Al menos 10 oficinas de boletería aérea y turística han cerrado en la entidad desde marzo debido a la cuarentena y la paralización de vuelos.

La paralización de vuelos a nivel nacional, que inició con la cuarentena en marzo, ha causado estragos al ya diezmado sector turismo. La Asociación de Agencias de Viajes y Turismo (Avavit) alertó en un comunicado el 13 de octubre que de mantenerse esta medida se perderían 15 mil empleos directos y 60 mil indirectos solo en las agencias.

En el estado Bolívar, las limitantes ya han generado el cierre de algunas empresas. Néstor Bonucci, coordinador de Avavit en la región y dueño de una agencia de viajes, comentó: “Es indispensable la apertura de vuelos”. Calcula que 10 afiliados han cerrado sus oficinas al no tener cómo pagar los alquileres y demás servicios básicos.

Pese a las promesas de Nicolas Maduro en el mes de marzo de asumir el pago de las pequeñas y medianas empresas desde el inicio de la pandemia, tres de las agencias que solicitaron la ayuda económica a través del sistema patria no fueran atendidas.

“La mayoría dicen que ya no pueden”, declaró Bonucci. Los dueños y trabajadores de las agencias han migrado a la informalidad vendiendo comida preparada y haciendo servicios a domicilio.

De las 41 agencias agremiadas que tenían para 2019, descendieron a tan solo 10. Considera necesario abrir las rutas más importantes, con una disminución de vuelos y estrictos protocolos de bioseguridad. “Estamos de verdad muy mal, muy preocupados”, expresó.

No aguantan al otro año

El Instituto Nacional de Aeronáutica Civil informó, el pasado 12 de octubre, sobre la extensión de la medida de suspensión de vuelos por 30 días y se mantenía el cierre de los aeropuertos del país para vuelos internacionales.

   
Alrededor de 300 mil empleos dependen del sector turismo | Fotos William Urdaneta

Por su parte, Nicolás Maduro anunció el 15 de octubre la reactivación de los vuelos internacionales a partir del 1 de diciembre.

Yolimar Rondón, dueña de la agencia de viajes Estratours, ha logrado sobrellevar la paralización trabajando en su tienda de víveres, pero mencionó que es necesario una reactivación lo más pronto posible. “Es muy difícil soportar esto hasta el próximo año”, relató.

Antes de la cuarentena la venta de boletos, paquetes y promociones había disminuido de forma abrupta. En 2018 podía vender entre 100 y 200 pasajes mensualmente, para enero de 2020 no superó los 50.

Conoce de 15 agencias de viajes que han cerrado sus puertas desde la cuarentena. Señaló: “No ven esperanza, no ven luz”. Los dueños de agencias han despedido a los empleados y vendido los electrodomésticos y mueblería. Estima que esto ha generado la pérdida de al menos 50 empleos.

Claman apertura de frontera

La frontera entre Santa Elena de Uairén en el municipio Gran Sabana y Brasil también se mantiene cerrada desde los primeros días de cuarentena, afectando, sobre todo, a quienes dependen del turismo al sur de Bolívar.

   
“Es indispensable la apertura de vuelos”, señala Néstor Bonucci, coordinador de la Asociación de Agencias de Viajes y Turismo en Bolívar

Odimar López, operadora turística en Santa Elena de Uairén, detalló que de los 15 operadores turísticos que hay en el municipio, al menos cinco se han ido por las trochas hasta Brasil para lograr trabajar con agencias que se mantienen activas en el otro país.

La paralización del turismo ha afectado también en las comunidades indígenas de la etnia pemón quienes antes de la cuarentena subían como guías a los distintos tepuyes. Ahora algunos trabajan como caleteros en las trochas entre Venezuela y Brasil, y otros se van a los conucos, afirmó López.

Las presiones económicas, la escasa gasolina y el cierre de la frontera podría seguir afectando el turismo en la zona. “He escuchado de amigos que, si la frontera no abre para diciembre, se van”, relató.

La paralización la ha obligado a depender del apoyo económico de familiares en el exterior, cuando antes no era necesario. “Me siento horrible, ha sido un golpe muy fuerte”, expresó. Lo que la mantiene aún esperanzada de continuar pese la incertidumbre es la demanda de turistas brasileños quienes, para los meses de diciembre, enero y febrero de 2020 han pagado todos los cupos para subir a Roraima.

En terapia intensiva

Leudo González, presidente de Consejo Superior de Turismo (Conseturismo), declaró, a finales del año pasado, que el 2019 había sido el peor año para el sector turismo en las últimas dos décadas. Informaba para ese entonces una disminución en la oferta de productos y servicios de 30%.

Para octubre de este año desde el gremio calculaban que 30% de las empresas de servicios turísticos no tenían condiciones para retomar las actividades, siendo las más perjudicadas las micro, pequeñas y medianas empresas.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework