Domingo, 02 Abril 2017 00:00

El Gobierno se olvidó del brote de paludismo en La Laguna

 
Valora este artículo
(1 Voto)
Los casos se han sumado este año Los casos se han sumado este año Fotos Oliver González

Ricardo Rodríguez está contento pues huele a humo. No es porque ese aroma le ahorre las tareas de seducción con el sexo femenino, sino porque está convencido de que así ningún mosquito malasangre se le acercará y lo convertirá en una de las víctimas del paludismo.

Es legítima su preocupación: en donde vive, el barrio La Laguna, en San Félix, según los conteos conjuntos de los vecinos con las cifras del ambulatorio de Manoa y del módulo del sector, 366 personas están enfermas.

Entonces, ahumado pero contento, Rodríguez explica que prefiere eso antes que caer enfermo: “tenemos años que no vemos la fumigación y la plaga cada día está más fuerte. Si uno habla aquí, se traga un plaguero”.

Rodríguez habla desde una de las calles más afectadas por la malaria. Allí, reunidos, los residentes explican qué ha ocurrido, lo que han padecido y cómo se han sentido solos en el reclamo. Allí en donde el paludismo causa estragos.

Unidos en la enfermedad

Elina Jiménez ha asumido la vocería principal en La Laguna respecto de los casos de malaria. Ella también ha sido la encargada del conteo y de acudir a instituciones estatales para pedir fumigación y medicinas para los enfermos. Ni uno ni otro han tenido, por cierto.

 

laguna2Familias enteras han enfermado

 

“Aquí podemos decir que ha habido por lo menos dos decesos. Eran personas enfermas de cáncer que, además, cayeron con el paludismo y se complicaron. Hemos ido a Ferrominera a pedir la ayuda con lo de la fumigación y no nos han dado respuestas”. Eso es lo que ha hecho que sean comunes casos como el de “una familia que está completica con la enfermedad: todos tienen las plaquetas bajísimas”.

El año pasado, el brote de malaria fue noticia en Ciudad Guayana por una razón simple: ocurrió en las zonas urbanas. La escasez de medicamentos y de reactivos para las pruebas motivó varias protestas. Una de ellas fue en el módulo de Manoa, en mayo.

La Laguna ha sido uno de los focos de atención, como también lo fue Puerto Libre, porque ambos sectores se erigen a orillas del río. La denuncia de los vecinos apunta a que el Distrito Sanitario no ha sido lo más eficiente que ha podido.

“Eso ha incrementado el criadero de mosquitos. Simón Maurera (director del Distrito Sanitario de Caroní) sabe de la situación. Lo otro que nos afecta es que como aquí no llega el agua potable, tenemos que bajar al río a bañarnos, a buscar agua para cocinar, y eso nos pone en contacto con el agua”, añade Jiménez.

laguna3Ferrominera no ha fumigado en la barriada a pesar de los llamados

En el sitio

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

ISP se propone erradicar la malaria en Bolívar en un corto plazo

barra 4naranja220

Reaparece boletín epidemiológico de MinSalud tras más de un año de oscurantismo sanitario

barra 4naranja220

Con pistola en mano roban medicamentos antimaláricos en módulo de Vista al Sol

barra 4naranja220

Retorno de difteria e invasión del paludismo enfermaron el sistema de salud en Caroní

barra 4naranja220

Brote y muertes por paludismo desata protesta en Puerto Libre

 

“Hazte para acá, Jhonatan, que no te van a comer”, exige la madre al niño, que ha salido a ver de qué se trata la reunión. “Tóquelo, para que vea cómo está”, insisten ella y sus allegados. El niño alcanza un brazo. En efecto: la fiebre marca su temperatura. Jhonatan es otro de los enfermos. Otro de los 366.

Xiomara de Vidal, bajo una sombrilla que la protege del sol de las 3:00 de la tarde, interrumpe la escena: “mi esposo, mis dos niños y mi papá y mi persona. Todos, después de cuatro días con fiebre, supimos que teníamos paludismo. Mi esposo tiene días tomando tratamiento y persiste la fiebre”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece específicamente que, frente al paludismo, los gobiernos deben ser responsables de “la vigilancia, hacer un seguimiento de la enfermedad y de las respuestas programáticas, así como en la adopción de medidas basadas en los datos recibidos”.

Líneas abajo, refiere: “En la actualidad, muchos países en los que la prevalencia del paludismo es elevada no disponen de suficientes sistemas de vigilancia y no son capaces de analizar la distribución y las tendencias de la enfermedad, por lo que no pueden responder de forma óptima ni controlar los brotes”.

El concepto encuadra en la queja de Teresa Rodríguez, quien ha visto a tres integrantes de su familia enfermar de paludismo. “¿Qué esperamos? ¿Qué se mueran nuestros hijos y nietos y toda la generación? Este es uno de los barrios más pobres y humildes. Somos, todos, gente trabajadora y esperamos respuestas”.

En lo inmediato, la ayuda que pueden recibir está a cierta distancia, bien sea en el hospital de Guaiparo, bien sea en el módulo de Manoa. En la escuela del sector también funciona un centro de salud. Excepto que hay un detalle: está cerrado. La doctora está enferma. De paludismo, cómo no. 

Visto 1945 veces Modificado por última vez en Domingo, 09 Abril 2017 03:07

En lo que va del año han sido detenidos 29 funcionarios de cuerpos de seguridad del Estado por estar implicados en hechos delictiv...

El procedimiento fue realizado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Subd...

Las víctimas estaban en una fiesta cuando empezó un enfrentamiento entre bandas que los dejó heridos de bala. El incidente fue la ...

La criminalidad no es el único reto que enfrenta el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) ...

Este fue dado a conocer un mes después del incidente ocurrido en el centro asistencial, el caso sigue siendo investigado por funci...