Acceso a la Justicia alerta que el salario mínimo de la administración pública aumentó a 1.200.000 Bs. esta semana sin anuncio en gaceta oficial. El salario continúa lejos de satisfacer las necesidades básicas de los venezolanos.

@mlclisanchez

La organización Acceso a la Justicia alertó vía redes sociales que el gobierno de Nicolás Maduro aumentó el salario mínimo para el sector público y privado, pensionados y jubilados a 1.200.000 Bs. sin anuncios ni publicación en Gaceta Oficial

Para ello se basó en dos indicios: el ajuste de la tabla salarial de la administración pública que, fija como monto mínimo 1.200.000 y el hecho de que entes parafiscales sociales, como el Banco Nacional de Vivienda y Hábitat (Banavih) no permiten pago de salario menor a 1.200.000 en su portal web.

La organización alertó que podría ser el salario y pensión más bajo del mundo, pues equivale a dos dólares mensuales, de acuerdo con la tasa del Banco Central de Venezuela (BCV), y aún menos que eso, según la tasa del dólar paralelo hasta este 12 de noviembre.

Acceso a la Justicia explicó que el monto de 1.200.000 Bs. también se cancelará a los pensionados del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

“Hubo un incremento nominal, más bolívares que compran menos, inferior al otorgado en mayo al llevarlo a dólares y, muy lejos del prometido medio petro o del salario medio del venezolano antes de llegar Maduro al poder”, reseñó la organización.

Acceso a la Justicia sostiene que, de acuerdo con los convenios ratificados por Venezuela con la Organización Internacional del Trabajo, no es legal aumentar el salario mínimo sin una consulta tripartita.

La organización informó que, desde febrero de 2013, Nicolás Maduro ha aprobado 42 aumentos de salario, el peor hasta ahora fue el aprobado en octubre de 2020, equivalente a 0,8 dólares.

Pero hubo tiempos mejores, la organización evocó que en julio de 2001 el salario mínimo de la administración pública llegó a ser equivalente a 417, 61 dólares, y en mayo de 2008, fue de 383,89 dólares.

La canasta básica venezolana superó los 100 millones de bolívares, cifra que aumenta conforme avanza la hiperinflación y se pulveriza el poder adquisitivo del venezolano.

A la sombra de este nuevo aumento de salario insuficiente, crece exponencialmente una dolarización de facto que profundiza las desigualdades entre quienes pueden acceder a las divisas que oxigenan la economía y rigen las reglas del mercado, frente a quienes se enfrentan a una economía dolarizada ganando solo 1.200.000 Bs.

Los salarios bajos generan directamente un aumento del desempleo o de la economía informal por la falta de incentivos económicos. “Es que independiente de lo que uno cobre, tiene que rebuscarse, aunque la empresa es una ayuda porque es algo fijo”, expresó de forma anónima un empleado público de Corpoelec.

De acuerdo con los datos más recientes de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi), el estado Bolívar, por ejemplo, es la tercera entidad de país con menos personas activas económicamente, lo que quiere decir que solo cinco de cada 10 personas está trabajando en este otrora emporio industrial.

Personal sanitario del estado Bolívar ha sido el primer gremio en manifestar su descontento ante el nuevo aumento de salario mínimo, convocaron una protesta a las afueras del Hospital Ruiz y Páez de Ciudad Bolívar para este miércoles 18 de noviembre, trabajadores de la salud en Ciudad Guayana también se unirán a la convocatoria.

“Esto no es justo, ¿cómo vamos a cobrar eso? No alcanza para nada, cuando sales a la calle tienes que pagar todo en dólares”, lamentó una pre jubilada y pensionada del IVSS que entregó más de 30 años de servicio en el quirófano del Hospital Uyapar en Ciudad Guayana.