El profesor y socio director de Gas Energy, Antero Alvarado, recomendó a la ciudadanía ahorrar la bombona de gas y usarla solo para calentar alimentos. “Es lamentable llegar a estos consejos, pero la solución es compleja”, expresó.

TalCual

El socio director de Gas Energy para Venezuela y profesor del IESA, Antero Alvarado, alertó el jueves 22 de octubre que no existe una “solución mágica” y “fácil” a corto plazo para solucionar el suministro del gas propano porque importar los volúmenes que se necesitan en el país -unos 45.000 barriles- es muy costoso y hay una carencia de una estructura de negocios que permita a los empresarios privados poder solventar el problema.

“No hay una estructura de negocios para que un privado venga y diga ‘los pongo’, pero la bombona no puede seguir constando lo que cuesta, quizás 10 dólares por bombona. Pero no todos pueden pagar y el gas se convierte en un producto de lujo porque una bombona de 10 kilos dura 15 días (…) no existe una estructura de negocios para que un inversionista pueda solucionarlo”, expresó en entrevista a Unión Radio.

Indicó que la debacle de los servicios públicos en Venezuela referentes al gas y la gasolina ocurrió por diversos factores como falta de inversión, de visión de negocios, de planificación y ver el tema del gas “no como un negocio, sino como labor social”, ya que en otros países de la región el uso de estos recursos se pagan.

En ese sentido, enfatizó que hay más de cinco millones de familias que dependen del gas comunal que actualmente no tienen cómo poder llenar las bombonas y que la mayoría de esa cifra -unas cuatro millones de familias- han tenido que depender de la leña para poder cocinar, que además de problemas ambientales puede representar complicaciones de salud para las personas.

Una investigación realizada por TalCual reveló que sólo en agosto de 2020 hubo cuatro importantes fugas de petróleo que llegaron a zonas naturales protegidas; hay 13.000 fosas de crudo a cielo abierto que pueden llegar a incendiarse; las montañas de coque miden el equivalente a un edificio de 20 pisos y se cuadruplicó la quema de gas en el país. Todo ello, no solo afecta a ríos de agua dulce, manglares, arrecifes y a la fauna marina especial, sino que también contribuye al efecto invernadero responsable del cambio climático y hasta el aumento de enfermedades respiratorias y diversos tipos de cáncer.

Calificó la situación como “compleja” y un tema humanitario, por lo que cree que la importación de propano podría entrar en la ayuda humanitaria.

Reparó en que existe un “pequeño hueco” legal en las sanciones de Estados Unidos donde la importación de gas propano no entra dentro de esas leyes, por lo que sí podría ser importada por un inversionista privado a pesar que Pdvsa tiene el control de muelles, tanques e infraestructura. Sin embargo, aquellos que deseen hacerlo deben pedir permiso, notificar a EE. UU. y explicar que si se importará propano será para privados y no para la estatal petrolera.

El experto añadió que tiene que haber una estructura de cambio de negocios y aseguró que Venezuela tiene mucho más gas metano, una red que todavía abarca muy poca población, explicando que solo el 7% del país recibe este recurso vía directa. Por eso, sugiere que debe hacerse una red de distribución del gas en todos los estados del país y aprovechar ese gas que, por lo menos en Monagas, se quema diariamente.

Recomendó a los ciudadanos ahorrar la bombona y usarla solo para calentar alimentos. “Es lamentable llegar a estos consejos, pero la solución es compleja”, expresó.

“Misión Leña”

Recientemente, el jefe de la Región Estratégica de Defensa Integral (REDI) Los Andes, el mayor general Ovidio Delgado Ramírez, anunció el inicio de un plan de distribución de leña a los habitantes de la región, en un intento por encontrar alternativas a la escasez de gas doméstico.

La propuesta del militar consiste en utilizar los árboles, arrastrados por las corrientes de los ríos que desembocan en los embalses de las centrales hidroeléctricas ubicadas en la región, para extraer leña y distribuirla a los ciudadanos para que cocinen.

Desde hace varios meses, la distribución de gas doméstico por bombonas ha disminuido considerablemente ya que su producción está ligada a la elaboración de gasolina. Por ello, personas en varios estados del país han salido a las calles para protestar por la normalización del servicio.