Choferes de unidades pagan por un abastecimiento restringido del combustible pese a los anuncios del Ejecutivo. Autoridades de Caroní atribuyen las fallas iniciales a retrasos en los envíos desde oleoductos hasta la planta Sisor.

El despacho de combustible para los transportistas de líneas urbanas en el municipio Caroní estuvo lejos de lo prometido por el Ejecutivo nacional.
Choferes dependientes de la gasolina para el funcionamiento de sus unidades recibieron apenas 20 litros, con limitantes en el número de cédula y pagando 5 mil bolívares por litro, a pesar de que el sector cuenta con un subsidio total por 90 días.

Marco Rivero, presidente de Transportes La Piña, no entendió el porqué del cobro del combustible así como la imprecisión en cuanto a las estaciones de servicio para abastecerse de gasolina.

Por su parte, Fabiola Media, presidenta de la línea Orincar, consideró que lo estipulado para este lunes se ejecutó de forma “engorrosa y desorganizada” porque además de las fallas, el suministro de gasoil para al transporte público que se estaba realizando en la estación de servicio Roraima tenía un limitante de 40 litros por vehículo y se estaba cobrando.

De acuerdo con José González, presidente del Instituto Municipal de Transporte, Tránsito y Vialidad de Caroní, las restricciones de la gasolina al sector transporte se deben a que desde Anzoátegui no se ha enviado el combustible por los oleoductos hasta la planta Sisor, perteneciente a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en Puerto Ordaz.

“Hoy ha iniciado este proceso y no podemos ocultar que con algunas debilidades lógicas”, afirmó González. De acuerdo con González, recibieron denuncias donde se cobraba tanto la gasolina como el gasoil a transportistas, sin embargo, aseguró que estos casos fueron atendidos para evitar que se continuara con el cobro.

Entiende que el suministro de 20 litros de gasolina no es suficiente para la demanda del transporte en Caroní por lo que espera que en las próximas horas se logre abastecer al estado Bolívar y así suministrar el combustible sin limitantes.

Recalcó que las estaciones de servicio para gasoil son Chirica y Roraima y deben abastecer de forma gratuita y completa a los transportistas. Advierte que hasta ahora no hay ninguna gasolinera fijada exclusivamente para este sector y tampoco tienen fecha para empezar a surtir la gasolina sin restricciones ya que, subraya, depende del envío desde Anzoátegui.

Reunión de líneas y autoridades

En el auditorio de la Alcaldía de Caroní, en San Félix, se reunieron las autoridades municipales y 65 presidentes de líneas de transporte para plantear los protocolos de trabajo en medio de la pandemia por COVID-19.

   
Las restricciones al sector transporte marcan el primer día del nuevo esquema de abastecimiento de gasolina en Ciudad Guayana

Allí se estableció la desinfección de las unidades en cada vuelta, medidas de distanciamiento social, aceptar el billete de 500 bolívares y el cumplimiento de una tarifa a 5 mil bolívares por pasajero, tomando en cuenta el subsidio del combustible.

Transportistas señalaron que debe garantizarse la vigilancia y la aceptación de estos billetes porque, aunque ellos son obligados a aceptarlos, los pasajeros lo rechazan al ser insignificante el valor que tiene para la compra de otros productos.

Además, instaron a las autoridades a tomar en cuenta una estructura de costos que evalúe los gastos aparte del combustible. “Solamente de combustible no viven los carros”, indicó Medina, haciendo referencia a la inversión que implica el cambio de aceite, batería y cauchos.

Calcula que los cambios de aceite y filtro que debe hacer mensualmente representan un aproximado de 110 dólares, mientras que un caucho económico para trabajar cuatro meses oscila entre los 80 y 90 dólares cada uno.

La presidenta de línea Orincar, Fabiola Media, considera que para hacer rentable, lograr el mantenimiento y cuidado de las unidades, el precio del pasaje debería estar entre los 60 o los 10 centavos de dólar si se subsidia al transportista con repuestos o el mantenimiento preventivo de las unidades.

Una crisis desde 2019

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social registró en 2019 al menos 290 protestas de transportistas debido a dificultades para garantizar la prestación del servicio. Allí registraron que una de las principales causas que mantienen a algunas unidades fuera de circulación es la escasez o el alto costo de los repuestos. Para ese mismo año, de las 571 protestas registradas por gasolina, Bolívar ocupó el tercer puesto con 111, casi un quinto de las manifestaciones a nivel nacional.

Para noviembre de 2019, Transportes Unidos de Venezuela, calculaba que 80% de las unidades de transporte público estaban paralizadas en Venezuela. Hugo Ocando, presidente de la organización, dijo que esto era debido a que los transportistas no podían comprar repuestos con los ingresos del pasaje.

Para este martes, el sector transporte en Caroní seguirá trabajando de forma limitada, mientras ciudadanos con la flexibilización de la cuarentena salen a las calles buscando formas de trasladarse.