Lo establecido por el Ejecutivo nacional para el suministro de combustible no se cumplió nunca. Ahora, antes de cumplirse un mes del anuncio, la Gobernación aumenta las limitantes para que choferes puedan abastecer sus vehículos.

Luego de una semana sin suministro de combustible por la cuarentena, en Ciudad Guayana las estaciones de servicio reactivaron sus operaciones. Esta vez con mayores regulaciones, colas kilométricas y menos días para abastecerse.

Hace menos de un mes que llegó la gasolina iraní, y cada vez el suministro es peor y las regulaciones más estrictas. La escasez del combustible y la falta de información confiable mantiene a los guayaneses en colas desde la madrugada para llenar con 20 litros sus vehículos.

   
Estaciones de servicio que trabajan con un precio de 0.50 dólares el litro, laborarán cada dos días sin restricciones por el número de placas | Fotos William Urdaneta

En la estación de servicio Cachamay, ubicada en Castillito, como ha sido habitual desde hace un año, los carros se pierden de vista en toda la avenida. Aunque empezaron a las 8:00 am, choferes denunciaron que el servicio iba lento. “Esto está mal (…) ahora es más complicado”, comentó Dionis Reyes sobre la nueva medida de suministro cada dos días. Su vehículo es un camión de carga que tiene una capacidad de 180 litros, pero tan solo es abastecido con 20, una novena parte de lo que requiere para trabajar con normalidad.

Señaló que ahora el servicio es peor pues tiene menos oportunidades de abastecerse. Los 20 litros si tiene algún viaje no le durarían más de un día por lo que le preocupa que tengan que pasar dos semanas más para volver a abastecerse. “¿Para dónde vamos nosotros? para arriba no vamos, vamos es para abajo”, comentó.

Los conductores llegaron desde la 1:00 madrugada, pero estaban anotados desde el sábado de la semana pasada en una lista organizada por los mismos choferes, así lo relató Abel Maneiro, quien llevaba casi 8 horas para abastecer su vehículo.

Describió el proceso para surtir combustible como un despelote y una anarquía. Por el cierre entre estados, la escasez de la gasolina y las trabas para abastecerse, desde la cuarentena no ha podido seguir haciendo viajes por puesto hacia Maturín.

Vuelven las colas

En las estaciones de servicio a precio internacional, donde las personas podían abastecer sus vehículos en un tiempo entre 15 y 30 minutos, volvieron las colas luego de una semana sin suministro. El costo no es un problema cuando la necesidad de combustible es urgente.

En la estación de servicio Las Américas, en Puerto Ordaz, choferes llegaron desde la madrugada para cargar sus carros. María Rivas, una de las conductoras, llegó a las 5:00 de la mañana y se estacionó al frente de la emergencia de la Clínica Chilemex, a poco más de un kilómetro de la gasolinera. 4 horas más tarde estaba a 10 carros de entrar de estación de servicio.

   
Para la 9:00 de la mañana de este lunes, la cola de la estación de servicio Las Américas llegaba al Hotel La Casona

“Debería ser libre, no debería limitarse”, denunció Rivas sobre las nuevas medidas. Señaló además que el proceso era “horrible” y problemático ya que debió dejar a dos de sus hijos solos en casa.

Según el departamento de prensa de la Gobernación de Bolívar el suministro de combustible para esta semana será de esta forma: lunes para los terminales de placa 3 y 4, miércoles 5 y 6, viernes 7 y 8, y cerrando el domingo 5 de julio con los terminales 9 y 0.

Los terminales de placa 1 y 2 podrían pasar más de 13 días sin abastecerse en las gasolineras subsidiadas, ya que al ser atendidos el lunes 22 de junio autoridades regionales no los incluyeron en el suministro de esta semana.

Aunque el Ejecutivo nacional estableció que el suministro de la gasolina subsidiada era de un máximo de 120 litros por mes. En Ciudad Guayana las personas difícilmente pueden abastecer sus vehículos con 80 litros. Con esta nueva medida los conductores sólo están teniendo una oportunidad de abastecerse por semana, en los días de flexibilización del esquema 7x7 y con solo 20 litros.

Las refinerías del país tenían una capacidad máxima de procesamiento de 1 millón 200 mil barriles por día, pero para mayo operaban por debajo del 10%. El deterioro de las plantas por la mala gerencia del gobierno, y las sanciones de la administración de Donald Trump mantiene en cero las posibilidades de que se normalice el suministro en el país.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework