Gobiernos de Chávez y Maduro dejaron una industria y una economía destruida que no puede levantarse por sí sola. Ayuda internacional será fundamental para recuperar la economía.

Especialistas debatieron sobre las alternativas económicas que tiene Venezuela para recuperarse de la crisis energética. En la actividad organizada por el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice) y la Universidad Monteávila resaltaron la importancia de inversión privada y un programa de estabilización económica.

“Venezuela no tiene el capital humano, no tiene el capital financiero para rescatar esta economía, pero tampoco para rescatar esta industria petrolera”, expresó José Manuel Puente, doctor en Economía Política de la Universidad de Oxford. “Necesitamos invitar a las grandes empresas multinacionales a que nos acompañen a reconstruir la industria petrolera”, agregó.

Señaló que Venezuela tiene 20 años de desastre macroeconómico y en los últimos seis años la caída del producto interno bruto (PIB) ha sido casi del 75%, lo que no tiene que ver con el bajo precio del petróleo, la pandemia o las sanciones económicas: “Esta es una crisis autoinducida consecuencia de un coctel de políticas económicas completamente equivocadas”.

De acuerdo a Puente, el gobierno acabó en 2007 el Fondo de Estabilización Macroeconómica en los momentos donde se debía ahorrar. “La política económica tiene que ver mucho con el desastre macroeconómico y social que tiene Venezuela”, dijo.

Además de esto, para el especialista los controles de precio, controles de cambio, controles en el mercado y las expropiaciones y nacionalizaciones fueron las causas del colapso de la economía venezolana, las cuales deben revertirse.

Puente considera que será necesario un cambio político para empezar a desarrollar un programa de estabilización que consiga grandes recursos de la comunidad internacional. Esto con la finalidad de ayudar a habitantes en estado de vulnerabilidad, controlar la hiperinflación, rescatar el crecimiento y generar abastecimiento en la economía venezolana.

Será necesario reactivar al menos cuatro sectores económicos distintos para generar una economía diversificada, aseguró el especialista. Señaló que es necesario también una reforma fiscal que estabilice las cuentas y evite el financiamiento con emisión de dinero sin respaldo.

“Con esta reforma fiscal se podría generar mayor equidad y progresividad en el sistema y convertir el Impuesto Sobre la Renta como la base del sistema”, subrayó. Cambiar esto -explicó- permitiría cambiar un sistema que es injusto en la distribución de las riquezas y oportunidades.

Puente advirtió que el Programa de Estabilización debe incluir estrategia de reestructuración de deudas externas y se necesitan reformas económicas con una agresiva política de recuperación del salario. “Mientras el sector privado se recupera de esta paliza de siete años, podamos subir los salarios de todos los venezolanos a un monto decente que le permita tener acceso a medicamentos y medicinas”, comentó.

El economista resaltó que las reservas minerales, además del petróleo, la excelente ubicación geográfica del país, las oportunidades de turismo y las alternativas de siembra ayudarán a mejorar la condición económica. “El potencial de Venezuela fuera del petróleo es gigantesco, utilicemos el petróleo y los pocos años que le quedan como fuente única de energía, para desarrollar esos motores alternativos de crecimiento. Si los próximos 20 años hacemos las cosas bien, el futuro puede ser muy diferente”, expresó.

Mercado de valores

El director del Instituto Hanke de Economía Política y asesor financiero Guillermo García sentenció: “La privatización es el camino a seguir”. Para el especialista la utilización del mercado de valores nacionales e internacionales puede ser la vía para canalizar recursos y potenciar inversión.

De acuerdo con García, de darse privatizaciones en el sector energía, se podrían constituir sociedades anónimas por suscripción pública de acciones en mercado de valores y brindar el poder desarrollar fondos de inversión en proyectos específicos. “Pueden permitir levantar capital no solo internacional sino de muchos venezolanos que tienen activos en dólares y que pudiesen evaluar la posibilidad de colocar ese patrimonio en esos nuevos proyectos”, afirmó.

Apuntó que en las empresas mixtas, en donde Petróleos de Venezuela tiene el 60%, se podría colocar un 20 o 30% en el mercado de valores nacionales que llevaría a dinamizar el mercado y permitiría una democratización de la industria y levantar las reservas del Banco Central de Venezuela (BCV). “Es hora del que sector privado tome iniciativas, que el mercado de valores nacional se desarrolle plenamente, hay las oportunidades”, finalizó.