Redacción Correo del Caroní

El joven condenó “la brutal represión por parte de los cuerpos de seguridad de la nación”, de la que él mismo fue víctima en la marcha de este miércoles hacia la Defensoría del Pueblo.

71 organizaciones promotoras de derechos humanos demandan además el cese de la actuación de grupos parapoliciales en protestas.

Desde la partida de la marcha hasta el punto más álgido de la represión. Fue una jornada en la que la sociedad guayanesa se unió para exigir una democracia que hace tiempo no siente.

El Presidente de la República, Nicolás Maduro, fue sentenciado en la tradicional quema de Judas, durante el Domingo de Resurrección, por violar la Constitución y socavar las bases de la democracia venezolana, al tiempo que lo hacen responsable directo de la crisis social y económica y el secuestro del derecho al voto.

Había un punto de salida y uno de llegada, pero la movilización tomó más calles de Ciudad Guayana.

La política logró su tarea y frenó las pretensiones golpistas del Gobierno venezolano de desconocer la Asamblea Nacional y, por ende, el voto del 6 de diciembre de 2015: a medianoche, el gabinete ejecutivo leyó un documento en el que recomendaba al Tribunal Supremo de Justicia revisar las sentencias que echaban a un lado al Parlamento. Se trata de un recule inédito en la historia venezolana y un resquicio que se abre para una nueva etapa de solución de la crisis política por vías políticas, institucionales y constitucionales: una urgencia de país.

¿A qué hora se enteró Maduro de las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia? El Jefe de Estado alegó esta tarde desconocer el contenido de la decisiones del Poder Judicial. Reiteró sin embargo que él acata sus fallos. Lejos de rechazar que hubo una ruptura del hilo constitucional, reiteró: “En Venezuela hay plena vigencia de la democracia y de los derechos humanos”, y convocó para esta noche un Consejo de Seguridad Nacional para resolver el impasse entre el TSJ y el Ministerio Público.

Correo del Caroní presenta su balance general tras cumplirse el primer aniversario de un hecho que conmocionó la opinión pública nacional.

Allegados y amigos de las víctimas de la violencia en Sifontes se reunieron este sábado en el cementerio de Tumeremo para cantar y orar ante las tumbas de quienes cayeron por las balas de la violencia minera.

Las lágrimas que llenaron de dolor al pueblo de Tumeremo hoy siguen brotando del rostro de su gente. Un año después de la masacre de 17 mineros en la mina Atenas, la capital del municipio Sifontes sigue recordando con dolor aquel acto dantesco encubierto por un Estado cómplice de la violencia y la explotación ilegal de los recursos naturales. Un Estado que trata de eludir su responsabilidad en estos hechos tratando de enterrar la memoria con su política de olvido, su silencio, su desatención a las víctimas y alimentando la impunidad que sigue reinando en un pueblo arrodillado por el pranato minero.

Página 1 de 4

En lo que va del año han sido detenidos 29 funcionarios de cuerpos de seguridad del Estado por estar implicados en hechos delictiv...

El procedimiento fue realizado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Subd...

Las víctimas estaban en una fiesta cuando empezó un enfrentamiento entre bandas que los dejó heridos de bala. El incidente fue la ...

La criminalidad no es el único reto que enfrenta el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) ...

Este fue dado a conocer un mes después del incidente ocurrido en el centro asistencial, el caso sigue siendo investigado por funci...