Martes, 24 Mayo 2016 00:00

Cola por pasta genera violencia en supermercado de Unare

 
Valora este artículo
(6 votos)
La GN restableció el orden en el supermercado hacia las 12:00 del mediodía, luego de que las personas se amotinaran para colearse y asegurarse un kilo de pasta La GN restableció el orden en el supermercado hacia las 12:00 del mediodía, luego de que las personas se amotinaran para colearse y asegurarse un kilo de pasta Fotos Wilmer González

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

         

Katiuska

Katiuska Rodríguez, compradora: “Yo vine a las 3:00 de la mañana y cuando me tocó comprar ya no quedaba harina (P.A.N.). Mira todo lo que hay que pasar pa’ poder comprar un kilito de comida a mis hijos”.

Fabian

Fabián Velásquez, encargado del supermercado Camacho, en Unare: “Lamentablemente sin la fuerza pública no se pueden despachar alimentos regulados (…) el problema es que la gente no respeta la cola. No podemos vender dentro del local porque si no rompen todo”.

Lauri

Lauri Fernández, compradora: “La gente anda sin control, todos quieren pasar primero. La verdad es que el pueblo tiene hambre y por eso hay tanta agresividad” en las colas. 

La pasta, corta o larga, no se consigue. La desesperación por poder comprar el producto crece y con ello, la violencia se adueña de las colas: Pasó en Las Batallas, en San Félix, donde la venta  terminó a golpes entre policías y compradores. Pasó después en Bella Vista, donde saquearon el camión que la transportaba. Este lunes: el episodio se repite al otro lado de Ciudad Guayana, en el supermercado Camacho de Unare, en Puerto Ordaz.

Es costumbre que la gente duerma a las afueras de este comercio, ubicado en la avenida principal de Unare, porque el camión con alimentos Polar llega cada martes. Y así fue desde las 7:00 de la noche del lunes 23 de mayo. La cola siguió nutriéndose durante la madrugada y hasta la mañana del martes, cuando la venta no pudo proseguir de forma pacífica sin la presencia de la Guardia Nacional (GN).

-¿Qué está pasando?

-La matazón por la comida. Eso es lo que está pasando.

La respuesta se repitió en tres personas que observaban –distantes entre sí- la entrada del supermercado Camacho, cuando la GN controlaba el ingreso de compradores, que desaparecían paulatinamente. A las 12:00 del mediodía ya casi no quedaban compradores… tampoco quedaba comida.

“La GN vino cuando ya no pasaba nada. Lo que pasa es que la gente vio que había mercancía y se desesperaron. Todo el mundo quiso pasar primero, esta no es la  primera vez que pasa”, contó Alberto Suárez. Solo su esposa, embarazada y con dos niños, logró comprar en la cola, dos paquetes de espagueti Gran Señora y dos paquetes de Harina P.A.N, todo por 650 bolívares.

A las 8:00 de la mañana comenzaron a vender los productos regulados. Los compradores confirmaron que “la misma gente de la cola es la que no deja que vendan tranquilos. Todo el mundo se quiere colear y viene la gran matazón”, indicó Aury Martínez, quien llegó a la fila a las 6:00 de la mañana y cuando pudo comprar solo vendían medio kilo de pasta Primor, a 500 bolívares.

“El pueblo tiene hambre”

“La gente anda sin control, todos quieren pasar primero. La verdad es que el pueblo tiene hambre y por eso hay tanta agresividad”, complementó Lauri Fernández. El escándalo de las personas ameritó que el personal del supermercado Camacho cerrara las santamarías un par de veces durante la mañana y suspendieran la venta.

La GN llegó al lugar hacia las 11:30 de la mañana, a controlar el rebullicio. Al azar, detuvieron a un joven “por intentar colearse” en medio de la marea de personas que hace rato había dejado de ser una cola de compradores, y mientras lo retenían en la patrulla, los ánimos se fueron calmando, hasta que lo soltaron.

Cuando llegaron los uniformados, ya no quedaba harina de maíz precocida, y vendían solo un kilo de pasta Primor por persona. Un vendedor de helados de tamarindo enseñó los rasguños que alguien de la marea de personas le propinó para asegurarse un puesto en la cola.

“Necesidad de la fuerza pública”

Mientras el Gobierno se escuda, ahora, en los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), la producción de alimentos y productos básicos en el país sigue bajando y las colas aumentan tanto en número como en el descontento de sus integrantes.

 

BARRA5

MÁS INFORMACIÓN

■  “Mis hijos grandes ya ni siquiera van al liceo porque no pueden ir muertos de hambre”

■  718% ha subido la canasta alimentaria familiar de hace un año

■  “Para poder comer tenemos que echarnos puños en las colas”

 

Fabián Velásquez, encargado de supermercado Camacho, indicó que la venta comenzó con la GN, “pero se tuvieron que ausentar un momento y ahí comenzó el desorden (…) lamentablemente sin la fuerza pública no se pueden despachar alimentos regulados”.

Según Velásquez, “el problema es que la gente no respeta la cola. No podemos vender dentro del local porque si no rompen todo. Tenemos que resguardarnos y bajar las santamarías”, de vez en cuando, mientras venden los productos, “porque si no (los compradores) invaden el supermercado”.

Los trabajadores reflejan cansancio e intranquilidad. Su trabajo en este y demás supermercados se ha vuelto una angustia desde que se ha profundizado la escasez de comida en Venezuela. Los cuerpos de seguridad del Estado, que ya no se dan abasto para prevenir el crimen, ahora se reparten en las colas para evitar desgracias.

Visto 3403 veces Modificado por última vez en Jueves, 26 Mayo 2016 14:02

Cuatro de los 12 fallecidos fueron identificados. Uno de ellos era solicitado desde noviembre de 2016 por homicidio. Aún hay ocho ...

Las últimas intervenciones militares se registraron el fin de semana en El Manteco (municipio Piar) y cerca de Tumeremo (municipio...

La Fiscalía investiga el ocurrido en el sector El Triunfo, el 10 de septiembre, que dejó 11 fallecidos. Otro hecho ocurrió en la m...

Douglas Rico, director nacional del organismo, inauguró este martes la sede de la División de Investigación contra Homicidios...

El incidente, a mediodía de este miércoles, afectó dos apartamentos y dejó cinco heridos, entre ellos, una niña de ocho meses. ...