Cada vez más usuarios optan por el proyecto huérfano de Pdvsa Autogas en Caroní, y en medio del colapso usuarios exigen que se habiliten más estaciones ante la creciente demanda.

@mlclisanchez 

Desde marzo, las pocas estaciones de servicio que surten gas natural en Caroní lo hacen con fallas recurrentes y con colas que superan los dos kilómetros. Ante el colapso, usuarios del gas exigen que se habiliten más estaciones de servicio en Caroní.

Hoy, en Ciudad Guayana funcionan solo dos de las 9 estaciones con el sistema de gas que hace 10 años fueron instaladas por el proyecto de Petróleos de Venezuela Autogas (Pdvsa Autogas); el fin era contar con un combustible alternativo menos contaminante, el proyecto nunca cuajó.

 “La idea es que activen las otras estaciones de gas, porque no hay más”, expresó Santo Santos, uno de los usuarios que aguardaba en la larga cola de la estación de servicio Atlántico II, una de las pocas estaciones que surte gas en paralelo con la gasolina, cuando llega.

Los surtidores, picos y compresores fallan con regularidad en los sistemas de gas de algunas estaciones de servicio; algunos solo funcionaron los primeros dos meses de haberse instalado hace ya 10 años y nunca fueron reparados.

Estaciones a media marcha

La estación de servicio Cachamay, en Castillito, recibe la mayor carga de usuarios y está trabajando con un solo surtidor, de los dos que tiene instalados. El segundo surtidor no funciona desde hace año y medio y nadie precisa la falla que lo mantiene inoperativo.

Yelitza Tocuyo, parte de la administración de la estación, informó que el equipo trabaja forzado y que las piezas que son reemplazadas se extraen de equipos sin funcionar de otras estaciones de servicio.

   

Los surtidores, picos y compresores fallan con regularidad en los sistemas de gas de la mayoría de las estaciones en Ciudad Guayana | Fotos William Urdaneta
 
Administradores de estaciones con surtido de gas informan que, para arreglar unos equipos, se desarman los de estaciones inactivas

Por 15 días, el único surtidor que funciona tuvo que trabajar con un solo pico de gas porque el otro se averió, lo que implicó colas más largas de lo habitual, pues mientras que con dos picos se despachan 10 carros en 20 minutos, con uno apenas se alcanza a atender a cuatro vehículos en ese tiempo. 

Para que Pdvsa sustituyera el pico dañado, usuarios y administración tuvieron que esperar más de una semana pues el repuesto venía de Puerto La Cruz, de acuerdo con Tocuyo.

“Esto evidencia una mala gerencia y un mal mantenimiento, de las dos estaciones que quedan funcionando solamente sirven la mitad de los picos, ¡esto es una oda a la ineficiencia!”, expresó William Contreras, otro usuario del gas.

El único surtidor que tiene la estación de servicio Paseo Caroní II en El Caimito está dañado desde hace 15 días, uno de los trabajadores de la estación, Germán García, informó que al equipo se le averió un cilindro de alto costo, y que están esperando respuestas de Pdvsa.

Antes de la avería, el surtidor operaba con dificultad. “Igual no estaba cargando bien, le daban hasta que se paró, son los repuestos lo costoso”, dijo García.

La estación de servicio Paseo Caroní I, frente a la terminal de pasajeros de Puerto Ordaz, tiene un solo surtidor, que nunca funcionó completamente: tenía una fuga de gas que nunca se reparó de acuerdo con la administración actual de la estación.

Otro empleado de la estación que prefirió reservar su identidad, indicó que las conexiones donde estaban las válvulas de entrada del equipo nunca funcionaron. Siempre tuvieron fugas que el personal no logró reparar, “al final cerraron la válvula y mudaron el suministro hacia los surtidores de los BTR”, señaló.

Otras estaciones como Atlántico I llevan dos años dañadas, o más tiempo sin funcionar, lo que evidencia la desinversión a la que fue sometido el proyecto de combustible alternativo.

“Cada día los servicios se ponen más caóticos, no se vislumbra una solución real al problema, cuando se dañan cierran la bomba y nosotros nos paralizamos, esto es parte de mi trabajo”, manifestó Klever García, un transportista que traslada personal de salud. “Yo no puedo exponer a mi personal a que llegue dando tumbo en el transporte público con esta pandemia”, agregó.

Proyecto en desidia

El gas es lo más codiciado por la crisis de la gasolina porque es un servicio gratuito que no supera la demanda de gasolina porque solo una minoría de vehículos tiene el sistema dual de combustible instalado, aunque la demanda de gas natural supere la capacidad de las estaciones que pueden surtirlo en Caroní. 

Pdvsa Autogas anunció el relanzamiento del programa de gas natural vehicular en 2006, como un sistema de combustible alternativo y eco amigable.

La meta del proyecto era establecer al menos 350 puntos de surtido de gas en todo el país con talleres de conversión del sistema de combustible para los vehículos, pero el proyecto no prosperó. El Estado dejó de invertir, y ya se reportaban irregularidades antes de la instalación de los compresores, que fueron utilizados dos años después de haber sido comprados.

Para el momento, el sistema de gas natural vehicular fue menospreciado y subestimado por los usuarios porque la gasolina era económica y más eficiente, muchos desincorporaron el sistema porque la bombona ocupaba mucho espacio en la maleta del vehículo, pero hoy hay quienes lo están reinstalando, y rinden la poca gasolina que tienen gracias al sistema dual.

Quienes dependen del gas para movilizarse solicitan al Gobierno nacional y regional desempolvar el proyecto y habilitar más estaciones en la ciudad sin la garantía de ser escuchados.

Por ahora vuelven a la pernocta y al abrir las estaciones, esperan más de siete horas en la cola para poder surtir.