Martes, 01 Julio 2014 00:00

La continuada negligencia desfigura plan urbanístico de Ciudad Guayana

 
Valora este artículo
(6 votos)
La ciudad se planificó para albergar las familias de los trabajadores que desarrollarían el gran polo industrial que acobija Puerto Ordaz La ciudad se planificó para albergar las familias de los trabajadores que desarrollarían el gran polo industrial que acobija Puerto Ordaz FOTOS JOSÉ LEAL/WILMER GONZÁLEZ

53 años cumple hoy la capital del municipio Caroní. Una ciudad que pese a la multiplicidad de quejas vecinales y reclamos laborales resiste ante la pauperización de la gestión pública, la improvisación de políticas sociales de carácter populista y, quizás lo más grave, la falta de cohesión de sus actores para enrumbar el proyecto Guayana a través de un modelo sustentable e independiente de los arrebatos de quienes ostentan el poder político.

ciudani

 
“¡Qué bonita es esta ciudad, es planificada!”, se escucha casi siempre de la boca de un turista que visita Ciudad Guayana por primera vez. La amplitud de las calles y avenidas, la ausencia de tráfico pesado y la belleza de los parques La Llovizna y Cachamay, o el embalse de Macagua, acaparan la atención de quienes se quedan con el recuerdo de haber estado en la urbe que fue planificada en Harvard.

Basta ser guayacitano para saber que desde el 2 de julio de 1961, día en que se fundó la ciudad hace exactamente 53 años, las cosas han cambiado. Ciudad Guayana fue pensada para albergar a las familias de quienes trabajarían en el gran complejo industrial que acobija Puerto Ordaz, y su planificación previó la evolución de la urbe a 50 años, sin embargo, las últimas gestiones de gobierno han dejado entrever que el “Plan de Desarrollo Urbano” permanece guardado en alguna gaveta de algún escritorio, de alguna oficina municipal... esperando ser revisado.

 

Temas relacionados 

Propuestas electorales pasan al olvido por falta de diálogo

Iconos de la cultura replantean modelo de desarrollo para Guayana

Galería de fotos 53 años de Ciudad Guayana

 
 

Medio siglo después, brindar calidad de vida a estas familias que echaron sus raíces en el polo industrial modelo de Venezuela pasó a segundo plano. Las empresas básicas son ahora poco rentables, lo que ha ido en detrimento de la influencia de CVG, que en un principio tuvo la responsabilidad de desarrollar la zona.

Más allá de los incontables reclamos laborales y la falta de poder adquisitivo que representa el quiebre de las estatales, la urbe sufre la desatención de sus principales padrinos que desde hace un buen rato no limpian o asfaltan las calles, no construyen teatros, plazas, ni ejecutan urbanismos nuevos.

Se vislumbra difícil un crecimiento urbanístico de la ciudad, o el avance en términos culturales, educativos o sociales, cuando el Plan de Inversión de la Alcaldía de Caroní para 2014 contempla como principales áreas el “alumbrado público, vialidad y aguas servidas”.

La urbanista María Nuria De Cesaris opina que en la actualidad “se ha perdido la conciencia de la magnitud de la tarea (...) de lo complejo que es manejar una ciudad como esta”, y asegura que el criterio de planificación se ha perdido conforme han pasado los gobiernos municipales.

A9AVENIDA

En algunos sectores de crecimiento urbano espontáneo las calles son de tierra

Vivienda y “desplanificación” urbana
El crecimiento “planificado” de una ciudad estima, en primer lugar, la instalación de los servicios básicos, seguido de la vialidad y luego la construcción de viviendas, caso muy distinto a lo que ocurrió al final de la avenida Atlántico en los sectores de Villa Bahía, Las Amazonas o Villa Celestial, en Puerto Ordaz, en los que las calles son de tierra, no hay alumbrado público ni sistema de aguas servidas.

