velásquez agradeciera a los presentes por el apoyo brindado en tan duro momento, el féretro de Augusto recibió cristiana sepultura

BanderaCientos de guayaneses participaron en el cortejo fúnebre de Augusto Puga, asesinado el miércoles en medio de una brutal represión contra el Decanato de la UDO Bolívar

augusto2Con la bata blanca recordaron que Augusto iba ser médico: ya no podrá porque lo asesinaron

historiaDesde héroe hasta parte de la historia: todo en honor al asesinado estudiante

udistasEl sentimiento udista fue norma en toda la caminata

Visto 2851 veces Modificado por última vez en Lunes, 29 Mayo 2017 03:57

Autoridades académicas, estudiantes, ONG y entes públicos participaron en un foro que recalca que sin igualdad ni justicia, el des...

Los guayaneses pagan las consecuencias de la improvisación irresponsable con la que Francisco Rangel Gómez manejó el tema del tran...

La supervisora del Banco Bicentenario explicó que desde el miércoles experimentaron fallas en la plataforma. Las personas de la te...

Exigen a la jueza del Tribunal Primero de Juicio de Violencia contra la Mujer en Puerto Ordaz ceñirse a las pruebas contra el homi...

El tema central de esta XVII edición tiene como tema central el Arco Minero del Orinoco. Entre sus desafíos, intentan convertirse ...