Edna’s Café lleva 16 años atendiendo a los guayaneses y han seguido trabajando en medio de la pandemia de COVID-19.

@joelnixb

Edna’s Café, en el Centro Comercial Villa Alianza, se mantuvo abierto y en pie durante la cuarentena con su variedad de panes, desayunos, dulces y bebidas. Su propietaria Edna Rivero decidió atender a su clientela en el estacionamiento del local, llevando los pedidos directamente al carro y con servicio de entrega a domicilio en Puerto Ordaz.

A Rivero la pandemia no la ha frenado. “Me mantiene activa principalmente mis ganas de vivir y la fuerza que le pido a Dios a diario, eso saca lo mejor de mí para trabajar y atender con mucho cariño, es mi motor, es el que me impulsa y me aferro a él para tener fuerzas”, expresó. Para ella, su principal motivación no es lo monetario, es la pasión por su trabajo y sus hijas: “Yo estoy de pie porque me gusta lo que hago y lo hago con mucho amor y respeto”.

Piensa que la cuarentena ha sido un momento para mejorar lo que les apasiona para ser fuente de inspiración para otros emprendedores, “si estamos de pie y estamos vivos es porque tenemos un propósito, tenemos que seguir hasta que Dios nos lo permita”. También cree que este tiempo sacará lo mejor de las personas, pese las limitaciones. “Este momento ha traído mis sabores y recuerdos de vuelta porque hay más tiempo para pensar, mejorar y retomar lo que alguna vez dejaste por falta de tiempo”.

En este tiempo, ha tratado de transmitir su optimismo y motivación a sus empleados. “Si ven una jefa apática y negativa, ellos van a percibir lo mismo. Para poder tener un trabajador motivado hay que brindarle un buen ambiente laboral y eso lo propicia el jefe, pero el jefe no es nadie sin sus empleados, es un trabajo en equipo”, expresó.

Rivero resaltó que el negocio tiene clientes fieles desde hace 16 años y, aunque varios se han ido del país, han regresado y siguen frecuentando el establecimiento. “Edna’s está piloteado por Edna y siento que la gente valora eso y a mí me nace del corazón atenderlo”.

Desde su punto de vista, esta situación cambió el esquema de los comerciantes y solo evolucionarán aquellos que tengan salud física, mental y espiritual: “No solamente son las ganas de trabajar, ni el dinero, es tener buena salud y si no la tienes no vas a poder hacer nada y los que estamos trabajando durante esto saldremos fortalecidos”, puntualizó.

 
 

Editorial Roderick