Si bien es cierto que estos sectores se fundaron a partir de invasiones y por ende su desarrollo fue espontáneo, estos modos contradicen el esquema inicial. Ejemplos de estos sobran: urbanizaciones como Villa Brasil o los campos de Ferrominera, construidos por el aporte de Sidor y Ferrominera Orinoco, que guardaban especial respeto a las variables de la Unidad de Desarrollo (UD).

Los esfuerzos del Estado en materia habitacional están concentrados en las construcciones de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), las cuales significan grandes baches en el ordenamiento urbano al edificar en terrenos zonificados para el servicio de recreación pasiva (SRP) y servicio deportivo (SD).

En este sentido, De Cesaris acentúa que desde el Gobierno “obviaron toda consideración técnica sobre cómo hacer las cosas en la ciudad (...) al pensar que los intereses particulares de alguien que necesita vivienda están por encima de los intereses colectivos de una comunidad que necesita escuelas, ambulatorios, parques, canchas deportivas”.

La urbanista remarcó que errores de este tipo afectarán a largo plazo. La comunidad Francisco de Miranda, edificada por la GMVV en Los Mangos, “acaba de truncar una arteria vial que es necesaria para que circule bien la ciudad, a futuro, que es la avenida Libertador”.

A9PLAZA

La urbanista María Nuria De Cesaris apunta que “estamos muy mal” en planificación, con comunidades sin sistema de aguas servidas instalado

Hacia un nuevo modelo
No hay duda que una ciudad es de sus ciudadanos. El poder que tienen los gobernantes sobre ella es determinante, pero ello no excluye a los guayacitanos o al sector empresarial privado de concentrar esfuerzos en pro de la inversión local, en ser generador de propuestas o de ser contralor social de planes rectores de la ciudad como el Plan de Desarrollo Urbano Local (PDUL), diseñado en 2005.

Al estar minimizado el rol de las empresas básicas, De Cesaris resalta la necesidad de “tener una política sana de responsabilidad corporativa” para incentivar al sector privado a destinar la inversión social que deben hacer por ley “a hacer obras en grande” para la ciudad.

Se trata de “direccionar bien” cada uno de los aportes, indica la urbanista, jerarquizando las inversiones entre nacionales, regionales, municipales, de responsabilidad social e “incluso el aporte ciudadano”.
Aunque la planificación de la urbe no vislumbra seguir siendo la mayor cualidad de Ciudad Guayana, sí lo será el potencial y talento de sus ciudadanos.

En los últimos años la cultura y el emprendimiento han tenido un repunte considerable, tomando relevancia diseñadores e ilustradores locales, así como nuevas propuestas de negocios que antes se circunscribían a los centros comerciales más importantes.

Decía el científico alemán Albert Einstein, “la vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”. Cuando hay talento humano y sentido de pertenencia la evolución de una ciudad como Ciudad Guayana no está a la deriva. Está en manos de todos.

____________________________________________________________________________________

“Obviaron toda consideración técnica sobre cómo hacer las cosas en la ciudad, al pensar que los intereses particulares de alguien que necesita vivienda están por encima de los intereses colectivos de una comunidad que necesita escuelas, ambulatorios, parques, canchas deportivas”.

María Nuria De Cesaris, urbanista

____________________________________________________________________________________

 

Visto 6116 veces Modificado por última vez en Miércoles, 02 Julio 2014 08:28

Autoridades académicas, estudiantes, ONG y entes públicos participaron en un foro que recalca que sin igualdad ni justicia, el des...

Los guayaneses pagan las consecuencias de la improvisación irresponsable con la que Francisco Rangel Gómez manejó el tema del tran...

La supervisora del Banco Bicentenario explicó que desde el miércoles experimentaron fallas en la plataforma. Las personas de la te...

Exigen a la jueza del Tribunal Primero de Juicio de Violencia contra la Mujer en Puerto Ordaz ceñirse a las pruebas contra el homi...

El tema central de esta XVII edición tiene como tema central el Arco Minero del Orinoco. Entre sus desafíos, intentan convertirse ...